miércoles, 15 de octubre de 2014

"The Equalizer: El protector". Una película de Antoine Fuqua

El próximo viernes 17 de octubre se estrena en las carteleras españolas la película "The Equalizer: El protector", dirigida por Antoine Fuqua, y protagonizada por Denzel Washington, que vuelve a colaborar con Fuqua, en “Training Day (Día de entrenamiento)”, la interpretación que le valdría el premio Oscar en 2001.

En "The Equalizer: El protector", Denzel Washington interpreta a McCall, un hombre que cree haber dejado atrás su misterioso pasado para poder llevar una vida de paz y tranquilidad. Pero, cuando McCall conoce a Teri (Chloë Grace Moretz), una joven que se encuentra en manos de unos mafiosos rusos ultraviolentos, no puede quedarse al margen, tiene que ayudarla. McCall, provisto de habilidades secretas que le permiten cobrarse venganza de cualquiera que abuse de los desamparados, abandona su retiro autoimpuesto y recupera su sed de justicia. Si alguien tiene un problema, si lo tiene todo en contra, si no tiene nadie más a quien recurrir, McCall lo ayudará. Él es el Protector.

El director estadounidense Antoine Fuqua, en el set de rodaje.

Para el director Antoine Fuqua, McCall posee algunos rasgos arquetípicos heredados de otros héroes del cine. “Esta película me recordaba a las de antes, a los filmes del Oeste que hacía Sergio Leone”, explica. “Hay un antihéroe, en conflicto, reticente y avergonzado de tener que empuñar su arma... pero, cuando tiene oportunidad de ayudar a otras personas, lo hace. Usa sus habilidades para eso”.


“A todos nos gustaría creer que hay un tipo por ahí que podría ayudarnos, si tan solo consiguiéramos localizarlo”, propone el productor Jason Blumenthal. “Si de algún modo pudiéramos responder a un anuncio en Internet en el que se suplique ayuda desesperadamente, cuando nadie más está dispuesto a ofrecerla. Me gustaría creer que, en mi momento de mayor necesidad, alguien me escucharía, alguien lo dejaría todo para ayudarme, porque sí, sin más. Y ese alguien es el Protector”.


La película toma su título de la serie de televisión de los años ochenta y comparte su premisa central: un hombre, sumamente preparado, que puede “igualar las tornas” cuando los desamparados lo tienen todo en contra. Aunque los responsables del proyecto tomaron únicamente la premisa y el título de la serie original, Blumenthal opina que dicha premisa no ha hecho más que volverse más relevante en el panorama actual. “La idea de „igualar‟ las cosas es fortísima, muy intensa”, aporta. “Mucha gente cree que el mundo está muy desequilibrado y la idea de crear un equilibrio, de igualar algo, resulta muy significativa. Si acaso, creo que esa premisa tiene más sentido ahora, en 2014, del que tenía en los 80. Es la clase de héroe que puede contar con el apoyo de la gente: un tipo que lleva a cabo heroicidades para la gente que más las necesita”.


Con esa idea presente, el proyecto se adaptó especialmente para Washington, labor que correría a cargo del guionista Richard Wenk, que conseguiría el trabajo después de que los productores vieran que entendía a la perfección el sentido del bien y del mal del personaje. “Iba a escribir un origen, algo que no existía en la serie de televisión”, explica Wenk. “McCall podía seguir siendo un misterio, pero tenía libertad para reinventar al personaje”.

“El guión de Richard es como un cartucho de dinamita”, afirma Fuqua. “Siempre resulta interesante observar la mecha. Chisporrotea y llama la atención, y sabes que, tarde o temprano, acabará explotando”.


Fuqua comenta que uno de los rasgos distintivos del personaje en el guión de Wenk era la improvisación. “McCall no lleva pistola, ya que ésta es parte de su pasado”, comenta el director. “Entra en una habitación y en dos segundos la tiene controlada. Sabe exactamente qué tienes a la izquierda, qué a la derecha y usará cualquier cosa que necesite para frenarte en seco. Toma lo que tienes y lo utiliza contra ti. No te mata a distancia, lo verás de cerca observando cómo te vas apagando lentamente hasta morir. Es una clase distinta de ser humano. No volverás a ver un sacacorchos de la misma manera, ¡te lo aseguro!”.


La idea del sacacorchos, uno de los momentos más memorables y espeluznantes de una de las secuencias de lucha clave de la película, provino del propio Fuqua. “Quedé con un amigo mío, que está familiarizado con este mundo”, recuerda. “Le expliqué que la pelea transcurría en un bar, así que me mostró toda una serie de objetos que podía encontrar en un bar y me dijo: "Estas son las cosas que me resultarían útiles". Cogió el sacacorchos y me enseñó lo que tenía pensado”.


Desde “Training Day (Día de entrenamiento)”, Fuqua y Washington han tenido varias oportunidades de volver a colaborar, pero "The Equalizer: El protector" es la primera que llega realmente a materializarse. “No lo forzamos”, proclama Blumenthal. “No pensamos: Vamos a juntar a los tipos que hicieron “Training Day (Día de entrenamiento)”. Esa no es razón para hacer una película. Creo que Antoine estaba buscando hacer un filme que le permitiera volver a indagar en un personaje y entender de verdad qué es lo que mueve a una persona. Únicamente se puede crear un gran personaje si tienes a un actor increíble y, naturalmente, contábamos con Denzel. Así que el reto se convirtió entonces en encontrar un personaje en el que Denzel pudiera meterse y un mundo al que Antoine pudiera dar vida”.

Fuentes:
Pressbook e imágenes cortesía de ©Sony Pictures Releasing de España S.A.
https://www.image.net  ©Getty Images
http://www.filmaffinity.com/es/film464633.html
http://www.elseptimoarte.net/peliculas/the-equalizer-4737.html
http://theactionelite.com/2014/09/who-should-direct-london-has-fallen/

No hay comentarios:

Publicar un comentario