jueves, 19 de junio de 2014

El cielo es real. Una película de Randall Wallace

El próximo viernes 20 de junio se estrena en la cartelera española la película "El cielo es real", dirigida por Randall Wallace, y protagonizada por Greg Kinnear (visto en "Mejor Imposible") y Kelly Reilly (vista en "El Vuelo").

En 2010, un libro de un autor desconocido – cuya lectura fue fomentada exclusivamente por el boca a boca y el fuerte entusiasmo de curiosos y conmovidos lectores – de repente y de la nada alcanzó la cacareada primera posición en la lista de ventas del New York Times. Hablamos de "El cielo es real", de Todd Burpo y Lynn Vincent, que vendió más de 10 millones de copias en todo el mundo y se ha traducido a 35 idiomas, provocando animadas conversaciones sobre la naturaleza de la vida, la fe y la eternidad entre familias y comunidades en todo el mundo. 


El viaje deslumbrante del libro empezó con la terrible pesadilla de unos padres: un niño enfermo del que los doctores dijeron que era improbable que se recuperara. Pero el pequeño Colton se recuperó y ese fue precisamente el comienzo de sus sorpresas. Tras la recuperación, el niño de 4 años comenzó a contar una historia increíble: que durante su delicada operación fue al cielo y vio un reino de belleza indescriptible y suma paz, encontrándose incluso con familiares fallecidos que el pequeño no conocía personalmente. 

Al principio, la familia Burpo no sabía muy bien qué hacer con las revelaciones de su hijo. Cuando su hijo hablaba sobre ello lo hacía con inocencia infantil y ellos estaban convencidos al 100% que no se lo inventaba. Pero a pesar de que fueran personas de fe – de hecho, Todd era pastor en su pequeña ciudad de Nebraska – se estaban enfrentando con preguntas que nunca se habían planteado. 

El director Randall Wallace con el actor protagonista Greg Kinear, en un lance del rodaje.

Claro que habían hablado e imaginado el cielo en abstracto; pero ¿acaso era posible que la experiencia  de su hijo fuera real? Y si él había descubierto uno de los grandes misterios de la vida... ¿serían capaces de compartir este acontecimiento desconcertante con un mundo propenso a la incredulidad y al escepticismo? ¿Deberían?

Esta parte del viaje de Todd Burpo – quien atravesó un mar de dudas y defendió a su hijo y sus propias convicciones que forjó a pulso– fascinó a los realizadores responsables de la adaptación cinematográfica del libro. Ellos vieron una historia con la que cualquier persona que se haya preguntado sobre la vida, la muerte y el significado de todo ello, o que alguna vez se haya arriesgado por sus creencias más arraigadas, podría  identificarse personalmente. 


Como tantos otros, el director y escritor del guión de "El cielo es real" Randall Wallace ha perdido a seres queridos y ha considerado la promesa del cielo – pero en muchas ocasiones se ha enfrentado también con las grandes preguntas sobre la vida aquí y ahora. Es uno de los guionistas más solicitados de Hollywood conocido por una filmografía que ha tratado de muchas maneras el  poderoso tema del valor frente a la adversidad en películas, tales como: Braveheart, Secretariat, Cuando éramos soldados y El hombre de la máscara de hierro. "El cielo es real" haría lo mismo, pero además lo pondría en contacto directo con algunos de los temas más personales: la naturaleza de las creencias, las experiencias próximas a la muerte, la cuestión del más allá y el potencial de esta vida. 

"La historia trata temas fascinantes," reflexiona Wallace. "La pregunta qué ocurre cuando morimos es sin duda una cuestión que en el fondo todos en algún momento nos hemos hecho. Pero la historia de la familia Burpo también toca otras cuestiones de gran importancia: ¿Qué nos hace sentir vivos? ¿Cuál es la fuente de la fe? ¿Qué nos motiva? ¿Cuál es la herramienta que cambia nuestra vida? ¿Qué nos hace dejar de temer y empezar a avanzar en nuestra vida con confianza y seguridad? Lo que me gusta de esta historia es que atañe a todo esto."

Y agrega: "Las mejores historias son aquellas que cautivan la imaginación y nos conducen al  futuro – y aquellas que requieren valor para contarlas. Esta es una de ellas."


La historia llegó a Wallace de la mano del veterano productor de Hollywood, Joe Roth, quien leyó por primera vez sobre la familia Burpo en un artículo de dos párrafos sobre el libro antes de que se publicara. Habiendo producido docenas de exitosas películas desde la década de 1970, el instinto de Roth inmediatamente se activó. 

