miércoles, 5 de marzo de 2014

Entrevista a François Ozon, director de "Joven y bonita"

El próximo viernes 7 de marzo se estrena en la cartelera española la última película dirigida por François Ozon titulada "Joven y bonita ("Jeune et jolie" en su título original en francés).

Está protagonizada por Marine Vacth, Géraldine Pailhas, Frédéric Pierrot, Charlotte Rampling; y nos cuenta la historia de Isabelle, una hermosa joven de 17 años que pertenece a una familia adinerada, y que parece tener el mundo a sus pies. Pero un viaje de autodescubrimiento sexual la embarca en una doble vida: estudiante de día y prostituta de lujo de noche. Esta es su historia, a través de cuatro estaciones y cuatro canciones...

Su director, el prestigioso François Ozon, nos comenta en una entrevista todos los entresijos de su nueva película; tras su presentación en el pasado Festival de San Sebastián (Zinemaldia 2013).
El director francés François Ozon en un lance del rodaje.


¿Cuál es el punto de partida de "Joven y bonita"?

Después de "En la casa" y de lo mucho que disfruté dirigiendo a Ernst Umhauer y a Bastien Ughetto, me apetecía volver a trabajar con actores jóvenes. Mis primeros largos y cortometrajes hablan mucho de la adolescencia, pero a partir de Bajo la arena empecé a trabajar con actores de más edad. "Joven y bonita" nace de mis ganas de filmar a la juventud actual. Y como acababa de trabajar con chicos, me apetecía hacerlo con una chica.

Isabelle no es una chica cualquiera, se prostituye.

La película gira, sobre todo, en torno a lo que significa tener 17 años y sentir cómo se transforma el cuerpo. El cine suele idealizar la adolescencia. Para mí fue un periodo complicado, de sufrimiento y de transición, del que no siento la menor nostalgia. No quería mostrar la adolescencia como un momento sentimental, sino más bien como un momento casi hormonal; algo fisiológicamente muy poderoso ocurre en nuestro interior, pero al mismo tiempo nos sentimos anestesiados. Por eso violentamos nuestro cuerpo, para sentirlo e ir más allá de los límites. La prostitución era una forma de exacerbar este aspecto, de mostrar que la adolescencia plantea ante todo cuestiones relativas a la identidad y a la sexualidad. Una sexualidad aún no conectada con los sentimientos.


Isabelle procede de una familia acomodada, no se prostituye por necesidad económica…

No se prostituye para sobrevivir ni para pagar sus estudios, sino porque siente la necesidad visceral de hacerlo. También habría podido drogarse o ser anoréxica, cualquier cosa, mientras fuera secreta, clandestina, prohibida. La adolescencia es un periodo baldío en el que todo es posible. Y eso es lo más apasionante, lo que Rimbaud describe en el poema “La seriedad no existe a los 17 años”. Existe una apertura hacia el mundo sin consideraciones morales. Al prostituirse, Isabelle tiene una experiencia, realiza un viaje, pero no por eso es una perversión.

Más que explorar el placer, choca contra su ausencia, sobre todo cuando pierde la virginidad.

Hablando con Marina de Van, tuve la idea del desdoblamiento en el momento crucial de la pérdida de la virginidad. Esa sensación puede sentirla tanto una chica como un chico cuando descubre la sexualidad; se está aquí y, a la vez, en otra parte, como un observador. La escena me permite preparar a los espectadores para la doble vida de Isabelle.


La película empieza con Isabelle observada por su hermano pequeño a través de unos prismáticos… Esa mirada que viola su intimidad la transforma, ya de entrada, en objeto.

Desde luego. El comportamiento de Isabelle hace que la miren y tiene profundas repercusiones en su entorno. He querido que cada estación empiece a través de la mirada de uno de los personajes. El verano, desde el punto de vista del hermano pequeño; el otoño, del cliente; el invierno, de la madre, y la primavera, del padrastro, aunque cada vez volvamos rápidamente a Isabelle. Quería adentrarme en la película mediante circunvoluciones estructuradas alrededor de las cuatro estaciones. Es algo parecido a lo que hice en "5x2/Cinco veces dos", me centro en momentos precisos para intentar entender qué ocurre.

