jueves, 6 de marzo de 2014

Emperador. Una película de Peter Webber

El próximo viernes 7 de marzo se estrena en las carteleras españolas la película "Emperador" ("Emperor" en su título original en inglés); dirigida por Peter Webber; y protagonizada por el gran Tommy Lee Jones, y Matthew Fox.

La película está inspirada en los hechos reales acontecidos en 1945, tras haber lanzado las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, cuando el sagrado líder del Japón, el Emperador  Hirohito, se rindió incondicionalmente. Teniendo que liderar la ocupación aliada del desvastado país, el Presidente Harry S. Truman encargó al héroe americano General Douglas MacArthur la ingente y definitiva misión de restituir el orden y preparar el camino hacia las elecciones democráticas. Sin embargo, antes de que llegara el 30 de agosto al bombardeado Tokio reducido a escombros, MacArthur era consciente del extraordinario dilema que afrontaba: ¿qué hacer con el Emperador? ¿Debía afrontar un juicio y probablemente sufrir la horca para resarcir los brutales crímenes de guerra aquel hombre venerado por muchos como un dios, encarnación viva del espíritu nipón? O por el contrario, ¿podía haber otro modo de avanzar mientras el mundo entero observaba?


Entre bastidores, a un hombre se le dieron apenas unos pocos días para investigar si la acusación contra el Emperador debía proseguir: Bonner Fellers, un americano devoto para con la cultura japonesa, quien finalmente ayudó a  MacArthur a elegir un atrevido camino. La historia de Fellers lleva mucho tiempo olvidada en los vastos anales de la Segunda Guerra Mundial, tan sólo familiar a verdaderos entusiastas de la historia, hasta devenir el héroe del fascinante guión de David Klass y Vera Blasi. Al sumergirse en los registros históricos, Klass y Blasi también se abrieron a terreno imaginado, cuando  Fellers se ve arrastrado no sólo a un peligroso juego político, sino también a una búsqueda obsesiva de la mujer japonesa que le introdujo en la conmovedora belleza de Japón, apoderándose de su corazón desde entonces.

El viaje de "Emperador" empezó con la productora Yoko Narahashi (responsable de "El último samurai"), quien lleva tiempo interesada en el territorio fértil donde este y oeste coinciden. Cuando niña, Narahashi se fascinaba con las historias de su abuelo, Teizaburo Sekiya, quien sirvió en el gran palacio como miembro clave en el Ministerio de Interior del Emperador Hirohito, y jugó un papel en el proceso de reunir a MacArthur y el Emperador, un encuentro que cambiaría sus destinos. Décadas más tarde, el Japón atemorizado por la guerra que describía el abuelo de Narahashi parecía casi inimaginable. Sencillamente, le admiraba el hecho de cómo el más terrible de los enemigos se había convertido de la noche a la mañana en el más estrecho aliado mientras Japón resurgía de las cenizas.

Narahashi era consciente de las muchas historias personales acerca de cómo la ocupación integró el pasado en un nuevo futuro para ambas partes: Japón y Estados Unidos, pero una en concreto le llamó la atención: la de Bonner Fellers, quien desde fuera puede parecer una figura menor entre los integrantes del equipo recién llegado junto al General MacArthur en 1945, pero resultó que devino el puente humano entre dos modos de vida que cambió la historia en aquellos días de peligros y desconfianza.

"Me sentí fascinado por cuanto vi en aquella auténtica historia internacional, una historia de Japón y Occidente” —comenta Narahashi—. “Siempre me han atraído los héroes ignorados, y cuando supe de Bonner Fellers, reparé en que era alguien a quien todavía nadie conocía, pero en él recayó una gran empresa que cambiaría la historia. Aquello era un comienzo muy convincente."

Cuando Narahashi comenzó a investigar a Fellers y a leer algunos de sus escritos de la guerra, reparó en que en ocasiones escribía sobre las visitas que en Japón hacía a un “amigo” de quien omite el nombre, y se preguntó si acaso era un idilio subrepticio. No podía haber prueba alguna, pero Narahashi vio en ello la oportunidad para la imaginación del guionista de dar un paso adelante. Así brotó la semilla del personaje de ficción llamado Aya, la atractiva maestra de escuela que descubre a Fellers un aspecto del Japón que cambiará para siempre su mente para con aquel país, aun cuando la pareja sufre la desgracia debido a la guerra.

El instinto de Narahashi se vio reafirmado cuando le habló de la película a su tío de 101 años, el hijo de Teizaburo Sekiya. Recuerda: "Nos dio su bendición, y cuando le pedí si tenía un mensaje para nosotros, nos dijo: Haz que sea una apasionada historia de amor."

Con una historia atravesada por el suspense político, la búsqueda de un amor perdido, y los oscuros días que siguieron al fin de la Segunda Guerra Mundial en Japón, los realizadores sabían que necesitaban a un director para "Emperador" que evocara al tiempo sus intrincados temas y ese periodo apenas entrevisto. Eligieron a Peter Webber, el director británico que hizo de "La joven de la perla" un hipnótico cuadro fílmico.

El director Peter Webber dando instrucciones a Matthew Fox, en un lance del rodaje.

"Nos encanta su pasión" —dice Gary Foster, productor del filme—. "Entrevistamos a unos cuantos directores, y hubo distintos enfoques que enfatizaban en la historia de amor, o en el thriller político, pero Peter halló un modo de integrar ambos. Podía añadir tanto el músculo del thriller como el romanticismo lírico de una relación que podría haber cambiado la historia."

El guión extasió a Webber. "Recibo muchos guiones, pero sólo me interesan unos pocos" —admite—. "Con éste, sentí al instante que me encantaría hacerlo.’ No podía dejar de leer. Sabía algo sobre MacArthur y la ocupación. Leí sobre la posguerra en Japón y el desmantelamiento de su imperio. Pero había esa pequeña y oscura esquina de la historia nunca antes abordada, y me pareció sería emocionante verter algo de luz sobre ella. Además, esta historia no habla sólo del pasado. Hay algo plenamente contemporáneo y relevante acerca de la diferencia entre venganza y justicia."

En efecto, todas las sombras morales y dificultades sentimentales de la historia le recordaron a Webber los films noirs clásicos, en los que el corrosivo talante de sus misterios refleja tanto aquello por lo que pasan sus personajes como la dramática incertidumbre del mundo en su conjunto. "Había algo en el guión que me recordaba El tercer hombre" —apunta Webber, refiriéndose al clásico de amor y engaño de Carol Reed en la Viena de posguerra—. "Aquí hay más thriller político, pero quería hacer un neo-noir impregnado de este clásico en lo referido a detalle y atmósfera. Lo entiendo al tiempo como thriller político, historia de amor, y oscuro film noir."

Una vez al cargo de la cinta, Webber se puso a hurgar tanto libros de historia como cualquier tipo de referencia visual que hallara sobre el periodo, exploró metraje de archivo singular y efectuó varios viajes a Japón. Dado que la historia está dramatizada, disponía de libertad visual, aunque la autenticidad en los detalles del momento seguía siendo vital. Se comprometió a respetar la complejidad de la cultura japonesa que Aya desvela a Fellers con consecuencias de tanta envergadura.

"En el film, he procurado evitar clichés culturales manidos como las delicadas flores orientales y cosas así" —comenta Webber—. "Antes de 1945, Japón era de hecho un país ya moderno, ligeramente occidentalizado. Pero aun así, chocaba culturalmente con los americanos. Dado que la cinta se ve a través de los ojos de Bonner Fellers, en realidad se trata de un hombre que intenta penetrar en una cultura imperial que inicialmente parece impenetrable."

Aunque los asesores históricos, en cuyas filas estaba Pedro Loureiro, historiador bélico y archivista militar, contribuyeron a la veracidad del film en todo el conjunto de acontecimientos, Webber admite que le interesaba mucho más mantenerse fiel al espíritu de los personajes. "Pese a procurar la exactitud en cuantos detalles podíamos, nos centramos en crear un espectáculo inteligente".

Fuentes:
Pressbook e imágenes cortesía de ©A Contracorriente Films
https://www.image.net  ©Getty Images
http://www.elseptimoarte.net/peliculas/emperor-6443.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario