martes, 14 de mayo de 2013

Homenaje al gran Alfredo Landa (1933 - 2013)

El pasado 9 de Mayo falleció uno de los actores más grandes que ha dado el cine español en toda su historia, se trata del gran Alfredo Landa, todo un mito que dio nombre a todo un género cinematográfico en si mismo, el landismo.


Landa nació el día tres de Marzo de 1933, a las tres de la tarde, un fecha un tanto especial, para un tipo que, sin lugar a dudas, fue muy especial. Hijo de un capitán de la Guardia Civil, pasó su primera infancia en el pueblo de Arive. A los seis años su familia se trasladó a Figueras, donde fue alumno del Instituto Ramón Muntaner. Se trasladó a los doce años a San Sebastián, donde años más tarde iniciaría estudios de Derecho; y fue precisamente en la Universidad donde tuvo su primera experiencia teatral, a lo que él decía:

- Recuerdo un día, volviendo de noche a casa después del ensayo, que empecé a repetirme sin parar: ‘Yo tengo que ser cómico, tengo que ser cómico”. Pero su madre no quería saber nada de cómicos. “Yo avisé a mi madre: 'Mamá, si no me dejas irme, me quedo y acabo la carrera de Derecho, pero si a los 40 años soy un infeliz, te echaré la culpa a ti.

Así que con 7.000 pesetas y una carta de recomendación para el director del Teatro Nacional de Cámara -“tras haber ganado el premio nacional al mejor actor en el TEU”- se metió en el tren rumbo a Madrid en 1958. Tabajó en obras como El cenador (1960), de Alec Coppel, con Julia Gutiérrez Caba; Los caciques (1962), de Carlos Arniches; El alma se serena (1968), de Juan José Alonso Millán...

Fotograma de la película "Atraco a las tres" (1962) de José María Forqué.

En una de esas salas, el Teatro María Guerrero, captó la atención del director José María Forqué, a lo que Landa afirmaba: 
- Forqué y Pedro Masó se fijaron en mí en el María Guerrero donde estaba haciendo Eloísa está debajo de un almendro. Masó le preguntó a Forqué: 'Oye, ¿quién coño es el bajito ese, que no le conozco de nada?’. Forqué cogió el programa y le dijo: "Uno que se llama Alfredo Landa". Y tres días después me soltó Pedro Masó: 'Bueno, usted va a empezar en el cine por la puerta grande", con 10.000 pesetas por tres semanas. 
Así debutó con Atraco a las tres en 1962 junto a consagrados como José Luis López Vázquez y Gracita Morales. El propio Alfredo Landa ha explicado en alguna ocasión que Forqué le citó en la Casa de Campo de Madrid y le dijo: "siéntate y pon cara de susto y después vete a casa". Después de esta desastrosa experiencia el actor ya no quería hacer cine.

En cuarenta años de profesión ha hecho más de ciento veinte películas. Su trayectoria puede dividirse en tres etapas fundamentales. En la primera etapa alterna papeles cómicos con trabajos teatrales. Durante ella participa en más de cuarenta películas, entre las que destacan Nobleza baturra, de Juan de Orduña, y Ninette y un señor de Murcia, de Fernando Fernán Gómez.

La segunda etapa comprende treinta y cinco películas de lo que se ha dado en llamar el Landismo, que se inicia en 1970 con No desearás al vecino del quinto, de Ramón "Tito" Fernández, en las que interpreta al personaje conocido como macho ibérico: un tipo de español machista, fanfarrón en el terreno sexual y reprimido. Estas películas fueron dirigidas en su mayoría por directores como Mariano Ozores, Pedro Lazaga, Tito Fernández y Luis M. Delgado. No fue Landa quien inventó el término, pero desde luego siempre se enorgulleció de él: "Yo no creé esa palabra, pero estoy agradecidísimo al tío que la ideó. Lo asumo, lo asumo. El landismo ha marcado y, aunque muchos se han referido a él peyorativamente, hoy se habla de él como un fenómeno de la sociedad", afirmaba. Ahí estaba el españolito compungido, el superviviente pillo ante la supremacía extranjera, el tipo que hacía dinero con el pelo en pecho y que ante una sueca intentaba demostrar un don de lenguas y una hombría imposibles. Y Landa se metía ahí, con su ritmo sincopado, con su fluidez natural para declamar sus diálogos, para hacer creíble cualquier chorrada que le hubieran escrito. 

Fotograma de la película "Los novios de mi mujer" (1972) de Ramón Fernández.
Del landismo destacan Cateto a babor, No desearás al vecino del quinto, Vente a Alemania, Pepe (una comedia con un personaje tristísimo como protagonista), El arte de casarse, Los subdesarrollados, Una vez al año ser hippy no hace daño, París bien vale una moza, Las leandras, y Cuando el cuerno suena.

La tercera etapa sería la del reconocimiento, en el Landa empezó a interpretar papeles dramáticos, demostrando que era un actor grande, inmenso, y con mucho talento. Se inició en 1977 con El puente, de Juan Antonio Bardem, y es, sin duda, la más interesante dentro de su trayectoria, al menos en el terreno artístico. Colaboró con los principales directores españoles: Luis García Berlanga (La vaquilla), Mario Camus (Los santos inocentes), Basilio Martín Patino (Los paraísos perdidos), José Luis Garci (Las verdes praderas, El crack, El crack II), José Luis Borau (Tata mía), José Luis Cuerda (El bosque animado), Antonio Mercero (La próxima estación) y Manuel Gutiérrez Aragón (El rey del río). 

Fotograma de la película "El Crack" (1981) de José Luis Garcí.

Su German Areta de El crack es modélico. Pero su Paco el bajo de Los santos inocentes es doloroso, nacido desde las entrañas, desde un sitio al que empezó a recurrir en sus últimas décadas de trabajo. En Cannes obtuvo junto a Paco Rabal el premio a la mejor interpretación.

Candidato en siete ocasiones al Premio Goya, resultó premiado en 1987 y 1992 por El Bosque Animado y La Marrana, respectivamente. En 2003 recibió un homenaje en la Mostra de València. En marzo de 2007, en el Festival de Cine Español de Málaga, presentando la película de José Luis Garcí Luz de Domingo, anuncia su retirada profesional a los 74 años de edad. En ese mismo año también fue galardonado con el Goya honorífico. 

Fotograma de la película "Los Santos Inocentes" (1984) de Mario Camus.

En el mundial de 2010, en la final de la Selección Española contra Holanda se puso de moda el lema "¡Cuidado Holanda, que viene Alfredo Landa!" dando testimonio del marcado carácter español que recoge el personaje de español medio bien representado en el landismo.

Aparte de cine y teatro, Landa también cosechó importantes éxitos en la pequeña pantalla gracias a su participación en series como Confidencias (1963-1965), Tiempo y hora (1966-1967) - ambas de Jaime de Armiñán -, Ninette y un señor de Murcia (1984), de Gustavo Pérez Puig, Tristeza de amor (1986), El Quijote de Miguel de Cervantes (1991), de Manuel Gutiérrez Aragón, Lleno, por favor (1993), de Vicente Escrivá, Por fin solos (1995), En plena forma (1997) y también en la serie de Telecinco Los Serrano como hermano de Antonio Resines y Jesús Bonilla (2004).

Fuentes:

4 comentarios:

  1. La verdad es que hizo películas muy buenas. Dónde más me gustó fue en Don Quijote, en su papel de Sancho Panza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un grandísimo actor, igual te bordaba un papel cómico que uno dramático. A mi, donde más me gustó, y sorprendió fue en El Crack, ya que la primera vez que la vi estaba acostumbrado a verlo en comedias y su rol del detective Areta me dejó anonadado... Impresionante esa primera secuencia en la que dos atracadores entran en el bar de carretera a dar el golpe, y él sentado en una mesa cenando, uno de los atracadores le pone una bandeja de bar debajo de la barbilla para que pusiera la cartera y todo lo de valor en ella, y él le dijo al atracador: "Bareta, dame el mechero o te quemo los huevos" mientras lo apunta con la pistola en susodichas partes... realmente impresionante!!! A lo que huelga decir como curiosidad que el señor Quentin Tarantino se inspiró en esa secuencia para una de las partes de Pulp Fiction, esa en la que Tim Roth y su novia atracan el bar...

      Saludos Félix!

      Eliminar
  2. Buen artículo, si señor!
    Era un gran actor, lo demostró a lo largo de Su carrera con papeles increíbles.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola Lourdes... Me alegro mucho de que te haya gustado. Sí, Don Alfredo Landa era un actor impresionante, capaz de realizar multitud de papeles... Como he dicho en el comentario anterior, a mi me impresionó en El Crack, aunque se puede destacar también las interpretaciones que realiza en Los Santos Inocentes, El Bosque Animado, y La Vaquilla...

    Un Saludo y Bienvenida al Blog! :D

    ResponderEliminar