domingo, 14 de junio de 2015

Crítica de "Samba", de Oliver Nakache y Eric Toledano

BUSCANDO LA SENDA DE LA FELICIDAD

Después de haber triunfado con su anterior largometraje, "Intocable", los directores Oliver Nakache y Eric Toledano nos traen "Samba", también protagonizada por Omar Sy. En ella nos vuelven a contar una historia sobre dos extraños que podrían encontrar juntos la senda de la felicidad. Por un lado está Samba, un trabajador clandestino que se fue de su país, y que ahora intenta regularizar su situación para poder cumplir con una oferta de trabajo que ha recibido; y por otro lado Alice, una ejecutiva que lo tiene todo para ser feliz, pero que está sobrecargada de trabajo y ha reventado. El trabajo es el valor supremo para ambos, pero cuando se conocen van a descubrir nuevos horizontes, e intentarán ser felices de forma distinta de la que impone el mundo del trabajo y el éxito social.




"Samba" toca de manera interesante el espinoso tema de la inmigración ilegal, mostrando un mundo por el que el cine francés no se ha interesado demasiado hasta ahora: andamios, obras, centros de separación de residuos, fondos de cocinas, imágenes de esos jóvenes que esperan a las cinco de la mañana a que los jefes de las obras les contraten para la jornada; en fin, en todos esos problemas con los que tienen que lidiar estas personas para ganarse la vida y subsistir. Me ha gustado la forma en la cual los directores Nakache y Toledano tratan el tema, resumiendo la hipocresía de un sistema que, a pesar de todo, necesita de esa mano de obra; no obstante, el desarrollo del entramado sufre diversas pérdidas de ritmo propiciando que se alague hasta las casi dos horas, siendo una duración un tanto excesiva.


Omar Sy y Charlotte Gainsbourg están estupendos. Omar encarna a un trabajador clandestino al que le costó dos años llegar a Francia, renunciando a abandonar el país y luchando cada día para normalizar su situación; por otra parte, Charlotte encarna a una mujer que intenta volver a sentir, recuperar la empatía y la sensibilidad hacia los demás, tras haber padecido el síndrome conocido como "burnout" (que a grandes rasgos consiste en la presencia de una respuesta prolongada de estrés). Mención especial para Tahar Rahim, en un rol cómico y desenfadado que me ha sorprendido, lejos del ofrecido en filmes anteriores, como "Un profeta" o "El Pasado (Le passe)".


En conclusión, pese a que no llega a la trascendencia y altas cotas ofrecidas por su anterior cinta "Intocable", "Samba" es una buena película, muy entretenida, con una premisa que busca esa transición entre los momentos de felicidad intensa y la aventura más trágica, a caballo entre la comedia y el drama, que contiene reminiscencias al cine de Ettore Scola, con ese talento para abordar temas auténticos con una emoción, una empatía y una gracia extraordinarias, estando siempre sostenido por unos actores muy grandes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario