miércoles, 29 de enero de 2014

Jack Ryan: Operación Sombra, de Kenneth Branagh. Regresa el emblemático personaje de Tom Clancy

El próximo viernes 31 de enero llega a las carteleras españolas la última aventura de Jack Ryan el emblemático personaje creado por el novelista Tom Clancy en la película "Jack Ryan: Operación Sombra" ("Jack Ryan: Shadow Recruit" en su título original en inglés); dirigida por Kenneth Branagh (Thor); y protagonizada por Chris Pine, que se mete en la piel del agente de la CIA.

Anteriormente se ha llevado hasta en cuatro ocasiones el personaje a la gran pantalla; siendo Alec Baldwin el primero en encarnarlo en el filme "La Caza del Octubre Rojo" (1990); luego fue Harrisond Ford en dos filmes, "Juego de patriotas" (1992) y "Peligro inminente" (1994);y  el último fue Ben Affleck en "Pánico nuclear" (2002).


"Jack Ryan: Operación Sombra" mete al agente raso de la CIA creado por Clancy (el espía a regañadientes que entró en los anales de la cultura pop como el erudito que tiene que poner en práctica sus teorías antiterroristas) de lleno en el siglo XXI. En el corazón invernal de Moscú, un oligarca ruso está a punto de desencadenar un sofisticado pero salvaje acto terrorista basado en las finanzas y que podría hacer caer a los Estados Unidos. Mientras tanto, en Wall Street, el agente secreto de la CIA Jack Ryan está a punto de que le encarguen su primera misión de campo, la cual le hará pasar instantáneamente y sin previo aviso de un trabajo burocrático a meterse tan de lleno en las sombras que ya no volverá a estar seguro de quién es un amigo y quién un mortífero enemigo. Lo único de lo que estará seguro es de que, en ese mundo donde todos los motivos son sospechosos, en donde abundan los secretos y las mentiras, cada peligrosa jugada que haga tendrá consecuencias a nivel mundial.

Con los trece bestsellers de Jack Ryan escritos por Clancy y las cuatro exitosas películas, Ryan pronto se infiltró en la esencia misma de la cultura pop, justo mientras la Guerra Fría se iba transformando en una época de espionaje más complicada. Pero a los realizadores de "Jack Ryan: Operación Sombra" les pareció que el entrañable y cada vez más relevante personaje no debería quedar relegado al pasado. Después de todo, los hábiles analistas como Ryan se han convertido desde entonces en la médula espinal de nuestra nueva y más convulsa época de espionaje electrónico al enfrentarse los agentes contra activistas apátridas y actos terroristas surgidos de la nada. Por ese motivo, los realizadores se inspiraron no sólo para adaptar el mundo de Ryan para el público actual, sino para regresar a sus mismos orígenes, para contar la narración fundacional de cómo llegó a ser el hombre que Clancy convirtió en un icono. 
"Creo que con Chris Pine como Jack Ryan, estamos redefiniendo realmente al personaje", dice el productor Mace Neufeld, que lleva formando parte del legado de Jack Ryan desde 1990, cuando produjo la primera película protagonizada por el personaje, "La caza del Octubre Rojo", que llegaría a convertirse en un enorme éxito y a ganar numerosos premios. "Chris Pine y Ken Branagh le han dado una nueva vida a Jack". 

No es la primera vez que Pine relanza a un personaje entrañable: también replanteó recientemente el emblemático personaje del capitán James T. Kirk en la aclamada serie de películas de "Star Trek" dirigidas por J.J. Abrams, la cual presentó ese clásico de la ciencia-ficción a toda una nueva generación. Pero aquí iba a tener que llevar a un conocido personaje al presente, y no al futuro.   
Lorenzo Di Bonaventura, el productor famoso por la taquillera saga de "Transformers", explica: "Nos propusimos crear una historia moderna sobre los orígenes de Jack Ryan, de forma que se pudiera contemplar cómo pasa de ser un estudiante reclutado por la CIA a tomar parte por primera vez en acontecimientos que amenazan con destruir el mundo. Vemos el crecimiento de su personaje, cómo desarrolla su sentido de lo que está bien y lo que está mal, cómo gestiona sus relaciones y cómo se enfrenta a todas las cuestiones de lo que significa ponerse uno mismo en peligro. No es alguien que sea un superhéroe. Pero sí que es alguien que, cuando la ocasión lo requiere, está a la altura de las circunstancias, y también hay un montón de acción trepidante en esta historia". 
Los realizadores estuvieron encantados de ver a un actualizado Jack Ryan hacerse de carne y hueso, primero en el apasionante guión de Adam Cozad y David Koepp y luego en la interpretación de Pine y en el realista enfoque de la dirección por parte de Kenneth Branagh. "El resultado es una especie de primer viaje de descubrimiento para Jack, un hombre que realmente nunca esperó convertirse en un agente de campo, y ambos, Ken y Chris, han creado una imagen de Ryan que resulta divertida y contemporánea", dice el productor David Barron, famoso por su trabajo en la saga de "Harry Potter". 

El productor Mark Vahradian, socio de Di Bonaventura en "Transformers" y otras películas, observa que, a medida que el proyecto iba desarrollándose, una pieza clave resultó ser "inventar una historia fresca siendo al mismo tiempo fiel a la mitología creada por Tom Clancy". Eso significaba averiguar por qué Ryan sigue teniendo ese extraordinario atractivo entre la gran multitud de espías literarios y cinematográficos. "Se gana un puesto propio en el mundo de los espías", explica Vahradian. "Es más bien un espía al estilo de un hombre corriente. No es un experto asesino. Representa a alguien a quien le dan un golpecito en el hombro y le preguntan: ‘¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para hacer algo necesario para tu país?’ Eso es lo que le hace tan interesante, que en el fondo es alguien como nosotros". 
El guionista Cozad, que realiza su debut con esta película, y David Koepp (cuyos thrillers de acción abarcan desde "Sin frenos" e "Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal" hasta "Misión Imposible" y "Parque Jurásico") escribieron un guión que subraya la idea de un hombre corriente obligado a encontrar en sí mismo el modelo de valor y devoción que Clancy forjó con tanta destreza. Al mismo tiempo, elaboraron una historia original y de alta tensión que profundiza en el peligro de mayor actualidad: el terrorismo infiltrado en los sectores financieros, con potencial para desencadenar un caos sin precedentes a nivel mundial. "Era un guión sensacional con una escala tremenda, y un complemento perfecto para Ken Branagh", dice Di Bonaventura. 

Cuando Branagh accedió a participar no sólo como director de la película, sino también como su complicado villano, Viktor Cherevin, pisó el acelerador del proyecto. El actor y director nominado al Óscar acababa de dirigir una historia de superhéroes, "Thor", y estaba listo para sumergirse en otro escenario nuevo con su primera incursión en el espionaje mundial. El variopinto bagaje de Branagh como uno de los más eminentes especialistas en Shakespeare unido a su afición por los thrillers inteligentes y trepidantes parecían encajar tanto con la intriga de la película como con sus temas generales de poder, responsabilidad y confianza. "Una de las cosas más difíciles de conseguir en el cine es crear una escala enorme manteniendo al mismo tiempo la humanidad de los personajes. Ken tiene esa capacidad, y nunca pierde de vista ninguna de esas cosas a lo largo de toda la película", afirma Di Bonaventura.
Añade Neufeld: "Ken llegó habiendo leído todos los libros de Clancy, y estaba tremendamente preparado. También sabe exactamente cómo hablarles a los otros actores. Y es infatigable. Hay más acción en esta película que en cualquiera de las otras películas anteriores de Ryan. Sigue siendo en gran medida un thriller, pero Ken imaginó algunas secuencias muy grandes y emocionantes".   

Para Branagh, la atracción comenzó con el guión. "Era algo que te ponía nervioso", recuerda de su primera lectura. "Era un thriller de acción, pero además, contenía una carga emocional que me sorprendió. Uno se preocupa de verdad por Jack Ryan, y resulta una clase de personaje muy peculiar". 

Branagh ya había leído algunos de los libros, pero pronto se adentró en todas las trece novelas de Clancy donde aparece Ryan, sumergiéndose completamente en la historia y la personalidad de Ryan. "Me gustó mucho la paradoja de Ryan", dice. "Es el mejor y el más brillante, tiene una mente brillante y analítica, y sin embargo se muestra un poco reticente respecto a ser un hombre de la CIA. Tiene esas cualidades de un hombre vulgar y corriente que le convierten en alguien notablemente empático". 
Le hizo especial ilusión meter a Ryan en ciertas zonas del servicio de inteligencia con tecnología punta que están demostrando ser claves para salvaguardar el futuro en este momento del presente. Estados Unidos está probablemente más expuesto que nunca a un ataque devastador en el corazón del sistema financiero interconectado a todas horas y que podría, potencialmente, ser objeto de infiltraciones sin que nadie lo viera venir. A Branagh le sedujo el hecho de que es ahí donde radican los méritos de Ryan: en su capacidad para desenmascarar violentos complots que se ocultan en las profundidades de las redes informáticas hasta que son puestos en marcha. "Con su experiencia en Wall Street, Jack puede analizar enteramente una red mundial interrelacionada y comprender cuál puede ser su punto débil capaz de desencadenar una catástrofe", explica Branagh. 

Sin embargo, a pesar de su brillantez con la tecnología y todos sus conocimientos analíticos, Ryan no está nada preparado para las amenazas personales extremas (y menos aún para las tremendas dudas personales) a las que se tendrá que enfrentar cuando se vuelva plenamente operativo. Eso fascinó igualmente a Branagh. "A medida que se va desarrollando la historia de Ryan, se va convirtiendo en cómo un hombre cono Jack se enfrenta a los secretos y mentiras que conforman el núcleo de llevar una doble vida", dice el director. Ni siquiera le puede contar lo que hace a la novia con la que vive. Así que seguimos a Jack en ese periplo personal en donde va averiguando la forma correcta de hacer lo que sabe que hay que hacer". 
Ese periplo llevó a Branagh y a la producción desde Nueva York hasta Moscú y Londres, y a meterse en las secuencias de acción con la coreografía más intrincada hasta la fecha. Disfrutó muchísimo con la experiencia. "Crear el escenario para un thriller mundial fue sumamente divertido para mí", concluye. "Por encima de todo, lo que queríamos hacer con el rodaje era poner a los espectadores en el centro mismo de todo, de manera que pareciera que lo que le está pasando a Jack le está pasando justo en ese mismo momento". 

Fuentes:
Pressbook e imágenes cortesía de ©Paramount Pictures Spain
http://www.image.net/  ©Getty Images
http://es.wikipedia.org/wiki/Jack_Ryan_(Tom_Clancy)#En_pel.C3.ADculas
http://www.filmaffinity.com/es/film731232.html
http://www.elseptimoarte.net/peliculas/moscow-4522.html

1 comentario:

  1. Saludօs,
    Debo admitir que hasta hace poco no me intereeaba muchօ elsitiο, sin embaгgo aɦora estoʏ siguiendolo rеgularmente y esta mejorando.


    A seguir asi!

    Mas articulos similares :: Carlos

    ResponderEliminar