martes, 27 de enero de 2015

Entrevista a Dan Gilroy, director de "Nightcrawler"

El próximo viernes 30 de enero se estrena en las carteleras españolas la película, "Nightcrawler", que supone el debut en la dirección del reputado guionista Dan Gilroy (responsable de "Acero puro", de Shawn Levy o "El legado de Bourne", de Tony Gilroy, entre otras), y que está protagonizada por un deslumbrante Jake Gyllenhaal y René Russo.

La película ha sido alabada en Festivales como Toronto International Film Festival (TIFF), Zurich Film Festival o Festival Internazionale del Film di Roma; también por los gremios de guionistas, productores y otros profesionales cinematográficos de Estados Unidos. Además, tanto ‘AFI’ (American Film Institut) como ‘NBR’ (National Board of Review of Motion Pictures) la han incluido en su lista de las 10 mejores películas de 2014. Cabe decir que hasta el momento la película ha conseguido más de 80 reconocimientos (entre premios y nominaciones), 25 de los cuales han sido para Jake Gyllenhaal, destacando su reciente nominación a los Globos de Oro, y que cuenta con una nominación en la presente edición de los premios Oscar, al mejor guión original.

"Nightcrawler" nos trae la historia de Lou Bloom, un apasionado joven que no consigue encontrar trabajo, que tras ser testigo de un accidente, descubre el mundo del periodismo criminalista en la peligrosa ciudad de Los Ángeles.


Dan Gilroy en la NYC premiere de "Nightcrawler.   Fuente: indiewire

Cuando Dan Gilroy oyó hablar por primera vez del turbio y nocturno mundo de los “nightcrawlers” (merodeadores nocturnos), la versión televisiva de los paparazzi de las revistas, armados con videocámaras, que aparecen rápidamente en escenas del crimen, accidentes de tráfico e incendios para captar imágenes que luego venderán a las televisiones, enseguida tuvo la intuición de que aquello era tierra fértil para una película.

¿Cómo se le ocurrió la idea?

Hace muchos años me interesé enormemente por un fotógrafo de escenas de crimen de los años 30 y 40 llamado Weegee (pseudónimo de Ascher Fellig). Sus instantáneas eran verdaderas perlas entre los coleccionistas. Fue el primero en ponerse un escáner de emisoras de policía en el coche, en Nueva York. Eso fue sobre 1940. Se ponía a conducir por la ciudad y se las arreglaba para llegar a las escenas del crimen antes que nadie. Era un fotógrafo extraordinario, pero no encontré la forma de realizar un filme ambientado en la época, así que aparqué la idea y me mudé a Los Ángeles. Hace unos años oí hablar de los nightcrawlers, esa gente que conduce por Los Ángeles a 160 por hora con los escáneres en marcha. Como guionista, pensé ‘Este mundo es fascinante’, pero no supe exactamente qué hacer con él. Solamente era parte de la idea. Para mí, las ideas llegan poco a poco, nunca formadas del todo. Aquello era parte de la idea, y no supe qué hacer con ella hasta que pensé en Lou, el personaje que la iba a protagonizar. Una vez conectados el mundo y el personaje, fue como tener dos partes complementarias del átomo, y de repente todo cobró sentido. Entonces ya supe qué quería hacer con aquellos dos elementos”.


¿Conocieron a algún nightcrawler real?

Sí, Jake y yo, junto con el director de fotografía Robert Elswit, fuimos un par de noches con un tipo llamado Howard Raishbrook, que nos hizo de asesor técnico. Fue espeluznante. La primera acción que vimos fue un horrible accidente de tráfico, en el que tres niñas habían salido disparadas del coche tras chocar de frente contra un muro. Sinceramente, creo que en la vida me quitaré esa imagen de la cabeza. Creo que Jake, Robert y yo nos quedamos estupefactos, mirando, mientras que aquel hombre salió de su vehículo con toda profesionalidad, filmó la escena, editó el video en cinco minutos y lo vendió a cuatro televisiones. Tanto él como el resto de personas que hacen esto se ven a sí mismos como legítimos proveedores de servicios. En sus cabezas, las historias que están filmando sólo son las noticias de apertura de los informativos locales de Los Ángeles, así que si hay demanda de este material, ¿quién soy yo para juzgarles o para decir que lo que hacen está mal? Obviamente, el personaje de Lou cruza la línea roja en varios momentos y deriva hacia un mundo amoral, pero yo nunca he querido retratar así a estas personas, ni a los medios informativos, ni siquiera a Lou. Nunca quise ponerle una etiqueta moral y decir ‘Esto está mal’. Creo que en cuanto el cineasta aplica la inmoralidad a algo está impidiendo que el espectador tome sus propias decisiones al respecto. Mi moralidad puede ser muy distinta a la tuya, y lo que para mí es importante, podría no ser tan prioritario para ti. Quisimos reflejar este pequeño nicho de mercado y los medios de Los Ángeles de la forma más realista posible, y dejar que espectador decida quién es el malo y dónde radica el problema.