También hay una canción de Françoise Hardy para cada estación.

Sí, me gusta dibujar un marco formal dentro del que disfruto de libertad total. La historia transcurre en un año escolar. Las canciones puntúan la película. Es la tercera vez que utilizo temas de Françoise Hardy después de incorporar "Traüme" en Gotas de agua sobre piedras calientes y "Message personnel" en Ocho mujeres. Sus canciones me gustan porque reflejan el amor adolescente: un amor desgraciado, desilusionado, romántico… Me pareció interesante sincronizar esta versión icónica con un retrato más crudo de la adolescencia. En el fondo, Isabelle también tiene ganas de adherirse a un modelo de adolescencia sentimental e idealizada, como la que desean sus padres, pero antes debe encontrarse a sí misma, enfrentarse a los deseos conflictivos que habitan en ella. Solo entonces podrá enamorarse.


Las escaleras mecánicas del metro, los pasillos del hotel… Juega con la recurrencia de los decorados, los trayectos que llevan a Isabelle hacia sus clientes.

Al igual que cualquier experiencia clandestina, se convierte en un ritual a través del vestuario, del decorado recurrente. Isabelle se divierte contactando con el cliente a través de Internet, pensando en cómo será, en lo que va a cobrarle… Se lo dice claramente al psicoanalista, apenas siente nada, pero le excita la vertiente de aventura de la prostitución, la tensión provocada por una experiencia prohibida que rompe la rutina de su vida adolescente. Es algo que he mostrado en otras películas mías, el deseo que tiene un personaje de evadirse de la realidad. Al final, algunos espectadores creen que volverá a prostituirse porque es una adicción, una droga.

La prostitución adolescente es un fenómeno de la sociedad actual. ¿Cómo enfocó la historia sin caer en lo sociológico?

No tuve más remedio que documentarme. Ha habido muchos cambios desde mi adolescencia, sobre todo en lo que respecta a los medios de comunicación. Los móviles e Internet juegan un papel preponderante en el descubrimiento de la sexualidad. Me documenté, hablé con miembros de la brigada de menores, con otros policías especializados en las nuevas prostituciones y con el psicoanalista Serge Hefez, que se dedica a adolescentes con problemas. Necesitaba material para confirmar mis hipótesis y alimentar la película. Al final, me alejé de todo lo anterior para introducir apuestas ficticias.


El padre no está, pero no usa su ausencia para explicar el comportamiento de Isabelle.

No, me limito a dejar pistas para que el público las use si le apetece. Hay múltiples razones por las que Isabelle se comporta así, y cada uno puede interpretarlo como le plazca. Me gusta que el espectador tenga la posibilidad de  elegir. Yo mismo veo a Isabelle como un misterio. No voy por delante de ella, me limito a seguirla, cual entomólogo que acaba enamorándose de un insecto. Isabelle habla poco de sí misma. Quizá me interesaba más acompañarla, identificarme con ella. Es fácil reconocerse en muchas de las preguntas que se hacen Isabelle y sus padres, probablemente porque están sacadas de la realidad y las hacen actores muy entregados. Los personajes se desestabilizan por una situación compleja y se esfuerzan en la medida de sus posibilidades.

¿Cómo enfocó las escenas sexuales?

Mi idea era que fueran realistas, pero nunca degradantes ni sórdidas. No quería realizar un juicio moral. Es obvio que algunos clientes tienen desviaciones, pero ante todo quería enseñar cómo se adapta Isabelle a los gustos de sus clientes. Es el receptáculo del deseo de los demás, pero ella desconoce el suyo. También es más cómodo para ella que los demás sientan deseo y ella no. No quise embellecer la realidad, pero es posible que Isabelle lo haga.


Hay un cliente diferente, Georges.

Sí, hay algo entre Isabelle y Georges. No es improbable que sienta placer con él. La toca, la mira, es una relación tierna, nada mecánica como con los otros clientes. A pesar de su edad, Georges es muy seductor; la sexualidad es posible con él. Por eso escogí a Johan Leysen para encarnarle. Debíamos creernos que podía gustar a Isabelle. Johan tiene un bello rostro surcado de arrugas, una voz y un acento encantadores. Recuerda a los actores estadounidenses tipo Clint Eastwood.

