jueves, 21 de junio de 2012

La Guerra de los Botones (2011) Una Película de Christophe Barratier...

La Guerra de los Botones (La nouvelle guerre des boutons) es el tercer largometraje dirigido por Christophe Barratier, responsable de una de las películas más exitosas del cine francés en la década del 2000, que no es otra que la maravillosa "Los Chicos del Coro (Les Choristes)" (2004).

La película está protagonizada por Guillaume Canet (visto en "La Playa" (2000) de Danny Boyle, o "El Caso Farewell (L'affaire Farewell)" (2009) de Christian Carion) que interpreta a un profesor de colegio; también está la modelo Laeticia Casta (vista en "Asterix y Obelix contra César" (1999) de Claude Zidi) que interpreta a Simone, una mujer que protege a la niña judía Violette (interpretada por Ilona Bachelier). 

Aunque los verdaderos protagonistas de la películas son los niños, empezando por los debutantes Jean Texier (que interpreta a Lebrac), y Thomas Goldberg (que interpreta a L'Aztec), y también la antes citada Ilona Bachelier, entre otros muchos.

SINOPSIS:

Mientras la tierra se ve sacudida por los terribles sucesos de la Segunda Guerra Mundial, otra guerra se libra en un pequeño rincón del campo francés. Los chicos de los pueblos vecinos de Longeverne y Velrans siempre se han odiado. No pelean por ningún motivo especial. Simplemente, no quieren ver a sus vecinos cerca de donde ellos viven. En una de esas batallas, Lebrac, un chico de trece años de Longeverne, conflictivo pero de gran corazón, tiene una idea brillante: arrancar todos los botones de las ropas de los prisioneros que tomen, para que vuelvan a sus casas medio desnudos, vencidos y humillados. Se ha declarado la "guerra de los botones" y el pueblo que reúna el mayor número de botones será declarado vencedor.
El realizador Christophe Barratier.
El director Christophe Barratier comenta sobre la película que... "Tenía diez años cuando descubrí "La Guerra de los Botones". En primer lugar leí el libro en el colegio, y enseguida descubría la película de Yves Robert. Lo que más me impresionó en aquella época es que, por primera vez, los niños podían sostener una guerra, desobedecer, rebelarse, pero que eso no estaba mal, sino más bien todo lo contrario. Me encanta reencontrar esa libertad de la infancia o, parafraseando a Françoise Dolto, dejar hablar al niño libre que sigue estando dentro de mí".

Ilona Bachelier y Jean Texier.
"Para contar esta historia, elegí la época de la Ocupación en Francia, y concretamente el año 1944, porque me parecía que para ir más allá de la pequeña guerra entre niños y esa rivalidad local le faltaba a la novela un trasfondo conflictivo. De ahí surgió la idea de que "La Guerra de los Botones" se desarrollara en la gran guerra de los hombres. Así, el conflicto trágico de los adultos tiene resonancia en el de los niños, más divertido. Detrás de toda esa trama de enfrentamiento entre los dos pueblos, está el síndrome de una gran guerra que se desarrolla no muy lejos y que anuncia ya su desenlace. La fase final de la Ocupación es un período sombrío, a la sombra de un genocidio, en que los niños han sufrido y en el que los padres han sido hechos prisioneros y deportados. En el campo francés encontraron refugio muchos niños judíos, por lo que, al crear el personaje de la niña judía que llega al pueblo bajo la protección de la joven Simone, la gran guerra aparecía no ya como una intriga secundaria sino como un conflicto que entra en resonancia con nuestros personajes".

Kad Merac, Guillaume Canet, y Gérard Jugnot.
"La novela de Louis Pergaud es una magnífica descripción del paso de la infancia a la adolescencia y nos muestra cómo los niños pueden unirse y ser solidarios. Esta película en realidad es una adaptación libre del texto, en el sentido de que me he dejado guiar por mi inspiración hacia tierras que eran ajenas a la novela de Pergaud. En ella están, naturalmente, las batallas, la rivalidad, la traición, pero además mi objetivo era ofrecer a los niños y a sus familias un espectáculo total a través de la música, el impulso épico, las escenas de batallas, y las emociones que impregnan la película, magnificadas por las técnicas de filmación modernas. La película recoge ante todo el anhelo de libertad de la novela de Louis Pergaud. Todos esos niños no sólo son niños que están en guerra los unos contra los otros sino que están elaborando su propia república. Se fijan unas reglas, no sólo de combate sino también reglas de vida. Por primera vez hablan de impuestos igualitarios, de solidaridad, de unión. Son un grupo. 

Estas nociones existían ya en Los chicos del coro. También pienso que al situar esta historia en 1944 se puede aprovechar la oportunidad para recordar a los niños lo que fue el período de la Ocupación y el poderoso viento de esperanza que sopló sobre Francia en el momento de la Liberación. A través de un entretenimiento, se puede dar una lección de historia. Y no había que olvidar el humor. Pienso que, entre las grandes películas, hay muy pocas en las que esté ausente el humor. Me refiero al humor y no a lo cómico. Me parece que podemos interesarnos más por un asunto serio si, como en la película, se producen unas rupturas inesperadas. Así, los chicos no tienen la impresión de que están asistiendo a una lección de historia sino a un verdadero relato, que les va a emocionar, que les va a enriquecer y que tendrán ganas de volver a ver".

VALORACIÓN PERSONAL:

A mi la verdad es que me ha gustado la película, me ha resultado entrañable y emotiva, aunque no acaba de ser todo lo buena que podría haber sido. En cierto sentido me ha recordado, salvando las distancias, a la película de Imanol Uribe "El Viaje de Carol" (2002).

Donde la película destaca es en la historia de los niños, la cual consigue entretener, haciendote pasar un buen rato, con situaciones realmente divertidas, con esas escenas de las "batallas" muy logradas y efectivas; las buenas interpretaciones de los niños, en especial Teixier y Bachelier con esa tierna relación de amistad y amor.

También me ha gustado bastante la banda sonora realizada por Philippe Rombi, responsable de la banda sonora de la muy recomendable "Feliz Navidad (Joyeux Noël)" (2005) de Christian Carion; y la factura técnica, con una ambientación muy acertada.

Guillaume Canet y Laeticia Casta.
Por contra se puede decir que la historia es bastante previsible, y falto de sorpresa. Los personajes adultos están bastante desdibujados, y sus historias están forzadas y metidas con calzador, como por ejemplo la del profesor interpretado por Canet y la mujer Simone interpretada por Casta; o la del padre de L'aztec (Thomas Goldberg) interpretado por el actor fetiche de Christophe Barratier Gérard Jugnot, bastante testimonial e intrascendente; aunque los actores realicen bien sus roles.

En definitiva, es una buena película, muy entretenida y entrañable, que seguro que te gustara si disfrutaste con las anteriores de Barratier "Los Chicos del Coro" (2004), y "París, París (Faubourg 36)" (2008), ya que están realizadas con el mismo patrón. 

Fuentes:
http://www.altafilms.com
http://www.filmaffinity.com/es/film339402.html
http://www.filmaffinity.com/es/film744130.html
http://www.filmaffinity.com/es/film557885.html 

No hay comentarios:

Publicar un comentario