¿De dónde viene la demanda de este tipo de imágenes?

Viene de nosotros mismos, porque estadísticamente, como raza, parece que a los humanos nos gusta ver las cosas de forma gráfica y cruda. Probablemente se remonte a los neandertales, que miraban cómo los leones mataban a las gacelas y pensaban ‘Ahí hay sangre, eso es interesante’. Y parece que nosotros tendemos a mirar la violencia. Quizá no todos, pero sí es cierto que mucha gente lo hace. Sólo hay que fijarse al dilema en que se encuentra el personaje de Rene [Russo] como directora de informativos. Sus audiencias se basan en lo que muestra, y cuanta más sangre, más audiencia. Creo que mi principal esperanza, al final de la película, es que la gente salga pensando ‘yo soy de los que miran esas cosas en televisión. Eso no me convierte en mala persona, pero ¿qué está diciendo de mí? ¿Por qué siento esta extraña conexión con Lou? ¿Por qué lo que él ve interesante a mí también me lo parece, y por qué no me voy ahora mismo del cine? Porque lo que está haciendo es del todo reprensible. En realidad no le juzgamos, y de hecho, hasta legitimamos lo que consigue o incluso lo celebramos.


¿Cambió su propia visión del periodismo durante el rodaje?

No, sigue siendo la misma. Yo fui periodista, trabajé para Variety hace muchos años, así que el periodismo me interesa directamente, pero soy consciente de que en los Estados Unidos, hace décadas, las cadenas de televisión decidieron que las secciones de Informativos tenían que ser rentables, cuando nunca había sido así. Creo que en cuanto se pretende que los informativos de un medio ganen dinero, las noticias se convierten en un entretenimiento, y pienso que todos perdimos un gran valor cuando aquello sucedió, porque más que obtener historias en detalle que nos educan y nos informan, nos dan narrativas confeccionadas para vender un producto. La narrativa de Los Ángeles, y creo que la de la mayoría de cadenas de información locales (Michael Moore lo trató en Bowling for Columbine), es la narrativa del miedo. Es una regla de tres: si no estás viendo mi canal estás en peligro porque ahí fuera hay cosas que te pueden matar a ti y a tu familia, y si no estás viendo esto (con publicidad intercalada, por supuesto), no sabrás lo que es. Es una fórmula muy potente y eficaz. Esto es lo que resuelve toda la ecuación.

¿Qué debería cambiar?

Es un problema de tales dimensiones que no le veo una solución. Sinceramente, no quisiera ser la persona que ponga una barrera moral que separe lo que puede verse y lo que no. Mi única esperanza es la autoconciencia. Por ejemplo, si vas conduciendo por la autopista en Los Ángeles y hay un atasco, y llegas al origen del colapso, donde te encuentras cinco muertos por un accidente en un carril que va en sentido contrario, la gente lo que hace es reducir la velocidad para mirar qué ha pasado. Y yo me digo: ‘no mires. No te conviertas en parte del problema’. A veces lo consigo y a veces no. Y lo que me gustaría es que cuando los espectadores vean la película, reflexionen y cobren un poco más de conciencia al respecto –¿Por qué miro esto? Ya no tanto si deben o no deben mirar–, sólo para ser conscientes del mundo en que vivimos, lo cual sería para mí la principal esperanza.


¿Cree que las noticias de la televisión están yendo demasiado lejos, como lo hace el personaje de Rene?

Pondré un ejemplo muy claro. Como es sabido, Los Ángeles es la capital mundial de persecuciones automovilísticas. En las cadenas locales, la emisión en directo tiene seis segundos de diferido, porque a veces disparan a alguien, y teóricamente una emisora ética de noticias locales no debe mostrar tales imágenes. Pues bien, en los últimos años, ese retraso no ha funcionado o no ha servido para evitar la retransmisión en directo de una ejecución. Ves eso y empiezas a pensar que a uno u otro se le habrá ocurrido lo de “¿Para qué demonios necesitamos el diferido de seis segundos? ¡Si la audiencia se va por las nubes cuando mostramos la ejecución!” Las sanciones de la Comisión Federal de Comunicaciones no son tan altas como para evitar tales situaciones.

¿Deberían elevarse las multas?

No pretendo proponer una solución. Yo lo que quiero es tratar de presentar un retrato preciso de lo que está pasando. Tengo mi propia opinión de lo que sucede, pero creo que la gente debería estudiar el problema personalmente. Deberían hablar y pensar acerca de esta situación.


¿Lo pondría al mismo nivel de las recientes ejecuciones de Estado Islámico y la disponibilidad de los vídeos de los degollamientos?

Absolutamente. Para mí esa es la línea roja. Yo soy incapaz de ver esas imágenes. No las quiero tener en mi cabeza. Hay determinadas cosas que no puedo mirar, como aquel accidente, sigo sin poder olvidar aquella noche. Pero sí, es cierto que hay mucha gente proclive a mirar escenas escabrosas. Se dice que la violencia instiga más violencia en la sociedad, y no sé si eso es cierto. No sé si mirar esas imágenes desensibiliza a la gente o no, no estoy seguro. No creo que, como sociedad, sea sano para nosotros consumir esos videos al nivel que los consumimos, pero es como la comida rápida. Odio pontificar sobre eso, pero se podría mirar a los proveedores de comida rápida y decir ‘son unos criminales; nos están perjudicando la salud’. Sin embargo, nosotros seguimos queriendo comer fast food. Por tanto, ¿quién es el malo?

¿Esta película trata sobre la falta de privacidad?

Bueno, no es muy distinta de TMZ, la web de chafarderío, y lo que hacen sus paparazzi. Lo que hace Lou es en realidad la versión de telenoticias de lo que hacen los paparazzi en la prensa rosa, y creo que la línea ahí es muy difusa. Este tipo de cobertura mediática puede hacer daño a la gente. A la gente la pueden matar, y tú vas y lo filmas.


Lou parece representar a millones de jóvenes en paro, a los que cada día les piden que vayan más y más lejos para probar su valía.

Ésa es exactamente la génesis del personaje. Soy muy consciente de que existen decenas de miles de jóvenes en todo el mundo que carecen de un trabajo, ya sea a causa de la globalización, o por la corporatización, o por como queráis llamarle. La juventud tiene cada vez menos esperanzas de encontrar una salida profesional. Las prácticas no conducen a nada, no hay seguridad social, y yo tengo todo esto muy presente. Los jóvenes cada vez tienen más dificultad para encontrar carreras con salidas. Las prácticas quedan en nada, no hay seguridad social, y yo tengo muy presente todo esto. Comencé con Lou como un personaje desesperado por encontrar empleo, hablando con el dueño de una chatarrería, lo que en el argot del parado sería una ‘presentación de ascensor’. Y se llama ‘de ascensor’ porque en el día menos pensado te puedes encontrar en un ascensor con alguien que te podría dar trabajo, así que tienes que ser capaz de venderte en 30 segundos. Y Lou quería ese trabajo en la chatarrería. Aquél habría podido ser un buen trabajo para él, sin tener que salir a hacer daño a los demás. Sólo es un joven desesperado, y en el mundo hay muchos jóvenes desesperados que se ven forzados, según mi parecer, a tomar decisiones y a aceptar trabajos que en condiciones normales rechazarían.

Por varios motivos, ésta es la historia de un éxito. ¿Está criticando un mundo en el que Lou puede obtener recompensa de este tipo de trabajo?

Podría verse como una crítica, pero yo lo que me propuse fue retratar de forma objetiva lo que creo que es una realidad. Tengo la sensación de que si volviera al cabo de diez años, Lou sería el dueño de una gran empresa. Creo que mucha gente que asciende a lo más alto de una multinacional toma decisiones mucho peores que las de Lou, así que Lou estaría perfectamente preparado para entrar en ese mundo. Cuando eres capaz de dejar sin pensión a 40.000 personas y luego comprarte un yate de 120 metros, eso es mucho más criminal que lo que hace Lou. Con su experiencia como nightcrawler, Lou prosperaría en el consejo de administración de una gran empresa, para bien o para mal –y creo que eso se puede ver como una crítica. Pero yo lo que intenté es reflejar lo que creo que es la realidad.


¿Cómo creó el lenguaje específico que usa Lou?

Cuando tuve la idea de que Lou padecía un desajuste social (quizá por algún trastorno del espectro del síndrome de Asperger o autismo, si cabe el diagnóstico) y también un cierto abandono, y al ver que no tenía ningún tipo de apoyo emocional, imaginé que Internet podría convertirse en su verdadera familia, de modo que todo lo que dice lo saca de Internet. Lo tiene todo memorizado y lo recita cuando cree que es apropiado, pero a menudo no lo es. Todo lo que dice tiene algún matiz fuera de lugar, y al fin y al cabo de ahí le sale el humor, porque la mitad de lo que expresa es absurdo. Hay una frase al final, cuando Rick pide más dinero y la tensión aumenta, en que Rick dice una palabrota, a lo que Lou responde: ‘¿Sabía que nunca he dicho una palabrota ante un jefe?’. Es un sinsentido, es absurdo. Adopta una especie de conducta corporativa respetable que no tiene conexión alguna con lo que está pasando. Está desconectado.

¿Cómo fueron sus conversaciones con Jake?

Muy intensas y profundas. Viajé a Atlanta cuando estaba rodando Prisioneros para proponerle el papel. Fuimos a cenar y enseguida decidimos que íbamos a colaborar muy intensamente, con mucho ensayo previo. Yo soy una especie de jugador descerebrado y me gusta asumir riesgos, y Jake no le teme a nada y quería probar cosas nuevas. Respetó el guión y no tocó ni una coma. Lo quiso enfocar como si se tratara de una obra de teatro. Yo trabajé muy contento con él, porque respeta el trabajo, y yo por mi parte quise respetar su capacidad de llegar y dar nueva vida al proyecto de una forma en que yo no habría sido capaz. Por ejemplo, la pérdida de peso: ¡fue una idea de Jack!”.


¿Cómo te lo propuso?

Estuvimos hablando mucho acerca del símbolo del personaje, y nos imaginamos un coyote. No hay coyotes gordos, todos están permanentemente flacos. Siempre están famélicos y por la noche bajan de las montañas para comer. Así que ideamos a Lou como un depredador nocturno. Jake dijo: ‘Los coyotes están siempre flacos. Estoy pensando en ponerme aspecto de coyote’. A lo que respondí: ‘Muy bien’, pero sinceramente, como director con responsabilidades sobre las personas, aquello era una propuesta que me daba miedo. Ahora todo tiene sentido, pero creedme que me entró miedo cuando llevaba 10 kilos perdidos y empezaron los rodajes diarios. Empiezas a mirarle y piensas ‘Oh, Dios, ¿realmente tenemos que pasar por esto?’ Pero ahora veo que funcionó a la perfección. Cuando ves Prisioneros, ves que Jake creó aquel personaje, con sus tatuajes y su tic en el ojo. Esto es lo mejor que le puede pasar a un director. Por eso me vi obligado a aceptar la propuesta y responderle ‘Es una idea interesante. Vamos a probarla’. Jake quiere probarlo, y sabía que dejarle probar una idea suya era conseguir sacar el máximo partido de Jake. Creo que hicimos tan buenas migas porque a ninguno de los dos nos da miedo probar cosas nuevas. Hubo momentos en que Jake hacía algo en el set de rodaje e incluso yo tenía mis dudas. Pensaba: ‘Ahí creo que se ha pasado’. Pero luego lo ves en la sala de edición y dices ‘¡Maldita sea, es justo lo que quería hacer!’ Fue un auténtico placer trabajar con él.

¿Los que salen en la emisora son periodistas reales?

Todos los periodistas que salen en la película son reales. Son las estrellas de las noticias locales de Los Ángeles.

¿Alguno de ellos se lo tuvo que pensar para participar en la película?

Yo les pregunté: ‘¿Habéis leído el guión? ¿Queréis participar?’ Y todos respondieron: ‘¡Pues claro!’ Y creo que además pensaron: ‘Ésta no es nuestra emisora. Son las otras, las que hacen eso’.


Háblenos de la incorporación de Rene al proyecto.

Escribí el papel para ella porque siempre he visto a Nina como alguien con un exterior duro. Y parece que sólo estemos tratando de encontrar el lado humano de Lou, pero yo también quise reflejar el lado humano de Nina. Nunca quise que la gente se limitara a mirar a Nina y pensara: ‘Ahí tenemos a una mujer que está desesperada y fuerza que las cosas funcionen en su propio beneficio’. Nina es una mujer que está en un punto de su vida en el que el seguro médico es extremadamente importante, y pagar el alquiler todavía lo es más. Y yo sabía que Rene podría sacar a relucir esta otra faceta. Lo que más me gusta de la escena del restaurante con Rene es el momento en que ella cuenta que tiene un contrato de dos años, y entonces baja la cabeza como asintiendo ligeramente, y puedes ver cómo todo se rompe, y ves que es real. Creo que Rene tiene la capacidad de proporcionar un lado empático y humano que añade una nueva dimensión a un personaje que se podría considerar convencional. Lo escribí pensando mucho en ella. Esa es mi escena favorita de la película, la escena que comparten ellos dos.

¿Cuál fue el principal reto al hacer esta película?

Teníamos 80 localizaciones y solamente 28 días para rodar. Hubo ocasiones en que nos llegamos a trasladar dos veces en una misma noche. Agarras a 100 personas y una caravana de vehículos de más de medio kilómetro y te vas a otra localización a las dos de la madrugada para rodar tres páginas de guión. Lo raro de esto es que, en la mayoría de filmes con presupuesto ajustado, cuando ruedas en exteriores, la jornada termina al ponerse el sol. Para nosotros, la jornada terminaba al amanecer. En cuanto los pájaros empezaban a cantar, ya decíamos ‘¡Vaya, va a salir el sol! ¡Cinco minutos de oscuridad más, por favor!’ Esa era la parte más complicada. Cuando Jake corría por la carretera para decirle a Rick ‘Tendrías que haber hecho esto o lo otro’, Pero los pájaros ya estaban cantando y los repartidores de periódicos trabajando por todas partes.


¿Han visto ya la película los verdaderos nightcrawlers?

¡Oh, sí!, Howard la vio con sus hermanos (trabajan juntos), y les encantó. Les gustó mucho porque es fidedigna, y para ellos eso era muy importante. Al principio fueron reacios a participar, pero después se preocuparon de que los códigos de la policía fueran los correctos y que las cosas se dijeran según su argot. Argumentaron que si se implicaban, aquello tenía que ser real, que había que mostrarlo todo tal como es. Y es del todo real. Todo lo que mostramos lo es, incluso gente como el personaje que interpreta Bill Paxton, que es un hombre que existe de verdad y tuve la ocasión de conocer personalmente. Éste es el mundo en que vivimos. Esta noche también saldrán. Salen a merodear los siete días de la semana.

¿Y es lucrativo?

Sí, se ganan 50, 75, 100.000 dólares al año. Es lucrativo, comparado con otros trabajos.

¿Qué opina de todos los rumores de Oscar que rodean a su película?

Es muy alentador que la gente nos ponga a este nivel, pero no es una cosa que yo realmente esté buscando. Creo que es peligroso cuando sales a la calle, alzas los brazos saludando y empiezas ‘¡Eh, estamos aquí, miradnos!’ Creo que tratar de llamar la atención se puede volver en tu contra. Yo sólo quiero que la gente vaya a ver la película y a ver qué pasa. Si al final resulta que tiene éxito y popularidad, sería maravilloso, pero creo que ahora aún es pronto para pensar en eso.

Fuentes:
Entrevista realizada por ©Filmax, extraída del Pressbook.
Pressbook e imágenes cortesía de ©Filmax
http://www.filmax.com/
http://en.wikipedia.org/wiki/Dan_Gilroy
http://www.filmaffinity.com/es/film779937.html
http://www.elseptimoarte.net/peliculas/nightcrawler-7889.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld
¿Te gusta el cine? ¿Te gusta el western? Más concretamente... ¿el Eurowestern? Pues estás de enhorabuena... porque ya se puede adquirir WESTERNWORLD #3 Primer especial de una trilogía sobre el Eurowestern. 310 Páginas a todo color con cantidad de material de coleccionismo junto a un meticuloso análisis del género. Numerosos meses de trabajo y años de coleccionismo para llevar a cabo esta revista, la cual no sería posible sin la colaboración de profesionales como: Juan Pablo Campelo (su creador), Javier G. Romero, Miguel Angel Plana Fernández, Carlos Díaz Maroto, James Wallestein, José Abad, Dani Morell, Lucia Perez García, Dario Lavia y un servidor Oscar Vela "Mastí". SOLO VENTA POR CORREO. Info. y pedidos: westernworldspain@gmail.com