miércoles, 29 de octubre de 2014

Loreak (Flores). Una película de José María Goenaga y Jon Garaño

El próximo viernes 31 de octubre se estrena en las carteleras españolas "Loreak", la segunda película dirigida por el tándem Garaño-Goenaga. Su anterior película, titulada "80 egunean (En 80 días)", participó en más de 100 festivales internacionales, entre ellos cuatro de categoría "A" (Karlovy Vary Internation Film Festival, Festival Internacional de Cine de San Sebastián, Montreal World Flm Festival y Festival Internacional de Cine de El Cairo) consiguiendo en su recorrido más de 30 premios y convirtiéndose en la película en euskera más galardonada hasta la fecha.

"Loreak" nos cuenta la historia de Ane, que da un giro inesperado cuando, semana tras semana, empieza a recibir un ramo de flores en su casa, siempre a la misma hora y de forma anónima. Por otro lado, las vidas de Lourdes y Tere también se ven afectadas por unas misteriosas flores, ya que un desconocido las deposita semanalmente en memoria de alguien que fe importante en sus vidas.


En resumidas cuentas, esta es la historia de tres mujeres... tres vidas alteradas por la mera presencia de unos ramos de flores. Flores que harán brotar en ellas sentimientos que parecían olvidados... Pero al fin y al cabo, no son más que flores.

Los directores José María Goenaga y Jon Garaño, en una foto de archivo.

Sus directores José María Goenaga y Jon Garaño nos comentan sobre su última película conjunta: "Vivimos rodeados de flores. Flores en bodas y en funerales, flores en una mesa, flores en paredes, en un jardín o en una carretera. Da la impresión de que recurrimos a su imagen constantemente con el fin de expresar lo que muchas veces no sabemos decir mediante palabras. Pocas imágenes sirven ara transmitir tantas y tan diversas cosas. Y es que según el contexto en el que se den, el significado de estas flores puede cambiar radicalmente; además, según quién las mire, o quién sea su receptor, este significado puede variar.

"A partir de esa ambigüedad y posibilidad de significados nace la semilla de "Loreak". Nos parecía interesante explorar cómo algo, en principio tan despojado de significado como un ramos de flores, puede llegar a convertirse en el más certero de los mensajes. Y cambiar, con ello, la realidad de su receptor. "Loreak" es una película plagada de flores. Flores en distintos contextos y, por tanto, flores que cuentan distintas historias, pero que al final convergen en un único destino."


Sobre ese "germen" que marco el origen del filme, sus directores puntualizan: "A veces el germen de una historia se encuentra en una anécdota que te cuentan, en una situación que has vivido o en alguien que conoces; no obstante, otras veces las historias nacen de una simple imagen, y ese es el caso de "Loreak". Unas flores depositadas en la cuneta de una carretera fueron suficientes para poner en marcha todo el mecanismo creativo que ha confluido en la consecución de esta película. Pensábamos (y seguimos pensando que pocas imágenes apelan a nuestros sentimientos de forma tan rotunda como lo hace un ramo de flores en una carretera. En cuanto lo vemos, es inevitable sentirnos invadidos por la tristeza, al evocar el drama que se oculta detrás; esas vidas que han sido truncadas de manera brusca e inexorable. Pero ¿a quién van dirigidas esas flores? ¿van dirigidas al fallecido?¿van dirigidas a quien pasa ante ellas?  ¿tal vez vayan dirigidas a la propia persona que las deposita? Dicho de otro modo, ¿qué es lo que motiva en la gente la necesidad de dejar flores con una periodicidad y una entrega que en ocasiones puede rayar lo obsesivo?"

Sus directores Garaño y Goenaga responden a esas cuestiones que plantea el largometraje, afirmando: "Suponemos que habrá muchas motivaciones, pero en nuestra opinión, la que sobresale por encima de las demás es la necesidad de rebelarse contra el olvido. Se trata de demostrar (a los demás y a uno mismo) que no queremos olvidar al ser querido. Y es que. como suele decirse, 'una persona sólo muere cuando se va de nuestros recuerdos'."


"Por eso, cuando las heridas van cicatrizando y el olvido se impone irremediablemente, hay quien no puede evitar sentirse culpable. Porque en ese acto de olvidar se esconde una especie de traición a la persona que nos ha dejado. Es como si. de algún modo, lo abandonáramos definitivamente. Es por eso que algunos se resisten a olvidar, utilizando para ello toda una serie de mecanismos, recurriendo a rituales y celebraciones para mantener viva la llama del recuerdo. Por eso decimos que, de algún modo, esas flores representan el miedo a olvidar y, por extensión, el miedo a ser olvidados." concluyen.

Fuentes:
Pressbook e imágenes cortesía de ©Irusoin, S.A.
http://www.image.net/  ©Getty Images
http://www.loreakfilm.com/es/
http://www.filmaffinity.com/es/film810299.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld
¿Te gusta el cine? ¿Te gusta el western? Más concretamente... ¿el Eurowestern? Pues estás de enhorabuena... porque ya se puede adquirir WESTERNWORLD #3 Primer especial de una trilogía sobre el Eurowestern. 310 Páginas a todo color con cantidad de material de coleccionismo junto a un meticuloso análisis del género. Numerosos meses de trabajo y años de coleccionismo para llevar a cabo esta revista, la cual no sería posible sin la colaboración de profesionales como: Juan Pablo Campelo (su creador), Javier G. Romero, Miguel Angel Plana Fernández, Carlos Díaz Maroto, James Wallestein, José Abad, Dani Morell, Lucia Perez García, Dario Lavia y un servidor Oscar Vela "Mastí". SOLO VENTA POR CORREO. Info. y pedidos: westernworldspain@gmail.com