lunes, 4 de noviembre de 2013

Entrevista a Drew Goddard, director y coguionista de "La Cabaña en el Bosque"...

El próximo Viernes 8 de Noviembre llega a las carteleras de cine españolas la película "La Cabaña en el Bosque", dirigida por Drew Goddard, que también coescribe el guion, junto a Joss Whedon (Los Vengadores).

La película nos trae la historia de cinco amigos universitarios que van a pasar el fin de semana a una remota cabaña en un bosque siniestro. En el sótano encuentran una extraña colección de reliquias y, entre ellas, un diario que habla de la antigua familia de psicópatas que ocupó la casa… Hasta aquí, crees que conoces la historia. Piénsala de nuevo…

Poco más se puede desvelar de La Cabaña en el Bosque: una caja de sorpresas, un imprescindible, original y delirante homenaje al género del fantaterror.

En lo que respecta a Drew Goddard, huelga decir que se ha movido en la órbita de dos creadores de series de TV de culto, trabajando primero con Joss Whedon como guionista para Buffy, cazavampiros y Ángel, y después con J.J. Abrams como guionista y coproductor de Alias y Perdidos. En colaboración con Abrams, quien la produjo, y el director Matt Reeves, Goddard dio su salto como guionista para la gran pantalla con Monstruoso, una ingeniosa película de terror (found-footage) que imaginaba una especie de Godzilla atacando Nueva York desde la perspectiva de un grupo de desafortunados ciudadanos. Tan espeluznante como curiosamente conmovedora, gracias a los ecos del 11/9, se convirtió en un éxito considerable, tras una campaña de marketing que ocultaba los detalles, rodeados de misterio.

Joss Whedon y Drew Goddard en un lance del rodaje.
El debut como director de Goddard, La Cabaña en el Bosque, se presenta igualmente en una nube de interrogantes, por buenas razones. La película de terror, que Goddard ha coescrito con Whedon, posee algunos giros y sorpresas que podrían arruinarse con un conocimiento previo sobre ella. Por tanto, cuando Goddard estuvo en Chicago, The A.V. Club habló sobre la película tanto como se pudo, así como sobre su inmenso amor hacia el terror y el estado actual del género. A continuación os transcribo la fantástica entrevista:

Me gustaría hablar sobre La Cabaña en el Bosque, pero no quisiera desvelarla…

Es difícil, lo sé. Tremendamente difícil.

Tanto La Cabaña en el Bosque como Monstruoso son películas que es probablemente mucho mejor que el público no sepa demasiado sobre ellas. En beneficio de esa gente, ¿cómo describirías este título?

Esta película procedió de un lugar de amor. Joss Whedon –con quien escribí este título, mi cómplice- y yo amamos las películas de terror antes que nada, así que nos propusimos escribir la película de terror definitiva. Al menos, la mejor que supiéramos hacer. Por lo tanto, es realmente tomar nuestro amor hacia el género y ofrecer al público el mejor divertimento que podemos darles con una película de terror. Ese es nuestro objetivo.


¿Cuándo empezó tu experiencia con el género?

Ciertamente comenzó pronto. Tenía una de esas familias que me dejaban ver cosas que no deberían haberme dejado ver. Cuando era un niño, recuerdo haber visto Alien en torno a los 6 años. Me quedé traumatizado (Risas). Profundamente traumatizado. Mi hermano estaba bien, y él era más pequeño que yo. Decía: “¡Ey, qué divertido! Es todo mentira. Me gusta.” Y yo… “Necesito dormir en la habitación de mis padres desde ahora mismo hasta los 19 años”. Así es cómo me sentía en aquel momento: realmente impactado. Supongo que, simplemente, tenía una imaginación hiperactiva. Pero también me encantó. Ya sabes, hay algo sobre tener miedo, afrontar ese miedo y vivir con él que me resultaba estimulante. Sin embargo, no fue hasta mi tardía adolescencia cuando realmente salí en su búsqueda, en lugar de solamente contemplarlo, porque estaba ahí. Entonces comencé a observar para estar traumatizado, que es cómo sabía que iba a crecer, supongo.

¿Hubo alguna película que te hizo darte cuenta sobre cómo funcionan las películas de terror? En ciertos modos, La Cabaña en el Bosque va sobre eso.

Sí. Supongo que fue probablemente La Cosa de John Carpenter, porque esa fue la primera vez que me dije: “Oh, esto no va sobre algo escalofriante que está sucediendo. Esto va de otra cosa. Esto habla de nuestra cultura y de quiénes somos”. Esa fue la primera vez que comencé a entenderlo. Resulta tan inherente al ADN de esa película que, incluso siendo muy joven, lo pillé. “¡Esta no es simplemente otra película de terror!”. Creo que descubrirlo fue crucial para mí.


¿Cómo crees que La Cabaña en el Bosque encaja en el panorama actual del fantaterror… O no encaja?

No lo sé. Supongo que dejo la respuesta al arbitrio de otras personas. Verdaderamente, no intentamos encajar ni de un modo ni de otro. Solo queríamos hacer algo diferente, hacer algo que no fuera la misma vieja película de siempre.

¿Consideras que el género de terror se encuentra saludable actualmente?

Pienso que ocurre como con cualquier otro género. Hay buenas películas, y también malas. Algunas veces las malas acaban teniendo más repercusión, pero en serio, en los últimos diez años he visto algunas estupendas películas de terror que me encantan. Por tanto, no sé si el género se encuentra en mal estado, pero sí creo que algunas veces aquello que tiene éxito financiero termina siendo un poco el mínimo común denominador.


Así que coescribiste este guión durante tres días, ¿al menos el primer borrador?

Sí, aunque eso es un poco engañoso, porque pasamos meses trabajando en el borrador y dejándolo casi listo, muy parecido al proceso que utilizamos en Buffy, cazavampiros y Ángel. Joss es muy severo con la trama. Trabajamos la historia una y otra vez y otra vez más hasta que logramos una estructura que esté bien. Nos conocimos escribiendo para la televisión, hemos pasado meses con un solo capítulo, pero luego solamente te daban dos días para escribirlo. Que incluso no necesitabas. Si la historia estaba bien, se escribía muy rápidamente. Y ese fue el caso de La Cabaña en el Bosque. Trabajamos en ella duramente, y simplemente nos propusimos encerrarnos a cal y canto en la habitación del hotel, y decir: “No podemos salir de esta habitación hasta que tengamos una película de principio a fin”, y eso es lo que ocurrió.

¿Cómo fue la división de tareas entre los dos?

Aunque el desarrollo de esta película es muy loco, en realidad tiene una estructura muy simple, dividida claramente en tres actos. Cada mañana, nos sentábamos y decíamos: “Bien, primer día, Acto Primero. Hablemos del Acto Primero, tengamos claro que sabemos lo que vamos a hacer”, y era casi como tener un borrador. Decíamos: “OK, ¿quieres esa escena? Haré esa escena.” Y esta película, sin desvelar nada, tiene como dos mundos. Uno hacia arriba y otro hacia abajo, y queríamos estar seguros de que cada uno interviniera la misma cantidad en ambos, porque los dos son divertidos. Deseas la oportunidad de trabajar los dos. A medida que escribíamos, nos gritábamos el uno al otro cosas como “¿tendría sentido si pongo esto?” y él lo ponía igual, y lo combinábamos. Era una división de trabajo muy orgánica donde nada se daba por concluido. Era, más bien, ¿quién quiere escribir esa escena?


¿Por qué has elegido este proyecto para tu debut como director?

Por un par de motivos. Dirigir es duro. Lleva mucho tiempo de tu vida, y no me interesa hacer la misma consabida película. Era una oportunidad para hacer algo diferente, una ocasión para crecer uno mismo y auto-empujarme a probar algo nuevo que no hubiera hecho antes, al menos desde mi perspectiva. Y, por otro lado, esta película juega muchísimo con el género; sentí que iba a dirigir cuatro películas por el precio de una. Cambiamos las marchas muy a menudo, y ello resulta apasionante para un director.

La Cabaña en el Bosque tiene al menos dos cosas en una: funciona como una película de terror, y a la vez, funciona como metalenguaje del cine de terror. ¿Tuvísteis momentos en los que os resultó difícil equilibrar ambas metas?

Claro que hubo. Lo cierto es que esta película analiza el cine de terror, pero ese no era nuestro objetivo. Queríamos analizar por encima de ello quiénes somos y que parte del terror habita en nosotros, como personas. Si conservas esa idea en mente todo el tiempo, es más fácil encontrar el equilibrio, porque entonces tu película estará analizando la condición humana y no se preocupará demasiado en “¿qué está diciendo esto concreto sobre el género o sobre tal película?”. Es mucho mejor: “¿Qué estamos diciendo en general?”. Es el tipo de cosas con las que tienes que mostrarte con mano firme.


La influencia de H.P. Lovecraft es bastante evidente en la película, y en la tradición del horror americano en general. ¿Estaba en vuestra mente mientras la hacíais?

Por supuesto. Su obra tiene una calidad muy existencial sin parecer que lo sea, si eso tiene sentido. Puedes sentir que siempre está escribiendo, siempre está tratando de determinar lo que somos y lo que ello significa, y eso me gusta. Me gusta esa búsqueda. Lo puedes ver en las mejores películas de horror. Por eso La Cosa resonó tanto en mí. Es mucho más sobre quiénes somos que “Oh, aquí hay un monstruo siniestro”, o cuando menos, es ambas cosas. Lo veo en Lovecraft todo el tiempo.

Esta película se vio envuelta en zozobras de finanzas del estudio durante un tiempo. ¿Tuviste que enfrentarte a la idea de que iba a ser un film problemático?

La verdad, no me preocupé por ello, porque en gran parte estaba fuera de mis manos. Cuando tienes que lidiar con bancarrotas de mil millones de dólares, eso queda muy por encima de mi nivel salarial. Preocuparse no va a cambiar nada. Cuando ves casos como El Hobbit o James Bond que también se retrasan, piensas: “Bueno, no se trata solo de mi película, es un problema muchísimo más grande.” Por lo que simplemente tenía fe. Estamos muy orgullosos de la película, y sabíamos que una vez que comenzáramos a mostrarla, encontraría su público, como parece tenerlo.


¿Por qué una cabaña como decorado? Habéis trabajado con arquetipos del cine de terror, y podríais haber elegido otras ambientaciones reconocibles.

Creo que nos encantan las películas con cabañas. Creo que todo se reduce a eso. Hay algo fabuloso en el aislamiento de una cabaña, lo cual es muy importante en esta película. Hace sentir que estás solo, que no tienes escapatoria, que estás atrapado. Por supuesto también puede ocurrir en otros lugares, pero ello va intrínseco a una cabaña. De hecho también te apartas de la sociedad, y ello es crucial. Pero esta respuesta es palabrería, la verdad es que simplemente me gustan las cabañas (Risas). Y las películas con cabañas.

Tienes unos cuantos pilares de Whedon en el reparto, además de Richard Jenkins y Bradley Whitford. Pero la mayoría de actores no eran muy conocidos cuando realizásteis el casting, incluso uno de ellos (Chris Hemsworth) que es ahora Thor. ¿Cómo fue la elección de los actores?

Nos dimos cuenta que teníamos los niños y los adultos, como me gusta llamarlos. Respecto a los adultos, escribimos sus papeles para ellos. Eran nuestra primera opción, el equipo artístico que deseábamos. Respecto a los niños, buscábamos caras nuevas, desconocidas. Le otorga a la película una especie de energía diferente. Obviamente ello resulta irónico actualmente, al haberse convertido algunos en grandes estrellas, pero aun así, es un problema agradecido. Extrañamente, creo que la película se acaba beneficiando de ello en términos de percepción del público, sin querer entrar a desvelar nada. Vi a cientos de personas para cada uno de sus papeles. Buscamos en todas partes, y algunos, como es el caso de Anna Hutchison, que interpreta a Jules, no la encontramos hasta la noche anterior al rodaje. La localizamos en Australia. Buscamos por todo el mundo. Era difícil lo que tratábamos de hacer. Hay muchos cambios de marchas bruscos, dramáticamente hablando. Pasamos del drama total a la comedia total, del terror a la estupidez, y a veces todo ello ocurre en la misma secuencia. Es complicado. Deseas estar seguro que eliges a los actores que pueden hacer todo eso a la vez. Era vital para este tipo de película. Me sentí bien cuando finalmente surgió la química y elegimos a los cinco que elegimos.

Fuentes:
Entrevista realizada por Keith Phipps para The A.V. Club (13 Abril de 2012).
Extraida del Pressbook cortesía de ©Good Films
Imágenes cortesía de ©Good Films
http://www.image.net/  ©Getty Images

2 comentarios:

  1. Yo he vi esta película hace ya buen rato y para mi una muy grata sorpresa, lo ultimos 30 minutos de la película para mi son lo maximo y esta entre mis favoritas del genero ya XD. o DEL genero desarmar las pelis de terror no.... ya sabes es interesante.

    Saludos

    Traffic club

    Blog de warrior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que su mezcla de géneros es original y como bien comentas, la media hora final es brutal... a mi me gustó!!!

      Eliminar