martes, 30 de septiembre de 2014

Los tontos y los estúpidos. Una película de Roberto Castón

El próximo viernes 3 de octubre se estrena en las carteleras españolas la película "Los tontos y los estúpidos", dirigida por Robert Castón y protagonizada por Roberto Álamo, Cuca Escribano, Fidel Betancourt y Aitor Beltrán.

La premisa de la película se centra en grupo de profesionales del cine que entra en un plató para, a lo largo de un solo día, leer/ensayar/contar/vivir la historia de “Los tontos y los estúpidos”. Sentados alrededor de una mesa y siguiendo las indicaciones del director (interpretado por Roberto Álamo), los actores nos presentan el proceso de creación de los personajes y de cómo mediante los ensayos, las indicaciones, la iluminación, el sonido o el atrezzo, lo que al principio no era más que una historia plasmada en un guión se convierte en una película, en cine, esa gran ilusión óptica, ese engaño visual que nos permite disfrutar de las historias que vemos en la pantalla. Mario (Josean Bengoetxea), Paula (Cuca Escribano), Miguel (Aitor Beltrán), Lourdes (Nausicaa Bonin) y su madre (Vicky Peña) fingen, representan, aparentan, esconden sus defectos y carencias, engañan y se autoengañan. Unos, para que todo cambie y al final todo siga igual. Otros, se hartarán en el camino de tanta mentira y actuación y apostarán su felicidad a una sola carta. Y es que no es lo mismo ser tonto que ser estúpido...


El director Roberto Castón en un lance del rodaje.

Su director Roberto Castón nos comenta las motivaciones de su última película, "Los Tontos y los Estúpidos": "La aceptación de uno mismo, la soledad, la búsqueda del amor y la (de)construcción de la familia son los cuatro ejes temáticos principales sobre los que giraba ya mi anterior largometraje “Ander” y vuelvo sobre ellos en “Los tontos y los estúpidos”, pero de manera muy diferente."

“Ander” tenía un único protagonista, el resto eran secundarios muy importantes, cada uno con sus historias particulares (subtramas) que incidían notablemente en la trama principal.  En “Los tontos y los estúpidos” partimos de cuatro protagonistas, que, si bien no parecen conocerse entre ellos, pronto nosdaremos cuenta de que tienen mucho que ver los unos con los otros, incluso más de lo que ellos mismos saben.


El orden de los cuatro temas no está elegido al azar, sino que uno es causa/efecto del siguiente. Empecemos por el primero y aparecerán irremediablemente el resto.

Los cuatro protagonistas tienen que aceptase a sí mismos, o al menos intentarlo, para seguir adelante. Miguel tiene que aceptar su enfermedad, vivir con ella y no contra ella; Lourdes, su complejo de inferioridad; Mario tiene que reconocer que su vida de éxito profesional encubre una vida personal y sentimental desastrosa sin más cariño que el que pueda recibir de sus hijas (frágiles y caprichosas, a semejanza de sus padres); por último, Paula, se niega a aceptar su propia edad y esa negación la obligan a fantasear con jóvenes hermosos,sin permitirse más que eso, fantasías, hasta que la autorepresión se hace insoportable. Todos, por este motivo, están, se encuentran, se siententerriblemente solos.


Este sentimiento de soledad, a veces insoportable, junto con algunos elementos externos propiciados por los múltiples secundarios y sus subtramas,crean el entorno propicio para que los cuatro personajes intenten buscar el amor o recuperar el perdido. Pero mientras Miguel y Lourdes, los que se autodenominan de manera afectiva “tontos”, lo hacen poniendo el énfasis en las similitudes que hay entre ellos y no en las muchas cosas que los separan,los otros, Paula y Mario, los que se espetan “estúpido/a” a la mínima ocasión,actúan como tales (estúpidamente) buscando el amor donde inconscientemente saben que no van a encontrarlo. Así, mientras unos forman una familia “diferente” basada en la sinceridad, la confianza y el amor (en una de sus múltiples variantes), los otros perecen en el intento y deben conformarse con su triste destino: seguir como hasta ahora, pero peor, al saber que han perdido una nueva oportunidad de rehacer sus vidas, ya fuese juntos o por separado.

En la nueva familia formada por Miguel y Lourdes, el azar y el “cambio de sexo” de la madre de esta última son los grandes incidentes inductores. El azar hace que coincidan varias veces tanto en el supermercado (estableciendo una cordial relación dependiente-cliente) como en el hospital (encuentros notan cordiales por lo que conlleva de vergüenza y tristeza). Es el cambio de la madre moribunda, con metástasis en el cerebro, que decide morir como un hombre, o al menos vestido como tal, lo que le hace ver a Lourdes las cosas de otra manera. Ya no todo es blanco ynegro, quizá también haya grises. Eso la decide a confiarse a su nuevo amigo: Miguel. Miguel por su parte agradece esa confianza con la suya propia contándole su terrible secreto. La reacción de Lourdes es la que necesitaba y ve en ella y en ese hijo que va a nacer una solución amable y, ahora sí, sincera a esa soledad.


No es casual que el sujeto distorsionador de la familia “estándar” (Mario, Paula e hijas), sea un joven extranjero, lejano y cercano a un tiempo: un joven francés, bello e inteligente. Paula y sus hijas se vuelven locas por él, cada una a su manera. Mario enseguida lo ve como un enemigo capaz de arrebatarle lo poco que tiene: el cariño de sus hijas. Aun así no consigue caerle mal y por segundos (o por minutos, o por horas; ni sabemos este detalle ni importa realmente) se deja embaucar por su simpatía y por su belleza. André es la síntesis y la antítesis de todos ellos. ¿O André no existe y es una fabulación/alucinación colectiva?

Me gustaría resaltar el carácter tragicómico de “Los tontos ylos estúpidos”. No hay mayor tragedia que aquella que pueda resultar cómica a los ojos de un extraño, porque de ese modo ni siquiera se puede producir empatía con la/el persona/personaje que sufre. Pero también hay momentos de pura comedia que alivian al espectador de la sobrecarga de drama. Esas risas o sonrisas que puedan suscitar en el público ciertas secuencias hacen intuir un halo de esperanza en al menos una de las parejas.


No concibo una película sin esperanza. Por mínima que sea, siempre debería haber un resquicio a esa posibilidad. Es una postura política, sin duda. Como el hecho de que no la haya, desde luego, pero a mi modo de ver menos “noble”. Y que la esperanza y la comedia esté del lado de los “tontos”; y la desesperanza y la tragicomedia estén en sintonía con los “estúpidos”, también es una postura política. Pero el cine siempre es político. Incluso, como dice Marcel Hanoun, el cine de “entretenimiento” también es político porque consigue evadirnos, distraernos de los problemas reales que tenemos y a los que volvemos en cuanto se enciende las luces de la sala.

El cine ha de ser, además, un acto de honestidad hacia el espectador. Y esa honestidad se consigue con una coherencia interna entre fondo y forma, entre contenido y continente.

¿Cómo abordar pues estéticamente una (de)construcción de la familia de forma coherente? No se me ocurrió mejor forma que mediante una (de)construcción fílmica.


Dividimos el espacio escénico en cuatro grados entre lo real (1) y lo creado (4), siendo el exterior del plató el grado 1; el primer tercio del plató donde está el material y personal técnico-artístico el grado 2; la mesa de lectura donde los actores leen/ensayan junto con el director el grado 3; y el fondo del plató donde se recrean algunas secuencias sobre potentes fondos negros el grado 4. Después, usamos por contraste los recursos fotográficos y sonoros del cine: cuanto más nos acercamos a la ficción, más real se vuelve la imagen (color, HD, sonido 5.1.); y viceversa, la realidad es fotografiada en B/N y muda.

Cine político, pero honesto, sin ases en la manga. Con la nuevas reglas del juego bien expuestas en los primeros minutos del primer acto. Personas que son actores que son personajes que son personas. Espectador activo y cómplice. El objetivo último es la credibilidad de lo que se está contanto tanto de lo real como de lo ficticio. Sin credibilidad no hay empatía con el espectador, sin empatía no hay emoción, sin emoción no hay cine.

Fuentes:
Pressbook e imágenes cortesía de ©Ilusión Óptica
http://www.lostontosylosestupidos.com/#!
http://www.filmaffinity.com/es/film709944.html

2 comentarios:

  1. Buena review de la película. Veremos que tal es. ¡Cine dentro del cine!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Félix... Muchas gracias... me alegro de que te haya gustado el reportaje... solamente por el mero hecho de ser cine dentro del cine, "rompiendo" de alguna manera las reglas habituales cinematográficas, creo que valdrá la pena echarle un ojo a este proyecto...

      Veremos a ver que tal... de momento, pinta bastante bien.

      Saludos compañero!!! Gracias por pasarte y comentar! ;)

      Eliminar

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld
¿Te gusta el cine? ¿Te gusta el western? Más concretamente... ¿el Eurowestern? Pues estás de enhorabuena... porque ya se puede adquirir WESTERNWORLD #3 Primer especial de una trilogía sobre el Eurowestern. 310 Páginas a todo color con cantidad de material de coleccionismo junto a un meticuloso análisis del género. Numerosos meses de trabajo y años de coleccionismo para llevar a cabo esta revista, la cual no sería posible sin la colaboración de profesionales como: Juan Pablo Campelo (su creador), Javier G. Romero, Miguel Angel Plana Fernández, Carlos Díaz Maroto, James Wallestein, José Abad, Dani Morell, Lucia Perez García, Dario Lavia y un servidor Oscar Vela "Mastí". SOLO VENTA POR CORREO. Info. y pedidos: westernworldspain@gmail.com