jueves, 13 de febrero de 2014

El silencio de un hombre (2013) Una Novela de José Montero Muñoz

Me gustaría recomendaros la última novela que he tenido el placer de leerme, escrita por un amigo mio (y también seguidor de este blog) llamado José Montero Muñoz, y que se titula "El silencio de un hombre".

Bueno, más que una novela en si, "El silencio de un hombre" es un libro que reúne diecinueve relatos cortos, el cual cada uno es independiente, es decir que no están relacionados entre si. Como dice el propio autor... "son diecinueve relatos donde encontraréis personajes pintorescos, situaciones descabelladas y pinceladas de los clásicos del género negro." Además también hay una novela corta, que es la que le da título al libro, que... "alberga reminiscencias de corte clásico donde los equívocos y los personajes contundentes revolotean por las páginas como las mujeres fatales en la pantalla."

La finalidad de este libro es reunir algunos de los relatos que el autor ha publicado, tanto en la revista Calibre 38, como de La Gansterera; además de la novela corta "El silencio de un hombre" escrita originalmente para este libro. El autor nos comenta que... "Las sensaciones que tuve al escribirla son las de un hombre asqueado de su trabajo, pero que le toca pagar a su ex-mujer. La idea era para el pozo de la nieve, pero al no ganarlo, decidí darle más misterio..."

En referencia a esos fantásticos diecinueve relatos cortos, el autor nos afirma que... "están escritos con las tripas, y sobretodo con la animalidad que todos tenemos; porque todos nosotros el mejor día nos podemos transformar en monstruos como Hyde, aunque aparentemente parecemos buenas personas. De eso escribo, de esos monstruos invisibles, pero que siempre esperan agazapados en sus oscuridades hasta que una fuerza silenciosa los despierta y el hombre bueno se transforma en ese ser capaz de cometer las mayores monstruosidades sin que se le acelere el corazón. Este libro está lleno de esos monstruos."

Personalmente me han encantado los relatos "Dualidad", "Judías con queso azul" y "Sr. Lobo"; además de la novela corta que da título al libro; ya que están muy bien escritos, de una forma directa, sin medias tintas, con mala leche, y con geniales pinceladas de humor negro.

Sobre José Montero Muñoz (Alicante, 1973) huelga decir que debutó en el mundo literario en el 2005 con el cuento "Dualidad" (incluido en este libro) para el libro colectivo Cosecha Negra (Agua Clara editorial). Y en el 2007 aporto algo de su oficio con el relato negro "Algo negro pasa en Alicante", homenaje particular a William Shakespeare, al Taller de los cuentos oscuros (Editorial Club Universitario). 

En el 2007 La Gansterera publicó su relato "Matadero" (también incluido en este libro), y en el 2011, la revista Calibre 38, especializada en el género negro, publica varios de sus cuentos como "Último día", "Judías con queso azul", "La Rubia" o "Sr Lobo" (todos incluidos en este libro), entre otros. En este mismo año le concedieron el diploma y una publicación en el Premio Historias de Hospital organizado a través del portal Club Córdoba Jove con el cuento "La habitación" y fue finalista en el I Concurso Sueños de Opio organizado por Valentía Autores, con el cuento "La casa".

En 2012 publicó la gran novela de corte policíaco "Ruido de tambores", que reseñamos AQUÍ

En 2013 publicó la novela de corte juvenil titulada "La Búsqueda"; el libro de relatos cortos "El último encierro", que también comentamos AQUÍ; una novela inspirada en la figura de Salvador Dalí "El Ángelus"; el libro de poemas "Electricidad"; y otra novela que reúne relatos cortos protagonizados por el carismático inspector Vaguera titulada "Los casos del inspector Vaguera". 

Recientemente ha publicado una novela titulada "El detective y la sombra", y en estos momentos está trabajando en la segunda parte de "Ruido de Tambores" titulada "La hora del lobo".

Si quieres leer "El silencio de un hombre" puedes adquirirla en versión kindle a través de Amazon.es, por un precio que se podría decir simbólico (menos de tres euros), así que vale la pena hacerse con ella y disfrutarla.

La única razón que me hizo salir de la cama aquella mañana, con una resaca que podría haber matado a un caballo, fue la llamada del redactor jefe de la revista Gourmet pidiéndome; una manera fina de mandarme al trote al Pozo de la Nieve, para que hiciera una crítica gastronómica de media página del Arroz con costra del chef Antuan. Un chef que sólo tenía de francés el nombrecito del demonio, porque era más español que la tortilla de patatas.

Salí de la cama pidiendo perdón por no haberme muerto de un coma etílico y dándole las gracias a un dios tan alcohólico como yo. Sabía que tenía que arrastrarme hasta el baño, darme un duchazo rápido, lo de rápido tenía claro que iba a ser un eufemismo y tomarme un café capaz de despertar a todos los muertos de La Noche de los Muertos Vivientes, de George A. Romero.

En la ducha, haciendo las veces de domador de leones y funambulista, dejé que el agua caliente primero y la fría después, me masajeasen el cuerpo maltrecho. Y una vez abandonado a esta perversión, me obligué a recopilar la información mental que tenía del Pozo de la Nieve. Después de un esfuerzo sobrehumano que a cualquier otro le hubiese producido una hernia discal, recordé que ya me habían contado maravillas de su cocina, y la pretensión que tenía el chef de conseguir una estrella Michelin, lo confirmaban. Pero como suele sucederme cuando alguien me habla demasiado bien de algo, o de alguien, no me creí ni media palabra, y menos aún si se trata de temas gastronómicos. En eso soy irreductible, como le pasaba a Oliverio, el protagonista del Lado oscuro del corazón. Exijo que la comida me haga volar. En su caso eran las mujeres, por desgracia para mi cuerpo castigado, el listón hace tiempo que está tan bajo, que cualquier cosa que pueda caminar por sí misma y tenga dentadura, aunque sea postiza, me sirve para encamarme.

Creo que es por eso, que cuando me llama mi ex mujer para pedirme la manutención de nuestro hijo, o para contarme las proezas olímpicas de su novio de turno; o Manuel, mi mejor amigo, que me habla de una forma acalorada, casi extasiada, de una película, un libro o una obra de teatro; me hago una llamada de atención. Porque lo normal en el ser humano es exacerbar su gusto, valorando demasiado su opinión. Así que, siempre, sin excepción, me salta la alarma de: cuidado Ramón Bohrer, cuidado… Este/a es un pajillero/a mental, y te quiere vender una moto que ni arranca.

Fuentes:
Fragmento extraído de la propia novela.
Portada y foto del autor cortesía de ©José Montero Muñoz.
Imágenes del fragmento, extraídas de:
http://popculture.es/?tag=apocalipsis-zombie
http://loslugarestienenmemoria.blogspot.com.es/2012/01/arquitectura-para-el-hielo-los-pozos-de.html

http://www.formulamoto.es/reportajes/2013/09/27/moto-o-scooter-arranca/7663.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario