jueves, 24 de abril de 2014

Recordando la Música de los '60s (Parte 18)

Seguimos con los especiales que, a lo largo de todo el año 2013 y parte de este 2014, rescataremos del olvido grandes discos, conocidos o no tanto, de la prolífica década de los sesenta.


THE BEATLES - The White Album 1968
El "White Album" de los Beatles es un álbum doble de gran riqueza, matices y diversidad estilística. Participaron en su grabación más de cuarenta músicos, entre ellos Billly Preston, Nicky Hopkins o Eric Clapton (toca la guitarra en "While my guitar gently weeps"). Es imposible destacar alguna canción (menos el vanguardismo latoso de "Revolution 9") ya que cada escucha puede revelar un aspecto o detalle pasado por alto de una pieza no valorada en su justa medida que nos alcance su verdadera dimensión, e impregne nuestras más agudas sensaciones entre sus elaboradas notas, ya que hasta la más nimiedad de los genios de Liverpool es un hecho gigantesco para la mayoría de los grupos.

"Revolution 1" (un tema de posturas revolucionarias pero de esencia pacifista presentado aquí en su versión acústica, inferior a la fuerza eléctrica y distorsionada del single), "Helter Skelter"  (la canción más potente en la carrera de los Fab Four, obra de McCartney que enloqueció al futuro asesino Charles Mason), "Dear Prudence" (dedicada a Prudence, la hermana de Mia Farrow), "Back in the USSR" (una simpática mezcla entre Chuck Berry y los Beach Boys), "Sexy Sadie" (una acérbica crítica al Mararishi Yogi), "Martha My Dear" (un tema que Paul dedicó a su perra), "Rocky Raccon" (tema acústico de influencia country), "Glass Onion" (en el que Lennon repasa con tono jocoso algunos temas de los Fab Four), "Happiness is a Warm Gun" (absorbente pieza de sublimes variaciones), "Julia" (emotivo, hermoso y obsesivo recuerdo de John a su querida madre) o "While My Guitar Gently Weeps" (la mejor canción escrita por George Harrison junto a "Something" de "Abbey Road") son algunos importantes elementos de un impresionante viaje al pasado, presente y futuro de la música del siglo XX y XXI, efectuada por unos Beatles faltos de cohesión, que ideaban y ejecutaban sus piezas casi en solitario, provocando desde su característica composición una asombrosa heterogeneidad nunca contemplada en un trabajo discográfico. 

Pop, rock, music-hall, psicodelia, country, blues, reggae, folk, surf e incluso heavy metal se dan cita en un álbum esencial de una influencia descomunal en todo tipo de vertientes musicales.

En la lírica mantiene tonalidades que alternan la melancolía, el júbilo, el desamparo, la acritud, el sarcasmo, la ironía o el cinismo.

Fuente: http://www.alohacriticon.com/alohapoprock/article410.html



LOVE - Four sail 1969
Denostado por algunos (que seguro ni siquiera lo han escuchado), "Four sail" es un recorrido magistral por las composiciones de Arthur Lee tras la explosión creativa anterior en su obra cumbre "Forever Changes".

De este disco sólo queda de los originales Love el propio Lee, alma mater y esencia de la formación que reclutó a excelentes instrumentistas como Frank Fayad en el bajo, George Suranovich en la batería y el guitarrista líder Jay Donnellan, quien además de aportar su talento a las seis cuerdas incluso se atreve a acompañar a Arthur en la escritura de la memorable "Singing Cowboy".

Las constantes básicas de Love, melodías pop barrocas con trazos folk y psicodélicos (incluso en breves pasajes encontramos retazos jazzísticos) y la melosa vocalidad de su líder, se vuelven a encontrar en esta joya de categoría cercana al aclamado "Forever Changes"

El disco se compone de una decena de maravillas comenzadas por "August", la pieza de mayor peso guitarrero (bastante influenciada por su amigo Jimi Hendrix) que a su calado instrumental une una melodía admirable.

El resto del disco, con predominio acústico, no cae en ningún momento de su primer y sobresaliente nivel, ofreciéndonos excelentes melodías y bellas armonías del propio Lee y en ocasiones de Fayad y Suranovich, como las escuchadas en "I'm with you", "Singing Cowboy", "Dream", "Robert Montgomery" y "Always see your face", verdaderas obras maestras de perfección pop.

Fuente: http://www.alohacriticon.com/alohapoprock/article629.html


THE WHO - Sings my generation 1965
Máximos exponentes junto a los Small Faces  del famoso movimiento mod británico de mediados de los años 60, el grupo The Who ya antes de la salida al mercado de este magistral primer álbum había iniciado su esplendorosa trayectoria con un sencillo de impacto, "I Can't Explain", tema que significó un fenomenal adelanto de lo que estaba por llegar.

Y es que sólo un par de contundentes singles y este impetuoso LP bastaron para considerar a Pete Townshend como uno de los grandes compositores de su tiempo, a Keith Moon y John Entwistle como una de las secciones rítmicas más vigorosa y excitante de la historia del rock, y a Roger Daltrey como un cantante de múltiples recursos moldeado en ascendencias soul y R&B.

Distorsiones guitarreras en bullliciosas y crudas piezas de espíritu negro como "Out in the street", poderosos temas frat-rock con contagiosos estribillos como "The good's gone", rítmicas canciones pop con sugerentes trabajos vocales como "La la la lies" o "Much too much", el R&B maquillado de mod/pop de "It's not true" o "A legal mater" (cantada por Pete), proto-psicodelia adornada por cuernos franceses en "Instant Party (Circles)", catárticos himnos juveniles de angulosa ejecución garajera como "My generation", instrumentales frenéticos de naturaleza psicopática como "The Ox" y pulidas joyas melódicas de inyección mod e influencia Beatles  como "The Kids are alright" exponen con inquietud y nervio el gran talento de esta esencial banda británica.

La rendición a los ritmos negros la hallamos en los dos versiones de James Brown, "I don't mind" y "Please Please Please", con Daltrey remedando el proceder de Mr. Dynamite.

Fuente: http://www.alohacriticon.com/alohapoprock/article796.html


THE EASYBEATS - Vigil 1968
Easybeats fue una institución del beat garajero proveniente de las antípodas. Denominados los "Beatles  australianos", de la mano de sus dos talentosos compositores, Harry Vanda y George Young (hermano de Angus y Malcolm Young y futuro productor de AC/DC), nos han legado una respetable e infravalorada colección de canciones con el clásico "Friday on My Mind" en primer plano.

"Vigil" quizá sea su mejor disco grande, jubiloso LP al que asisten invitados de primera fila como el pianista Nicky Hopkins y Steve Marriott, el guitarrista y cantante de los Small Faces.

El LP principia con "Good Times", demoledor rock'n'roll de enloquecido estribillo en el que se escucha berrear extasiadamente a Marriott y que encantó al mismísimo Paul McCartney  (se cuenta la anécdota que Macca estaba conduciendo en su coche con la radio puesta y que al oír el tema, tuvo que parar el coche y llamar a la BBC para que lo volvieran a repetir).

Este gran punto de partida es continuado por una impresionante serie de lecciones pop de alto nivel con canciones cuidadas hasta el último detalle, entre ellas "What in the world" y su juguetón estribillo, "Hello, how are you", "Falling off the edge of the world", el barroquismo de "The music goes round my head", el bubblegum de "Sha la la", la psicodelia de "Come in you'll get pneumonia", los ritmos soul de "See saw" y "I can't stand it", el ambiente festivo de "We all live happily together", arriesgado tema con multitud de efectos sonoros, y las fantásticas versiones de clásicos como "Can't take my eyes off you", de igual o superior calado que la original de los Four Seasons, y "Hit the road, Jack", interpretada con unos elegantes toques jazz.

A destacar que en "Vigil" se incluye una de las mejores canciones de la pareja Vanda/Young, "Land of make believe", prodigio melódico barroco-psicodélico lleno de sensibilidad que justifica por sí solo la adquisición de este disco.

Fuente: http://www.alohacriticon.com/alohapoprock/article512.html


THE ROLLING STONES - Beggars Banquet 1968
Tras un breve periodo de confusión en el que editaron el álbum "Their Satanic Majesties Request" como respuesta fallida (a pesar de tratarse de un buen trabajo) al "Sgt. Pepper's" de los Beatles, el siguiente disco grande de los Rolling Stones significó un esencial y brillante regreso a sus orígenes musicales con un banquete de mendigos (Beggar's Banquet) en un menú alejado de experimentaciones psicodélicas.

El grupo londinense recuperó en este álbum el sabor más afín a la banda en su registro de una sobresaliente colección de temas de consistencia rock, sonidos acústicos y alma blues, contenidas en un disco con retrete de mala muerte (aunque por lo menos tiene rollo de papel higiénico) en donde se manifiesta en una pintada que el sueño de Bob Dylan es tirar de la cisterna.

Una de sus mejores y más populares canciones, "Sympathy For The Devil", corte que amalgama con admirable equilibrio diferentes sonoridades (incluida la samba), es el espectacular punto de arranque de una sucesión de impetuosas, acérbicas, turbulentas e insurrectas piezas maestras.

En "No Expectations" muestran un talante desesperanzado con el malogrado Brian Jones ejecutando una slide guitar, al igual que hace en la fantástica y subestimada "Jig-Saw Puzzle".

Aportan su punto de vista sobre la efervescencia de la época y la consecuente violencia libertaria en la punzante "Street fighting man", mientras que su particular sentido del humor aflora en "Dear Doctor", uno de sus primeros coqueteos con el country-rock.

En "Stray Cat Blues" hablan de la relación con una quinceañera de ávidos deseos sexuales.

"Parachute Woman" evidencia su natural y constante apego al blues con un retorno a la materia carnal.

El broche de oro a esta magistral demostración de talento musical lo pone el rock con espíritu gospel de "Salt Of The Earth", pieza con comentario social que junto a "Sympathy For The Devil" es el tema más logrado de "Beggars Banquet", una obra magna producida por el indispensable Jimmy Miller que debuta aquí con los Stones y que prosiguió sus andanzas con el quinteto grabando sus Lps más contundentes.

Fuente: http://www.alohacriticon.com/alohapoprock/article706.html


Fuentes:
Imagen de la portada: http://images.orkut.com/orkut/photos/RAAAAL6N_EG4TSviVRH2jlCw82shUehCwEiZIzZD4tG4jqz_y7S73FwHjRp_8KoUrVtbjZGWEvQK_6NwPiDGk7QUbDSLgue7E5zwvk5uJHAtW18sAJtU9VBeLEU6Cyf64uMd7xSkUMcwAbE7ZA.jpg
(Adaptada por Oscar Vela).

1 comentario:

  1. El Álbum Blanco... ¡qué maravilla!
    Me encanta Back in the URSS o Mother's nature son. Las composiciones de George aquí son tremendas y, aunque While my guitar es una obra maestra, me llama un poquito más la versión acústica que pudimos disfrutar en Anthology III.
    Para mí, sublime.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld
¿Te gusta el cine? ¿Te gusta el western? Más concretamente... ¿el Eurowestern? Pues estás de enhorabuena... porque ya se puede adquirir WESTERNWORLD #3 Primer especial de una trilogía sobre el Eurowestern. 310 Páginas a todo color con cantidad de material de coleccionismo junto a un meticuloso análisis del género. Numerosos meses de trabajo y años de coleccionismo para llevar a cabo esta revista, la cual no sería posible sin la colaboración de profesionales como: Juan Pablo Campelo (su creador), Javier G. Romero, Miguel Angel Plana Fernández, Carlos Díaz Maroto, James Wallestein, José Abad, Dani Morell, Lucia Perez García, Dario Lavia y un servidor Oscar Vela "Mastí". SOLO VENTA POR CORREO. Info. y pedidos: westernworldspain@gmail.com