¿Qué le hizo escoger a Marine Vacth para el papel de Isabelle?

Ocurrió muy deprisa, como me pasó con el joven actor de En la casa. Enseguida me di cuenta de que era mejor trabajar con una actriz algo mayor que el personaje para conseguir madurez y distanciamiento en la interpretación. 

Había visto a Marine en "Ma part du gâteau", de Cédric Klapisch. Nada más conocerla, noté en ella una fragilidad tremenda y, a la vez, mucha fuerza. Volví a sentir lo mismo que cuando filmé la piel y el rostro de Charlotte Rampling en Bajo la arena. Hay algo más detrás de su apariencia física. Su belleza enmascara un misterio, un secreto que despierta la curiosidad, las ganas de saber más.


Es su primer papel protagonista.

Es un papel difícil. Trabajamos mucho antes del rodaje, leímos el guión en repetidas ocasiones, ensayamos con los otros actores. Insistí en que participara en la preparación, en la selección del vestuario, en que siguiera la transformación del guión. Debía fiarse de mí, saber adónde iba, sentir cierta complicidad con sus compañeros, sobre todo con Géraldine Pailhas y Fantin Ravat… Ser modelo le da mucha libertad con su cuerpo, lo utiliza como una herramienta. No tiene el pudor de otras actrices.

El personaje de la madre es muy importante.

Sí. En un momento dado, incluso pensé en inclinar la historia más hacia ella, hacia su reacción ante la vida sexual y nada amorosa de su hija. En este caso, la prostitución acentúa la pregunta, pero todos los padres se la plantean: ¿Qué despierta la llegada de la sexualidad en la vida de sus hijos? ¿Qué miedos, qué angustias? ¿Hasta qué punto pueden los padres conocer la vida privada de un hijo, hasta dónde puede intervenirse?


¿Cómo concibió la pareja madre-hija?

Quería que no se llevaran muchos años, sin por eso ser una madre-amiga. También debía ser una madre "perfecta" para que no se pensara que Isabelle se prostituye como consecuencia de la relación entre ellas dos.

Es una mujer muy moderna que se parece a las madres de mi generación. La quería guapa, sexualmente satisfecha y sin el menor atisbo de rivalidad entre madre e hija, al contrario de lo que suele ocurrir en el cine actual. La relación no se basa en eso. Ni siquiera cuando sorprende a Isabelle charlando con su padrastro duda de su fuerza como mujer. No quería contar la historia de una hija que ocupa el lugar de la madre. Pero es verdad que Isabelle puede tener un lado diabólico. Es muy comprensible que a la amiga de la madre no le apetezca que su marido acompañe a Isabelle.

El temor de Véronique se refiere más al mecanismo del deseo que a la psicología de Isabelle…

Desde luego. La idea de que Isabelle pueda comportarse como una "puta" y contaminar el entorno está sobre todo en la mirada de los que la rodean. No es algo que ella piense, lo piensan los demás. Su belleza y su sensualidad desvelan la hipocresía de los deseos.


Isabelle no le reprocha a su madre que tenga un amante, le reprocha no habérselo dicho, no haber confiado en ella.

La adolescencia es un periodo violento porque los hijos descubren que sus padres no son los héroes que habían creído hasta entonces; no siempre les han dicho la verdad, les han mentido. Los adolescentes necesitan verdad y sinceridad. Se dan cuenta de que el mundo de los adultos es un mundo de mentiras, de hipocresía. De ahí la agresividad hacia los padres caídos del pedestal.

La bofetada de la madre a la hija conmueve más que choca.

Hablé con muchas amigas mías. Les pregunté cómo reaccionarían si se enterasen de que su hija se prostituye. Casi todas me contestaron que les parecería horrible, dudarían de sí mismas, intentarían comprenderlo. Mostraban un lado positivo, comprensivo, pero una me confesó que cuando se enteró de que su hija se drogaba, la abofeteó. Hay momentos en que los padres no saben qué hacer ni qué decirle a un adolescente encerrado en sí mismo, y la reacción suele ser un golpe. Géraldine, como madre, estaba totalmente de acuerdo con eso, pero insistió en que el personaje se diera cuenta inmediatamente de que era un gesto pulsional y se disculpara.


¿Por qué escogió a Géraldine Pailhas para el papel de madre?

Después de encontrar a Marine, busqué a una actriz que se pareciera a ella para hacer de su madre. Quería a una mujer con fibra maternal espontánea. Conocía a Géraldine, ya habíamos trabajado juntos en 5x2/Cinco veces dos. Hicimos unas pruebas y todo fue muy bien, se conmovía con el papel y se proyectaba en la historia. Se entregó de lleno. Protegía a Marine, había una auténtica complicidad entre las dos sin el menor atisbo de rivalidad.

Ni tampoco con la mujer de Georges.

No, Charlotte Rampling, que interpreta a la mujer de Georges, incluso puede reconocerse en Isabelle. Como también ocurre con Géraldine. Ambas empezaron a actuar a una edad muy temprana e hicieron papeles muy comprometidos. Sentí que había una especie de transmisión entre ellas.

Solo podía ser Charlotte, sobre todo después de escoger a Marine. Ha interpretado muchos papeles transgresores, y a menudo se la ve como la encarnación de las fantasías sexuales en el cine. Era perfecta para dar vida a la mujer que comprende a Isabelle, que no la juzga. Cuando la lleva a la habitación, sigue transmitiendo una fuerza transgresora y peligrosa…

¿La escena es real o es una imaginación de Isabelle?

El último plano puede dejar entender que está fantaseando, pero da igual que sueñe o lo viva realmente, la fuerza reparadora es el mismo. De pronto, hay un diálogo, un intercambio de verdades que no era posible con su madre. Tal vez le ayude a asumir lo que ha hecho.


¿Por qué decidió que Serge Hefez haría de psicoanalista?

Le conocí mientras escribía el guión, cuando me documentaba. Le pedí que leyera el guión y me dijera su opinión acerca de algunas escenas, sobre todo la actitud del psicoanalista cuando Isabelle quiere pagar las sesiones con el dinero de sus clientes. Ya estaba pensando en algunos actores, pero Serge es seductor e inteligente, y acabé por ofrecerle el papel. En cuanto al decorado, me inspiré en su consulta, incluso nos dejó los sillones…

Durante los ensayos estuvo muy bien, pero me pareció que sonreía demasiado. Me contestó que era así en la consulta con los adolescentes. En general, van a verle contra su voluntad, obligados por los padres. Por eso debe crear un ambiente cómplice, seducir al adolescente, incluso llevando la contraria a los padres. Me inspiré en eso para la escena de la madre y la hija en la consulta, cuando el psicoanalista toma partido por Isabelle.

¿Por qué filmó a los alumnos recitando y comentando el poema de Rimbaud?

En esta película he querido atrapar la fragilidad y belleza de la adolescencia. Aparte de Marine, sus amigas y su novio, los otros actores no son profesionales. Algunos incluso son alumnos del Instituto Henri IV. Cuando acabaron de leer el poema, les pedí que lo analizaran y hablaran de sus sentimientos. No había nada escrito, filmé la escena al más puro estilo documental.

Había vuelto a ver "Vivir su vida" pocos días antes, una película que gira en torno a la juventud y la prostitución en la que Godard entrevista a prostitutas auténticas. Me apetecía anclarme en la realidad, oír las voces y los comentarios de los jóvenes actuales. Es posible que quisiera saber si tenían las mismas ideas que yo a los diecisiete años.

Fuentes:
Pressbook e imágenes cortesía de ©Golem Distribución S.L.
http://www.image.net/  ©Getty Images
http://www.filmaffinity.com/es/film258921.html
http://www.elseptimoarte.net/peliculas/jeune-et-jolie-7979.html
http://www.sensacine.com/peliculas/pelicula-209525/fotos/

No hay comentarios:

Publicar un comentario