martes, 10 de enero de 2012

El doblaje en el cine español...

Con el reciente fallecimiento de Rogelio Hernández, uno de los mejores dobladores cinematográficos que han habido en España, famoso por poner voz a artistas del talante de Paul Newman, o Jack Nicolson, y con más de 1000 títulos a sus espaldas; en el blog nos gustaría sacar a relucir el tema sobre el doblaje en España, narrar como se originó y el porqué de ello.

DEFINICIÓN:

El doblaje es el proceso de grabar y sustituir voces en un producto cinematográfico o televisivo después de su producción y su estreno original. El término generalmente es para referirse a la sustitución de los diálogos hablados por los actores en un idioma original por otros diálogos idénticos en otro idioma.
El doblaje también se describe como el proceso de regrabación de líneas de diálogo habladas por un “actor” durante la producción original, y que debe ser sustituido para mejorar la calidad de audio o reflejar los cambios de diálogo. La música también es doblada en una película luego de que su edición se ha completado. Filmes, videos y a veces videojuegos, son doblados en el idioma local para el mercado extranjero. El doblaje es común en películas estrenadas en cines, series de televisión, dibujos animados y anime según dada su distribución en el extranjero.

ORÍGENES:

Tuvo su origen durante a finales de los años 20 y y principios del 30 del siglo XX, con la llegada del sonido al cine, algunos países, principalmente por razones políticas ligadas a los nacionalismos propios de la época, escogieron el doblaje como forma de fortalecimiento de identidad y un cierto control de la información. Entre los países que escogieron el doblaje como forma principal de reproducción pública se encuentran Estados Unidos, Alemania e Italia.

En España el doblaje está más generalizado desde 1932, cuando la Segunda República decidió introducirlo en Madrid y en Barcelona. El doblaje, tras la Guerra Civil Española se vio reforzado por la normativa promulgada por el Gobierno de Francisco Franco en 1941, a su vez basada en la Ley de Defensa del Idioma de Mussolini. Esta ley, adoptada en Italia, Alemania, Francia y España, tenía dos fines políticos: El nacionalismo a través de la identidad lingüística y, de forma más sutil, el control a través de la censura de las ideas extranjeras que podrían ser ajenas a los intereses nacionales. Sin embargo en España, hasta principios de los 90, para la gran mayoría de las series animadas (generalmente de Disney o Warner) se aceptaba el doblaje mexicano.

Hay estudios de doblaje al idioma español en España, México, Venezuela, Chile, Argentina, Colombia, y Estados Unidos (Miami, Los Ángeles). En España, las Comunidades Autónomas de Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares, Galicia y País Vasco cuentan a su vez con doblajes en sus respectivas lenguas co-oficiales, distintas al español.

En los inicios del doblaje, debido a que el material con el que se trabajaba para las mezclas era fotográfico y no digital como hoy en día, el método utilizado era realizar grabaciones de varias páginas de texto que debían ser memorizadas previamente. Para ello las escenas tenían que ser ensayadas antes de ser grabadas, tanto para lograr una buena sincronización con los movimientos labiales de los actores originales, como para mimetizar la interpretación de los mismos. Así, doblajes míticos como el de Lo que el viento se llevó llevaban muchas semanas de trabajo.


Con el paso de los años esta técnica fue siendo desterrada por el actual sistema de doblaje por ritmos, en el cual el diálogo queda segmentado en pequeños fragmentos o takes que los actores graban leyendo de un atril tras haber memorizado el ritmo (especialmente las pausas) del diálogo original. Esta nueva técnica agiliza mucho el proceso de doblaje aunque también hay quien opina que esta "mecanización" del proceso ha restado calidad artística al mismo.

CRÍTICA Y DEFENSA DEL DOBLAJE:

El doblaje tiene muchos detractores, especialmente en países donde esta práctica no es común. Los contrarios a esa práctica alegan que devalúa las películas o los programas de televisión, pues las bandas de sonido originales están más cercanas a lo que ha creado el director de la producción. En algunos casos, el doblaje puede hacer la película menos auténtica. En casos de doblajes de mala calidad la sincronización del movimiento de los labios de los personajes a la hora de hablar puede perderse.

Los defensores del doblaje sostienen que el subtitulado "contamina la imagen del original", que en el subtitulado existe una notable reducción del texto de partida y que distrae al espectador, pues no puede estar del todo concentrado en la imagen de la película por estar pendiente del subtitulado, además de que hay varias personas (los invidentes) que no pueden leer los subtítulos e incluso personas sanas que, por problemas de visión o por edad (corta o avanzada) la subtitulación se convierte en un problema.

En muchos países europeos, las películas de Hollywood se doblan regularmente y, algunas personas, mantienen que una traducción creativa (no necesariamente fiel a las palabras inglesas originales) pueden o no traer más diversión a las películas, de modo que audiencias más exigentes no las encuentren aburridas, pero olvidando el significado real de la traducción. En Hungría es común que los traductores creen el texto húngaro para rimar en las comedias y las historietas con los artistas locales reconocidos que proporcionan sus voces para leerlo. El ejemplo más famoso es quizás el de la serie animada Los Picapiedra, con su texto húngaro entero en rimas.

Según el Ministerio de Cultura, el 85% de los filmes extranjeros que se estrenan en nuestro país están doblados. Es una realidad asumida que forma parte del “ADN de los españoles”, añade Macho. En declaraciones a El Cultural, Carlos Cuadros lo interpreta así: “El doblaje deberá extinguirse tarde o temprano. Pero determinados cambios estructurales tienen sus plazos y sus tiempos, y no pueden hacerse a lo loco. Es algo que no se va a conseguir en menos de una generación porque exige mutaciones paulatinas”. Enrique González Macho es contundente: “Si mañana se prohíbe el doblaje se termina con el cine en España”.  

Por otra parte, el director de cine Carlos Saura dice que el doblaje también es un problema y considera que se debería eliminar de las películas extranjeras en España y cree que ese sistema fue el mayor error que se cometió en el cine español.

Considera que la solución es seguir el ejemplo de Francia donde solo algunas películas se han doblado y el resto están en su idioma original con subtítulos. Además, la gente aprendería idiomas, asegura el director.

Para mi, ir al cine en España se convierte en toda una aventura para encontrar películas buenas que no estén dobladas y cines que decidan ponerlas. No solo es un problema de no poder ver el film de la forma en que su director pretendía que se viera, también es un problema de, como consumidor, no tener elección alguna.

VALORACIÓN PERSONAL:

Yo pienso que el doblaje hecho en las películas de antaño, esas del Hollywood clásico, pasando por las décadas del 1970, 1980, y 1990; se ha realizado un doblaje muy bueno, con verdaderos profesionales como Rogelio Hernández, Ricardo Solans (famoso por doblar a Al Pacino o Robert De Niro, entre otros); o el gran Constantino Romero (por poner la característica voz de Darth Vader en la primera trilogía de "Star Wars", o poner voz al mítico Clint Eastwood), o Joan Pera (famoso por poner voz al maestro Woody Allen, el cual el maestro neoyorkino tuvo un detalle con el actor dandole un pequeño papel en su film rodado en España "Vicky Cristina Barcelona"), o Luis Porcar (que ha puesto la inconfundible voz de Hugh Laurie en la exitosa serie House), o también Miguel Angel Jenner (padre de la actriz emergente Michelle Jenner, famosa por salir en la serie "Los Hombres de Paco", y él conocido por poner voz a Samuel L. Jackson), entre otros muchos. Estos profesionales, que trabajan a la sombra la gran mayoría de las veces, realizan un extraordinario trabajo, y dignifican el oficio del doblaje.



Si queréis ver una completísima lista con esos magníficos profesionales, haz click aquí...

Como habréis comprobado, soy un defensor del doblaje, la verdad es que estoy muy acostumbrado a ver las películas en su versión doblada, pero también soy del pensar que hay bastantes doblajes pésimos que avergüenzan, y de que manera, al oficio; y haciendo que muchas personas detesten visionar las películas dobladas, porque ese mal doblaje estropea las interpretaciones de los actores, destrozando el film.

Pienso que en los cines se deberían estrenar las dos versiones de la película, o sea, la Versión original subtitulada en Español (V.O.S.E.), y la versión doblada; y que el propio espectador pueda elegir entre una de las dos versiones. Estamos en el Siglo XXI, y huelga decir que los avances de la tecnología en la cinematografía es abrumadora. Desde el estreno de Avatar de James Cameron, la gran mayoría de salas han dado el paso al digital, y muchísimos de ellos ya se pueden visionar una o dos películas en 3D, o incluso en digital. Así que ya que la tecnología es tan avanzada, me gustaría que a la gente se le diera la opción a elegir, y que si quiere ver la versión original no tenga que desplazarse a una capital, o descargarsela ilegalmente por la red.




Fuentes:
http://es.wikipedia.org/wiki/Doblaje
http://www.taringa.net/posts/noticias/8712991/El-doblaje-en-el-Cine-Espanol.html
http://alt1040.com/2009/12/el-mayor-error-del-cine-espanol-fue-introducir-el-doblaje
http://listas.20minutos.es/lista/grandes-actores-de-doblaje-espanol-83067/

2 comentarios:

  1. Yo soy de la opinión que el doblaje español es muy bueno (especialmente el de las peliculas antiguas), pero hubiese preferido que no estuviese tan arraigado en España, creo que nos ha perjudicado enormemente para aprender idiomas.
    s2!!

    ResponderEliminar
  2. Coincido plenamente contigo, Stardust. Saludos!

    ResponderEliminar