lunes, 28 de julio de 2014

Entrevista a Lisa Azuelos, directora de "Reencontrar el amor"

El próximo viernes 1 de agosto se estrena en las carteleras españolas la película "Reencontrar el amor" ("Une rencontre" en su título original en francés), dirigida por Lisa Azuelos, y protagonizada por Sophie Marceau (conocida internacionalmente por su interpretación en "Braveheart" [Mel Gibson, 1995]), y François Cluzet (visto en la estupenda comedia "Intocable" [Olivier Nakache y Eric Toledano, 2011]).

"Reencontrar el amor" nos trae la historia de Pierre (François Cluzet), un hombre que lleva quince años casado y tiene dos hijos. Ama a su mujer y se siente realizado como padre. Es un hombre satisfecho. Una noche conoce a Elsa (Sophie Marceau), con quien compartirá charlas, risas y bromas. Pero Elsa tiene como regla de oro no liarse con hombres casados y Pierre, por su parte, quiere permanecer fiel a su esposa. Dos semanas después se vuelven a encontrar por casualidad y volverán a sentir una fuerte atracción. Será en ese momento cuando sus fantasías comiencen a mezclarse con la realidad.

Su directora Lisa Azuelos nos habla sobre  "Reencontrar el amor", en una entrevista concedida para Avalon Pictures...


La directora francesa Lisa Azuelos, en el set del rodaje.

Con "Comme t'y es belle!" y "LOL", supimos que los temas de tus películas suelen estar basados en tu propia vida ¿Es también el caso de "Reencontrar el amor"?

Sí y no. Aunque la historia haya surgido con naturalidad, sin ninguna premeditación; aunque este ha sido el primer guión que he escrito conforme se me ha iba ocurriendo, se trata de una película de ficción. De todos modos podría citar dos fuentes claras de inspiración. La primera es, sin duda, que he pretendido rendir homenaje a todos los hombres que he conocido desde mi divorcio. Siempre me he preguntado qué imagen da una mujer tras una separación: de la noche a la mañana, su estatus cambia y se convierte en una amenaza potencial para las demás parejas. Si hay algo de autobiográfico en esta película, es que resume lo que mis amigas y yo misma hemos vivido. Como ex que soy, nunca he querido acostarme con hombres que ya estén cogidos, igual que para Elsa, la protagonista, eso para mí es algo prohibido. La segunda inspiración es una escena que me encanta de la película El amor después del mediodía, de Eric Rohmer. Hay un plano donde el protagonista, con el suéter a medio poner, se mira en un cristal y en su reflejo tiene la cabeza como un marciano. Después de tantos años, aún conservaba esa imagen en la cabeza, tan divertida y emotiva a la vez, y sabía que algún día la usaría como homenaje.


En "Reencontrar el amor" es la primera vez que vemos a François Cluzet en un papel romántico.

Me alegró mucho que aceptase el papel porque tenía muchas ganas de verle en un registro diferente. ¡Para mí, es el mejor actor francés! Me encantan todas sus películas, desde El infierno hasta Intocable pasando por Pequeñas mentiras sin importancia. François ha interpretado todo tipo de personajes: un tetrapléjico, un chiflado, un alcohólico, un desempleado... Y ahora, aquí, se convierte en un objeto de deseo. Quería verle en plan Hugh Grant y no me ha decepcionado en absoluto.


Otra novedad: tú misma interpretas un pequeño papel en la película. ¿Ya te has lanzado? ¿Porqué elegiste encarnar a la esposa y no a la posible amante?

Porque el papel de la “amante” ya tenía nombre y apellido: Sophie Marceau. ¡Difícil luchar contra eso! (risas). Escribí la película pensando en Sophie, con la que ya había trabajado en "LOL". Solo ella podía encarnar a Elsa y jamás terminaré de agradecerle que lo hiciera con tanta clase y emoción. No solo es físicamente irresistible, ¡qué mujer! (risas), sino que profesionalmente es una máquina y funciona a la perfección sea cual sea el papel que interprete. Sophie le dio muchas vueltas al hecho de que Elsa fuese escritora, a cómo podía reflejarse en su actitud, en su perspectiva. Si yo participo en la película, es porque no conseguía encontrar a la esposa ideal para Pierre. Para encarnar a Anne, necesitaba una mujer lo más “normal”, con la que cualquiera pudiera identificarse. ¿Habría sido creíble una actriz de verdad en el papel de una mujer casada desde hace años? Le propuse algunos nombres a François Cluzet, pero ninguno encajaba, hasta que un día dije, medio en serio, medio en broma: “¡oye, que lo hago yo!” Y para mi sorpresa y alivio, ¡le pareció una idea fantástica!


¿Cómo fue para ti la experiencia de convertirte en actriz?

Desde luego, ha sido un verdadero desafío. En cada rodaje, me gusta marcarme algún reto (rodar con adolescentes en "LOL" o con cuatro actrices principales en "Comme t’y es belle"), y en este caso el desafío era yo. Tenía ganas de actuar, porque los que nos dedicamos a escribir somos todo cabeza, y para ser actor no basta con eso, además hay que tener un cuerpo. Estaba en un momento de mi vida en el que me venía muy bien, tenía ganas de encarnar a otra persona, de salirme de mi mundo, tanto en sentido literal como figurado. Puede que también fuera porque tenía una cuenta pendiente. Cuando tenía 15 años, me propusieron interpretar a la niña de la película Tú me hiciste mujer y, en el último momento, mis padres decidieron que ni por asomo yo iba a hacer de actriz. De ese modo, actuar se convirtió en algo prohibido para mí, ¡suerte que me encanta desafiar lo prohibido!


Suele decirse que estar a los dos lados de la cámara es lo más duro que hay, ahora que lo has experimentado ¿Es eso cierto?

Lo confirmo. Es complicadísimo mantener la perspectiva respecto a uno mismo en pantalla. Le pedí a François Cluzet que me ayudara y la verdad es que resultó ser un buenísimo consejero. Es un actor que sabe que una película es, antes que todo, un equipo. Creo que mi presencia a ambos lados de la cámara ha sido útil para la historia: cuando Sophie y François interpretaban escenas de amor y deseo, yo estaba allí todo el rato, no sólo como directora, sino también como la sombra de Anna, la esposa de Pierre. Inconscientemente, me aseguré de estar siempre presente y de que no se olvidaran de mí.


El misterio sobrevuela buena parte de la película. Sin desvelar el final, ¿No temes que se diga que es una historia moralizadora?

¡No es mi intención, en absoluto! Al principio, la película iba a llamarse “La gente de bien”, pero lo cambié porque no quería emitir ningún juicio sobre los personajes. En esta historia no hay un malo y un bueno. Es una historia en la que todos tienen sus razones para actuar del modo que lo hacen. Pierre está casado con una mujer a la que ama profundamente, aunque, después de tantos años de matrimonio, estén inmersos en la rutina. Anne es consciente de que algo está ocurriendo pero no por ello se vuelve una arpía. Elsa, acaba de separarse, y lo último que quiere es empezar una relación con un hombre casado. Pierre ha aparecido por sorpresa, pillándola desprevenida y hace que se sienta culpable. Todos, no solo la mujer de Pierre, tienen mucho que perder con esa relación.

En tus películas, encontramos escenas con tu firma personal: mujeres cantando al volante, niños que no acuden cuando se les llama a la mesa, hombres frente a la televisión...

¡Es verdad! También sale gente de fiesta, gente que habla de guantes de limpieza... Me he dado cuenta de que tengo una nueva seña de identidad. En mis últimas películas hablo de Londres y de Rennes, donde jamás he puesto un solo pie. Podría ser objeto de psicoanálisis, ¡debería profundizar al respecto!


La película está dedicada a tu amiga Valérie Benguigui...

Valérie murió cuando estaba terminando el montaje. Es una persona a la que siempre querré, nada puede vencer, ni poner fin a nuestro vínculo intenso. Esta película habla de eso, de esa eternidad que mana de un encuentro, sin importar si se trata de un encuentro amistoso o romántico. Pierre siempre amará a Elsa, yo siempre amaré a Valérie. Esta historia tenía que estar dedicada a ella, no podía ser de otra forma.

Fuentes:
Entrevista extraída de pressbook.
Pressbook e imágenes cortesía de ©Avalon
http://www.avalon.me/
http://www.filmaffinity.com/es/film550224.html
http://creneau-films-production.blogspot.com.es/2014/05/une-rencontre-de-lisa-azuelos.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld
¿Te gusta el cine? ¿Te gusta el western? Más concretamente... ¿el Eurowestern? Pues estás de enhorabuena... porque ya se puede adquirir WESTERNWORLD #3 Primer especial de una trilogía sobre el Eurowestern. 310 Páginas a todo color con cantidad de material de coleccionismo junto a un meticuloso análisis del género. Numerosos meses de trabajo y años de coleccionismo para llevar a cabo esta revista, la cual no sería posible sin la colaboración de profesionales como: Juan Pablo Campelo (su creador), Javier G. Romero, Miguel Angel Plana Fernández, Carlos Díaz Maroto, James Wallestein, José Abad, Dani Morell, Lucia Perez García, Dario Lavia y un servidor Oscar Vela "Mastí". SOLO VENTA POR CORREO. Info. y pedidos: westernworldspain@gmail.com