"Desde hace 40 años tengo la costumbre de leer la sección de reseñas de libros del New York Times con la esperanza de que algún día me toparía con algo que nadie más había considerado – pero hasta ahora no había tenido éxito porque cuando aparecía en el Times ya alguien lo había comprado," cuenta Roth. "Pero cuando leí sobre este libro, me pareció una idea genial para una película. Plantea una pregunta que todos nos hemos hecho: ¿qué ocurre después de la muerte? Sin importar tu religión o el trasfondo del que provengas, o si viviste hace 2000 años o en el año 2014, es una pregunta que fascina a cualquiera."

El productor Bishop T.D. Jakes (en el centro) con la familia Burpo (de Izq a Dch) Sonja, Todd, Colby, Colton y Cassie, en el set de TriStar Pictures.

La naturaleza de la familia Burpo, pilares de la comunidad en el seno de un pequeño pueblo, lo hizo incluso más identificable e intrínsecamente dramático, considera Roth. "Hablamos de un pastor que cuando se enfrenta a la historia de su hijo, no está muy seguro si creerla o no y duda si debería comunicarlo a los vecinos y alterar el orden, o simplemente aparcar el asunto," explica Roth. "Y él se arriesgó, lo cual me atrajo – él apoyó la visión de su hijo a pesar de que potencialmente hubiera podido perder su trabajo y le hicieran la cruz en el pueblo."

Roth estaba entusiasmado al enterarse que era el primer gran productor en hablar con la familia Burpo – y solo cuatro semanas después de llegar a un acuerdo con ellos, sus instintos fueron recompensados cuando el libro llegó al nº1 en la lista de ventas, demostrando así su gran interés cultural. Para entonces, él ya estaba buscando a Randall Wallace para colaborar en calidad de escritor y director, habiendo trabajado con él como guionista en "Pearl Harbor" y "Cuando éramos soldados".


Para Roth, anclar "El cielo es real" en la visión de un dotado escritor cinematográfico supuso una perspectiva muy interesante. "Probablemente Randy es uno de los guionistas más importantes de Hollywood y un director formidable," dice el productor. "Además, tiene un trasfondo ecuménico y una habilidad para contar historias interesantes sobre la esperanza."

Aunque millones de lectores terminan "El cielo es real" sintiendo la emoción de haber profundizado en sus convicciones, Wallace es muy consciente de que no todo el mundo interpretará las cosas que Colton vio durante su operación de la misma forma – y el guión lidia con esas mismas dudas. 


"Algunos se mostrarán escépticos desde el primer momento," reconoce Wallace. "Yo era escéptico respecto a diferentes aspectos de la historia – sobre lo que los personajes dijeron que ocurrió, lo que ellos creen que ocurrió, lo que contaron de su experiencia… lo cuestionaba todo. Pero una de las características de toda gran historia es el misterio y el suspense. Es ese cuestionamiento el que hace que avancemos  en esta historia… y en la vida."

Para Wallace, la fuerza de "El cielo es real" no depende solo de lo que dice Colton que vio en el cielo, sino aún más en como su historia ha tocado, y cambiado, tantas vidas aquí en la tierra. "Al final la cuestión que cada persona enfrenta en este mundo es ¿qué voy a hacer con el aire que respiro, con este corazón que late en mi pecho, con mis pensamientos? ¿Qué voy a hacer en esta vida? Lo que le ocurrió a Colton nos hace pensar en estas cosas," concluye. 


A medida que avanzaba el guión, Wallace también empezaba a desarrollar una regla básica para la producción. "Cuando empezamos este proceso, lo único que les dije a todos aquellos que se sumaban a la película era ‘recuerda el título: El cielo es real. Siempre sentí esta necesidad de convivir en una historia real sobre gente real – así que era esencial que cada escena, cada acción y cada palabra, se percibiera como parte de la vida diaria."

Para Wallace, lo más importante era presentar la historia de Burpo de una forma auténtica y convincente, y dejar lo demás a la meditación personal y la conversación y diálogo a posteriori. "Lo que creo que atraerá a la gente a El cielo es real es la idea de que la historia le cautivará. A la gente le gusta emocionarse, entusiasmarse y que se le hable al corazón," resume.

Fuentes:
Pressbook e imágenes cortesía de ©Sony Pictures Releasing de España S.A.
http://www.image.net/  ©Getty Images
http://www.filmaffinity.com/es/film164293.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario