jueves, 6 de junio de 2013

Deep Purple vuelven con "Now What?!" su nuevo álbum de estudio en 8 años...

Hablar de una banda como Deep Purple, es hablar de una de las mejores bandas de rock duro de todos los tiempos. Desde finales de la década de los sesenta, cuando la psicodelia estaba en todo su apogeo, y pasando por multitud de formaciones, siendo la más famosa aquella conocida como Mark II con el virtuoso guitarrista Ritchie Blackmore, la banda inglesa ha sido capaz de crear grandes álbumes, siendo algunos de ellos, de lo mejor que se ha hecho en la historia del rock duro.

Tras el fallecimiento el año pasado, tras una larga enfermedad, del que era teclista y fundador de la banda, el carismático John Lord, Deep Purple se presenta con un nuevo álbum de estudio, dedicado a la memoria del genial músico, titulado "Now What?!", que viene a significar algo así como ¿Ahora que?.

Para empezar esta reseña, me gustaría decir que, al igual que ha pasado en otras bandas veteranas, tanto si es en el rock, heavy, pop, o cualquier estilo musical, ellos han tenido su momento, y han creado obras maestras para la posteridad, como por ejemplo "In Rock", "Machine Head", o el impresionante directo "Made in Japan". Así que dicho esto, tras la escucha de este nuevo álbum, que nadie espere un disco como los citados antes, ya que el tiempo pasado ya pasó (valga la redundancia), aunque si que es un álbum más que digno y competente.


Puede que este álbum carezca de temas rápidos, pero si que huelga decir que es muy rico en matices, haciendo del disco el mejor que haya podido realizar con esta formación, llamada Mark VIII compuesta por Ian Gillan a la voz, Steve Morse a la guitarra, Ian Piace a la batería, Roger Glover al bajo, y a Don Airey en los teclados.

Oyendo este puñado de temas nuevos, te das cuenta que esta formación está bien ensamblada, y se compenetran a la perfección, destacando por encima de todo el gran trabajo que realiza Don Airey en los teclados, que se reivindica impregnando en cada tema su impronta y buen hacer, siendo el alma del disco.

Se podría decir también que el álbum tiene un tono medio progresivo, algo que me ha encantado, con notables cambios de ritmo, y pasajes tranquilos que dan paso a pasajes de rock duro con una base influenciada por el blues.

La verdad es que me ha gustado mucho todo el álbum, pero podría destacar temas como "Hell to pay", en el que desde la primera nota te das cuenta que estas escuchando un tema purpleliano, con un solo muy bueno de Morse, que da paso a la impresionante irrupción del teclado de Airey que recuerda por momentos al malogrado Lord. Se podría decir que es ya todo un clásico instantáneo de la banda.


Otro de los temas reivindicables en cuestión es el titulado "Blood from a Stone", una balada con pinceladas de Jazz, con un estribillo con base rockera muy buena, y un solo de teclado delicioso. Este es un tema que interpretado en directo puede dar mucho jugo, ya que puede dar paso a la improvisación que tanto caracteriza a este majestuoso grupo. Es un tema que suena a nuevo, con un sonido evolucionado, pero que mantiene la esencia del grupo.


Luego se puede destacar el titulado "Uncommon Man", que es el tema más longevo del disco, con una introducción que recuerda un poco a Pink Floyd, y en el que poco a poco van entrado todos los instrumentos desembocando en un riff que bien podría formar parte de la banda sonora de una película de romanos. Me gusta muchísimo el trabajo que realizan Airey, Glover, y Piace que le impregnan una base sólida y contundente al tema, y también el puente antes del solo es muy bueno, en el que Gillan realiza un gran trabajo vocal.

Y también los que posiblemente sean los dos mejores temas del álbum, uno es el titulado "Apres Vous", que empieza con una intro progresiva que puede recordar a grupos como Kansas, dando paso a un riff hard rockero muy bueno, y un solo impresionante en el que los teclados de Airey y la guitarra de Morse se pican en duelo y se entrelazan ferozmente, recordando a los de antaño con Lord y Blackmore, una verdadera delicia. Y el otro es el titulado "Vincent Price", con una impresionante intro de órgano de abadía de la Edad Media que recuerda mucho a los que hacía en Rainbow, y un riff pesado y con cierto tono oscuro, que da paso a un genial solo de guitarra con toque ochentero de Morse, que termina de forma apoteósica por Gillan.

En definitiva, es un álbum muy bueno y sugerente, que aun lejos de los clásicos imperecederos de la banda, logra ser estimulante, y que de alguna forma muestra a unos veteranos Deep Purple en plena forma, con aun mucha cuerda que cortar. Es un trabajo muy recomendable.

SI QUIERES CONSEGUIR ESTE NOTABLE DISCO, AQUÍ TIENES UN ENLACE DE GONG:

No hay comentarios:

Publicar un comentario