lunes, 14 de abril de 2014

Entrevista a Asghar Farhadi, director de "El Pasado"

El próximo miércoles 16 de abril se estrena en las carteleras españolas la película titulada "El pasado" ("Le Passe" en su título original en francés); dirigida por Asghar Farhadi, realizador iraní responsable de "Nader y Simin, una separación" (Jodaeiye Nader az Simin (A Separation), 2011) que fue premiada con un Oscar a la mejor película de habla no inglesa; y protagonizada por Bérénice Bejo (conocida por su rol en "The Artist", de Michel Hazanavicius), Tahar Rahim (visto en "Un profeta", de Jacques Audiard), Babak Karimi (que ya trabajó con Farhadi en "Nader y Simin, una separación").

"El pasado" nos cuenta la historia de Ahmad, que después de cuatro años de separación, viaja de Teherán a París para iniciar el proceso de divorcio a petición de Marie, su esposa francesa. Durante su breve estancia, descubre la conflictiva relación entre Marie y su hija Lucie. Los esfuerzos de Ahmad para restablecer el vínculo entre madre e hija acabarán desvelando un secreto del pasado.

Su director Asghar Farhadi nos comenta su película en una entrevista concedida para Golem...

Los actores Bérénice Bejo y Tahar Rahim recibiendo
instrucciones de Asghar Farhadi, en un lance del rodaje.
Entre Nader y Simin, una separación y "El pasado" se habló de otra película. ¿Qué ocurrió?

Así es. Escribí otro guión después de A propósito de Elly, durante una estancia en Berlín, antes de rodar Nader y Simin, una separación. El distribuidor francés Alexandre Mallet-Guy leyó ese guión, le gustó y decidió producirlo, o bien en Alemania o en Francia. Después de varios viajes me incliné por París y empecé a trabajar en serio en el proyecto. Un día, charlando en un café, de pronto dije que tenía otra historia en la cabeza. Solo era una sinopsis, pero al contar la idea me di cuenta de que algo empezaba a tomar forma, me había cruzado con otro relato. Poco a poco nos inclinamos por esa nueva historia. La desarrollé y enseguida escribí un primer tratamiento. Así nació "El pasado". París seguía teniendo un papel: si se quiere hacer una película que habla del pasado, hay que desarrollarla en una ciudad como París. No habría podido situarla en cualquier parte.

Sin embargo, el París histórico no tiene cabida en la película.

Tuve mucho cuidado de no abusar de la dimensión histórica de la arquitectura de París para no hacer una película turística. Decidí muy pronto que la casa del personaje principal, donde transcurre la mayoría del relato, estaría en las afueras. París está, pero es una presencia discreta, en segundo término. El peligro de cualquier realizador que decide rodar una película fuera de su contexto de origen es incluir lo primero que le llama la atención. Por eso quise hacer lo contrario. Ya que me fascina la arquitectura de París, he querido ir más allá y buscar otra cosa.

¿Cómo fue la escritura del guión, cómo construyó la historia?

Nunca escribo una historia lineal. No hay un punto de partida ni uno de llegada. Siempre cuento varias historias que nacen de forma independiente y que acaban convergiendo hacia una situación común. En este caso, un hombre que lleva varios años separado de su mujer viaja a otra ciudad para formalizar el divorcio. Y otro hombre debe ocuparse solo de su hijo porque su mujer está en coma. Estos fragmentos de historias cogen cuerpo paralelamente y acaban tomando la misma dirección. Escribo de forma intuitiva, pero en cuanto acabo la sinopsis, empiezo a hacerme preguntas acerca de lo poco que conozco de la historia. Si sé que ese hombre viene para divorciarse, me preguntaré por qué se fue hace cuatro años. Y si vive en la casa de la mujer, me preguntaré qué ha pasado.

¿Su observación de la vida en Francia está reflejada en el guión?

Me hice muchas preguntas sobre las diferencias: ¿Qué cambiaría si la historia trascurriese en Irán? En mis películas, los personajes tienden a expresarse de forma indirecta. Es una actitud habitual en mi cultura y un recurso dramático que utilizo a menudo. Noté que en Francia no es tan habitual. Todo es relativo, pero los franceses se expresan, generalmente, de modo más directo. Por lo tanto, debía adaptar el desarrollo de mis personajes franceses a ese nuevo parámetro. Fue un proceso delicado y largo.

Sin embargo, es el personaje iraní el que hace hablar a los demás.

De hecho, es un catalizador, alguien que permite a los demás hablar para que salgan a la luz cosas que no se han dicho en mucho tiempo. Pero creo que no lo controla, no lo hace a propósito. Me esforcé para que la nacionalidad no definiera a los personajes. Su comportamiento se ve definido por la situación, y en una situación crítica, las diferencias empiezan a borrarse.

Uno de los actores ha dicho que la idea de la película le surgió al ver a alguien en coma…

No, no fue así. Fui a ver a pacientes en coma para documentarme. Desde siempre, y sin la menor experiencia personal de una situación similar, asocio la idea del coma a un espacio dudoso, ¿se está en la vida o en la muerte? ¿Cómo se considera a la persona en coma, muerta o viva? Toda la película se apoya en la noción de duda. Los personajes se enfrentan a un dilema constante, están en una encrucijada. En Nader y Simin, una separación, el protagonista se encuentra en una situación algo compleja, pero común: Debe escoger entre el bienestar de su padre y el de su hija. "El pasado" plantea algo diferente: ¿Debe privilegiarse una cierta lealtad hacia el pasado o renunciar a él para lanzarse hacia el futuro?

¿Cree que este dilema se ve aumentado por la complejidad de la vida actual?

Probablemente. Creo que se tiende a pensar que el futuro es impreciso porque se desconoce. Pero el pasado me parece aún más opaco. Actualmente tenemos numerosas huellas palpables del pasado, y debería ser más cercano que antes. A pesar de las fotografías, de los correos electrónicos, de todo, el pasado es aún más oscuro. Es posible que la vida actual tienda a ir hacia delante y a ignorar el pasado. Pero la sombra del pasado siempre está presente y nos tira hacia atrás. Me parece que ocurre en Europa y en el resto del mundo; por mucho que nos esforzamos en propulsarnos hacia delante, el peso de los acontecimientos pasados sigue frenándonos.

¿Qué le hizo escoger a Bérénice Bejo para el papel de Marie?

Conocí a Bérénice durante un viaje a Estados Unidos, donde había ido a promocionar The Artist. Mi primera impresión fue que era una persona cálida y sincera. Es fácil entablar una conversación, un intercambio con ella. Viéndola en The Artist me quedé convencido de era una intérprete inteligente. Para mí son dos cualidades necesarias que debe poseer un actor: ser una persona inteligente y comunicar una energía positiva en la pantalla. En otras palabras, ser una persona interesante y atractiva con la que el espectador quiera estar.

Dice que, el primer día de pruebas, buscaba algo en su rostro…

Sí, la duda, algo muy palpable en Marie. Pero Bérénice no es una mujer que duda. Sin embargo, enseguida me demostró que era capaz de interpretar a un personaje que duda.

El personaje de Marie hace que la situación vaya hacia delante…

Marie está decidida a ir hacia delante y deshacerse del pasado. Pero no sé si lo conseguirá… El pasado representa un lastre mayor para los personajes masculinos. La última vez que vemos a Marie en la película, se acerca a la cámara, Ahmad está detrás, y ella le dice: “No quiero volver atrás”. Entonces, se vuelve y da la espalda al pasado, a la cámara, y a nosotros, los espectadores. En ese aspecto puede describirse como el personaje más progresista. Pero no sé por qué las mujeres tienen ese papel en mis películas… Como en Nader y Simin, una separación.

¿Cuáles son las cualidades de Tahar Rahim, que interpreta a Samir?

En Irán vi Un profeta y supe inmediatamente que era un actor diferente, que poseía una capacidad interpretativa excepcional, que podía adaptarse a papeles muy complejos. Por eso quise trabajar con él. Una de las características más preciadas de Tahar, en mi opinión, es su vertiente de niño. Ha conservado algo de las emociones y reacciones de la infancia.

Háblenos de Ali Mosaffa.

Ali tiene algo muy especial como actor y como persona: es una persona comedida en sus expresiones, en sus movimientos. Da la impresión de que su mundo interior es muy rico. Atrae a los demás, dan ganas de saber más acerca de él. Me parece que estos rasgos se desarrollaron en Ahmad después de que escogiera a Ali para el papel. Necesitábamos a un actor iraní que hablara francés, lo que restringía mucho la selección. Cuando me decidí a hacer venir a Ali, me costó creer que sería capaz de dominar el francés en unas cuantas semanas, pero fue impresionante. Todos los que le conocieron al llegar y le oyeron el primer día de rodaje se quedaron atónitos.

En una versión del guión, el personaje de Ahmad tenía un vínculo con el cine, como si aún mantuviese la función de dialoguista de los otros personajes.

Sí, en una primera etapa imaginé que podía estar ligado al cine. Poco a poco me di cuenta de que no quería definir su profesión, era mejor saber poco sobre ese hombre. Nos gustaría conocerle mejor, saber de dónde viene, pero nunca llega el momento idóneo para que se presente de modo más concreto. Incluso cuando intenta justificar su ausencia y su regreso a Irán, el otro personaje no le deja hablar. Puede que haga películas, documentales, fotos… Al no saberlo, todo es posible. Pero creo que su profesión le obliga a estar en su país, por eso dejó Francia.


¿Es más intelectual que Samir?

Ahmad es de esos hombres que hacen cosas. Cuando llegan a alguna parte, reparan algo, o cocinan, pero hacen algo concreto. Son personas que se sienten fatal fuera de su elemento, porque no estar en su entorno les condena a la inmovilidad, a la inactividad. Para Ahmad, la inactividad es sinónimo de sufrimiento, por lo que se entiende que haya sufrido una depresión a causa de la pasividad impuesta por el contexto.

¿Cómo ha dirigido a la joven Pauline Burlet en el papel de Lucie, uno de los ejes del relato?

Vi a muchas chicas de su edad antes de escoger a Pauline, y la elegí después de ver una prueba filmada. Supe que tendría la fuerza necesaria para el papel. La clave de su interpretación está en la motivación. Al igual que Ahmad, Lucie es secreta, reservada. La introversión de ambos les acerca. También en la realidad, Pauline tiene algo misterioso en la mirada. Aunque en el guión, Lucie no es la hija de Ahmad, era importante que dieran la impresión de parentesco, de ser padre e hija, de estar en connivencia. Lucie es la que más echa de menos a Ahmad desde que se fue; no solo perdió al marido de su madre, sino a un padre.

François Truffaut decía que los niños no saben mentir en el cine y ofrecen una verdad diferente de los actores adultos. ¿Está de acuerdo?

He llegado a la conclusión de que soy incapaz de hacer una película donde no haya niños, aunque es difícil trabajar con ellos. Pero tengo la sensación de que su presencia abre el ambiente de la película a las emociones y a los estados afectivos. Insuflan sinceridad a la historia. Y, efectivamente, en mis películas, los niños no mienten si los adultos no les obligan a hacerlo.

En esta película, ¿los niños son a la vez testigos y víctimas de los adultos?

Hay un niño al que nadie ve en esta película, el que Marie lleva en su seno. Antes de su nacimiento, los demás ya han decidido su destino. Me pregunto lo que le contarán de su pasado, de los acontecimientos que precedieron su nacimiento.

"Nader y Simin, una separación" es una película rodada cámara en mano, pero aquí, la cámara es mucho más pausada. ¿A qué se debe este cambio de estilo?

Cuando la historia empezó a cobrar forma y fui a ver los decorados, entendí que esta película exigía una mayor estabilidad, una cámara más fija, menos nerviosa. En Nader y Simin, una separación todo ocurría en el momento, ante la mirada del espectador. En "El pasado" solo contemplamos las consecuencias de acontecimientos pasados y cómo afectan a los personajes. Al ser una película más interiorizada, la cámara debía moverse menos.

Fuentes:
Pressbook e imágenes cortesía de ©Golem Distribución S.L.
http://www.image.net/  ©Getty Images
http://www.filmaffinity.com/es/film940946.html
http://www.elseptimoarte.net/peliculas/le-passe-7780.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario