lunes, 1 de julio de 2013

Crítica de "El Hombre de Acero" de Zack Snyder

El pasado fin de semana, un amigo mio y yo nos encaminamos al cine para ver la última película sobre Superman, titulada "El hombre de acero" (Man of Steel en su título original en inglés), con las expectativas realmente altas, por lo menos por mi parte, al ver que este nuevo reboot está dirigido por Zack Snyder, realizador de las muy recomendables "Amanecer de los Muertos" y "300"; con un guión escrito por David S. Goyer (que huelga decir que aparte de haber escrito los guiones de la afamada trilogía de El Caballero Oscuro de Christopher Nolan, también coescribió el guión de la muy estimable película de culto de Alex Proyas "Dark City"); y la producción del mismísimo Nolan. 

Todos estos elementos hacían presagiar que estábamos frente a la versión definitiva del superhéroe creado por DC Comics, pero la verdad es que no ha sido así. Me explico.


Este hombre de acero adaptado a los nuevos tiempos que corren no es una mala película, aunque sin lugar a dudas, podría haber sido mucho mejor. Tengo que decir que generalmente me ha gustado, porque entretiene y tiene sus momentos, pero no es lo que me esperaba, evidentemente.


De ella se puede destacar el excelente guión de Goyer (basado en una historia coescrita con el gran Christopher Nolan) que actualiza muy bien al superhéroe, reinventádolo por completo, pero que también mantiene la esencia del mismo. Me ha gustado muchísimo el espectacular arranque en el planeta Kripton, y ese enfoque oscuro que le han dado al hombre de acero (interpretado de manera bastante solvente por Henry Cavill).

El General Zod, interpretado de forma magistral Michael Shannon.

También me ha gustado mucho el villano de la función, el General Zod, que está soberbiamente interpretado por Michael Shannon, que consigue mostrarnos todo el dolor y resentimiento que requería su personaje; Russell Crowe encarnando al padre biológico de Superman Jor-El, del que nada tiene que envidiar al gran Marlon Brando de la versión de Richard Donner del 1978; y Kevin Costner interpretando al padre adoptivo de Superman Johnatan Kent, en el que el actor estadounidense pone todo su oficio y buen hacer, a pesar de su muerte absurda. ¿En serio un hijo va a dejar que muera su padre teniendo la oportunidad de salvarle la vida? Incomprensible.

El espectacular inicio en el planeta Krypton, de lo mejor del filme.

Y sin duda lo mejor del filme es la impresionante banda sonora compuesta por Hans Zimmer, que hace que no echemos de menos la compuesta por el gran John Williams en el clásico de Donner.

El estupendo Russell Crowe en la piel de Jor-El.

Pero, como decía anteriormente, este nuevo reboot de Superman, no consigue ser todo lo que se podía esperar de él, viendo todo lo que había detrás y todo su potencial. Ya que huelga decir que la dirección de Zack Snyder, así como también su montaje, no están a la altura. Snyder abusa indiscriminadamente de la cámara al hombro, haciendo que planos más pausados que requieren que la cámara este completamente quieta, se aprecie ese tembleque característico que llega a molestar, e incluso a marear en algunos momentos; y cuando llegan las escenas de acción, en la mayoría de los casos, esa cámara al hombro hace que todo se vea demasiado movido y caótico, llegando algunas veces a saturar, y haciendo que no se aprecien los estupendos efectos especiales. Del montaje puedo decir que desperdicia el buen guión de Goyer, con una parte central que salta adelante y atrás en el tiempo de forma abrupta, y esa interminable lucha final entre Superman y el General Zod, que aunque sea espectacular, hace que se alargue en demasía la duración del filme, haciendo que la película avance de forma lenta y algo plomiza.


Tampoco me ha gustado los personajes femeninos, están bastante desdibujados y se puede decir que son bastante insulsos, como el interpretado por Diane Lane, que a pesar de ser una actriz excelente no consigue interpretar a la madre adoptiva de Superman de forma verosímil, con esa secuencia en el que le acaban de destrozar su casa y ella solo le llama la atención lo bonito que es el nuevo traje de su hijo. ¿En serio? O también la estupenda actriz Amy Adams que interpreta a una Lois Lane descafeinada,   con esa ridícula frasecita del beso... O también la militar esa que hacía el final del filme suelta sus hormonas de quinceañera con la también ridícula frasecita del "Está buenísimo". Otra vez ¿En serio? Ni pizca de gracia.


En definitiva, este nuevo reboot del hombre de acero puede que les entusiasme a las nuevas generaciones, que son aquellos que no han crecido con el clásico de Donner; pero tras verla en el cine, y comprobar todo lo que se cocía detrás, con Nolan en la producción, ese guión de Goyer, la partitura de Zimmer, y algunos de los actores; el resultado final es que, aunque supere la desangelada versión firmada por Bryan Singer hace unos cuantos años; este nuevo reboot es un tanto irregular y algo desilusionante, siendo entretenido sin más. Por lo menos puede quedarnos una especie de consuelo el pensar que esa segunda parte que está en ciernes, sea muchísimo mejor y nos traiga al superhéroe del traje azul y la capa roja como se merece.

Si quieres saber más sobre esta película, entra AQUÍ.

Fuentes:
Imágenes cortesía de ©Warner Bros España.
http://www.sensacine.com/peliculas/pelicula-123348/fotos/

No hay comentarios:

Publicar un comentario