miércoles, 7 de enero de 2015

Corazones de acero. Una película de David Ayer

El próximo viernes 9 de enero se estrena en las carteleras españolas, "Corazones de acero" ('Fury' en su título original en inglés), dirigida por David Ayer, y que cuenta con un excelente elenco actoral, compuesto por: Brad Pitt, Logan Lerman, Shia LaBeouf, Jon Bernthal y Michael Peña, entre otros.

La película nos trae una historia ambientada en el mes de abril de 1945, en el que una brigada de cinco soldados americanos a bordo de un tanque llamado 'el Fury', que estaba al mando del veterano sargento Wardaddy, tuvo que luchar contra un ejército nazi al borde de la desesperación, debido a que los alemanes sabían que su derrota estaba ya cantada por aquel entonces. 

En "Corazones de acero", uno de los temas cruciales para que la película tuviera el realismo que perseguía el director David Ayer, era que esa hermandad que existe entre los miembros de la dotación del tanque 'Fury' fuera lo más auténtica posible. Los miembros del carro de combaten llevan luchando juntos desde años, pasando penurias; en resumidas cuentas, como si fueran una familia. Para conseguir este vínculo, se contó con el asesoramiento de dos militares: Kevin Vance (Unidad de Operaciones Especiales de EEUU) y David Rae (Fuerzas Militares Británicas). Ambos son los responsables de que Brad Pitt, Shia LaBeouf, Logan Lerman, Jon Bernthal y Michael Peña parezcan una auténtica tripulación de un tanque. Así que, los dos militares diseñaron un campo de entrenamiento básico para los cinco actores protagonistas: "La idea era que pensaran y actuaran como un equipo, que dependieran el uno del otro" —puntualizan los militares—, este entrenamiento especial duró seis días y durante ese tiempo, su ropa, armas y raciones eran todas básicas, imitando la época en la que tiene lugar la película; asimismo, los cinco fueron expuestos a los elementos para que probaran a una escala menor todo lo que padeció la generación de la Segunda Guerra Mundial: lluvias, barro, viento, y falta de sueño.


Su director David Ayer nos comenta: "Durante el entrenamiento especial, los militares levantaban a los actores a las cinco de la madrugada, pasaban dos horas de duro entrenamiento y después realizaban ejercicios rutinarios y obstáculos hasta la tarde. Las raciones de comida se servían frías, dormían a la intemperie, bajo la lluvia y hacían turnos de guardia. De los seis días, los tres primeros se asignaron para 'destruirlos' mental y físicamente. Les mantuvieron en un estado permanente de agotamiento, agujetas e incomodidad. En los tres restantes se concentraron en reconstruirlos juntos, como un solo hombre." Concluyendo, Ayer afirma: "El campamento fue una experiencia única para todos, que les sirvió para conocerse mutuamente, creando confianza entre ellos, cosa que se ve perfectamente reflejada en la película."

Fuentes:
Pressbook e imágenes cortesía de ©Sony Pictures Releasing de España S.A.
http://www.image.net/  ©Getty Images
http://www.filmaffinity.com/es/film391687.html
http://www.elseptimoarte.net/peliculas/fury-7633.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario