jueves, 26 de marzo de 2015

Cenicienta. Una película de Kenneth Branagh

El próximo viernes 27 de marzo se estrena en las carteleras españolas la película, "Cenicienta", una adaptación del intemporal y clásico cuento en acción real, dirigido por Kenneth Branagh, y que cuenta con un gran elenco actoral compuesto por Lily James, Cate Blanchett, Helena Bonham Carter, Richard Madden y Derek Jacobi, entre otros.

La premisa de "Cenicienta" se centra en una preciosa joven llamada Ella, cuya vida idílica se viene abajo cuando su Padre, un comerciante, se vuelve a casar tras la trágica muerte de su Madre. Ella quiere ser apoyar a su querido padre y acoge en la casa familiar a su nueva Madrastra y a sus hijas, Anastasia y Drisella; no obstante, cuando el padre de Ella muere inesperadamente, la joven se encuentra a merced de una nueva familia celosa y cruel. Acto seguido, no tarda en convertirse en su sirvienta, a la que humillan, cubierta de ceniza y a la que rebautizan cruelmente Cenicienta. Pero, a pesar de la crueldad con la que la tratan, Ella no cederá a la desesperación ni al desprecio con la que la tratan y está dispuesta a cumplir las últimas palabras de su madre moribunda que le dijo que debía "ser valiente y generosa”. 



Ella conoce a un apuesto extranjero en el bosque pero no sabe que se trata del Príncipe; cree que se trata de un tal Kit, un aprendiz que trabaja en Palacio, y que ha encontrado por fin su alma gemela. Parece que su destino está a punto de cambiar cuando el Rey convoca a todas las doncellas del reino para que asistan a un baile real donde Ella confía en volver a ver al encantador Kit. Por desgracia, su Madrastra le prohíbe asistir y rasga su vestido en un acto de crueldad. Mientras tanto, el calculador Gran Duque diseña un plan para frustrar las esperanzas del Príncipe de reunirse con Ella y recurre a la ayuda de la retorcida Madrastra. Pero, como en todos los buenos cuentos de hadas, siempre hay alguien que acude al rescate. Esta vez toma la forma de una bondadosa mendiga que, armada con una calabaza y un par de ratones, cambia para siempre la vida de Cenicienta.

Walt Disney Studios llevaba años queriendo volver a llevar a “Cenicienta” a la gran pantalla, para dar a conocer este cuento intemporal al público del siglo XXI y avivar los maravillosos recuerdos de millones de espectadores de todo el mundo. Era fundamental que le película fuera entretenida y que los personajes del cuento de hadas fueran lo más divertidos y humanos posible, pero manteniendo los entrañables elementos del clásico animado.

El director Kenneth Branagh en la conferencia de prensa en el Berlin Film Festival.

El director Kenneth Branagh, siendo uno de los realizadores con más talento y más respetados del panorama actual capaz de adaptar obras de Shakespeare (Hamlet) o llevar a la pantalla a un superhéroe de un cómic de Marvel (Thor), no había barajado nunca la idea de dirigir un cuento de hadas, pero después de leer el guión la historia le pareció fascinante: "Me cautivó la fuerza de esta historia y me di cuenta de que mi visión encajaba con la creatividad visual que estaban desarrollando. Es una narración clásica en la que la protagonista recorre un camino con el que todos podemos identificarnos, así que al director se le ofrecía la posibilidad de jugar con la textura y el paisaje de una gran historia".


David Barron, que es socio de producción de Branagh hace muchos años, sabía que era el director perfecto para el proyecto: "Llevo más de veinte años trabajando con Ken y es la elección perfecta para dirigir 'Cenicienta', ya que siente pasión por la narración y posee un don especial para encontrar humanidad en todas las situaciones, incluso en los cuentos de hadas".

Para que la película llegara al público actual, el componente de bondad y compasión iba a ser tremendamente importante. Y los realizadores estaban convencidos de que la excelente historia, combinada con un reparto de talento excepcional y un guión potente con personajes más realistas y complejos, darían como resultado una experiencia cinematográfica increíblemente entretenida. Ya que "Cenicienta", el cuento de hadas animado de Disney, es la historia de amor mágica de una heroína maltratada cuyos sueños se hacen realidad. Y sin duda fue un verdadero hito en la rica historia cinematográfica de Disney. Con un presupuesto cercano a los 3 millones de dólares, el estudio corrió en aquella época un riesgo de enormes proporciones. Pero la cinta fue muy bien acogida por la crítica de todo el mundo y recaudó más de 34 millones de dólares, lo que sirvió para reforzar la posición del estudio como uno de los grandes líderes de la industria. 


En la actualidad, 65 años después, "Cenicienta" se ha convertido en uno de los títulos más entrañables del estudio. La película está incluida en la lista del American Film Institute que recoge las '10 Mejores Películas Animadas de todos los Tiempos' y forma parte indeleble de la cultura popular de los Estados Unidos. 

El significado y la popularidad de los cuentos de hadas siguen vigentes en nuestros días. Sus argumentos e ilustraciones siguen cautivando a los niños y alimenta su imaginación; su carga moral y su análisis y resolución de problemas contribuyen al desarrollo psicológico y emocional de los niños. Y el cuento de "Cenicienta" es una historia sencilla que ha llegado al corazón de gentes de todo el mundo.


Cabe decir que muchos conocieron esta historia imperecedera gracias a la entrañable película de 1950, pero sus orígenes se remontan al siglo I aC. y al cuento egipcio "Rhodopis" del historiador griego Estrabón que está considerada la primera versión conocida de la historia. En 1697, el francés Charles Perrault publicó su interpretación de la historia con el título de "Cendrillon ou La Petite Pantoufle de verre" (Cenicienta o la pequeña zapatilla de cristal). Perrault introdujo al hada madrina, la carroza de calabaza y la zapatilla de cristal. Más tarde, Los Hermanos Grimm retomaron la historia, “Aschenputtel”, que se publicó en Alemania en 1812. En la versión de los Grimm había un árbol de los deseos que crece en la tumba de su madre en lugar de un hada madrina y el tono era mucho más oscuro. Por el contrario, la adaptación de Perrault es la más parecida a la de Disney. Desde entonces se han realizado un sinfín de representaciones de la historia en todo tipo de medios, incluyendo libros, películas, televisión, teatro, música y artes plásticas.

Fuentes:
Pressbook e imágenes cortesía de ©The Walt Disney Company Spain
http://www.image.net/  ©Getty Images
http://www.filmaffinity.com/es/film613169.html
http://www.labutaca.net/peliculas/cinderella/
http://www.elseptimoarte.net/peliculas/cinderella-6549.html

2 comentarios:

  1. Ultimamente Disney parece que está recuperando el terreno perdido con sus clásicos (si salvamos los inventos de Burton con la factoría). La verdad, puede ser una buena opción para pasar un buen rato el cine recordando la infancia :)

    ResponderEliminar
  2. Lo único que no me gustó fue que la zapatilla está muy fea, el vestido es espectacular. Una película muy esperada, La Cenicienta, la última adaptación de un clásico Disney con actores de carne y hueso es una obra preciosista que merece que la veamos. Sólo por su dirección artística, sus decorados y su maravilloso vestuario creado por Sandy Powell ya vale la pena invertir en esta pequeña joya que, a pesar de ser bastante fiel a la versión animada de 1950, incluye varios giros para hacerla atractiva para el público del 2015, además, no me dejaran mentir; las más grandes volverán a sentir la magia que cuando pequeñas les hizo pasar esta clásica y maravillosa historia que todos conocemos.

    ResponderEliminar