viernes, 4 de septiembre de 2015

Revolver recupera su esencia con "Babilonia", su nuevo álbum de estudio

Revólver ha vuelto a los estudios de grabación casi cuatro años después. El resultado son las diez nuevas canciones que dan forma al álbum "Babilonia" y con las que Carlos Goñi pone un punto y aparte en su vida personal y profesional. Siempre se dice que cada nuevo disco abre una nueva etapa para los artistas pero nunca mejor dicho como en esta ocasión. Babilonia es sin duda su disco más descarnado, sincero y directo, "un punto de no retorno", según su autor, y una cita ineludible.

"A mí el poder me causa urticaria. Nunca me ha interesado ni me va a interesar. Me considero un hombre libre dentro de mi entorno y la única forma de preservar eso es no acercándome a él nunca porque te corromperá tarde o temprano. De esa idea nace Babilonia". —confiesa Carlos Goñi—.

La primera impresión que dan las canciones de Babilonia es la de una cierta familiaridad porque, más que nunca, nos permiten acercarnos a la personalidad de Carlos Goñi y, más concretamente, a cómo es Carlos hoy: "Somos lo que fuimos y si todo lo que he escuchado durante toda mi vida fue de una manera determinada, pues al final vuelves ahí. Los músicos solemos decir que el último disco siempre es distinto a los demás y eso ocurre quizá porque nosotros lo vemos distinto de lo que en realidad es. Lo asumo. Pero escuchas Babilonia canción a canción y no creo que se parezca tanto a lo que hacía en otros tiempos."


"En lo musical, Babilonia marca distancias respecto a mis anteriores discos. Está concebido para ser tocado por tres personas. Creo que son los temas más cortos que he hecho en toda mi vida, todo ocurre muy rápido y eso es muy bueno porque significa que he divagado muy poco. Estoy feliz con el resultado". —afirma Goñi—.

Otra de las principales características de Babilonia es la forma en que se gestó y cómo iban naciendo y creciendo las canciones. Goñi lo subraya con vehemencia: "Hacía veintitantos años que no escribía un álbum estando en gira. Es algo muy difícil pero también tiene una serie de cosas muy buenas. Por ejemplo tiene la inmediatez, porque vas contando las cosas a medida de que las vas viviendo. Cuando compones mientras estás viajando, las canciones se impregnan de atmósferas muy especiales. Además, como vas de gira, como habíamos hecho un cambio tan profundo en la banda, pasando a trío, todo se modificó. Era la primera vez que lo hacía y eso que he tocado con todo tipo de formaciones, hasta sextetos. A partir de ahora nada será igual. Pienso, espero y deseo, seguir tocando toda mi vida con formato de trío. Todo es distinto. Musicalmente nada tiene que ver con lo de antes. No hay tiempo para florituras, todo es directo. Babilonia nace así, con la idea de ser tocado por un trío y por eso está escrito así."


Carlos Goñi tuvo siempre claro cómo iba a sonar Babilonia. Quizá desde fuera no se le da tanta importancia al hecho de grabar como trío, pero sí la tiene y él lo sabe. "La diferencia entre tocar seis personas o tocar tres es sencilla: tocando seis todo suena más pequeño porque hay que abrirle un hueco al de al lado. Es como hacer una pared con tres ladrillos o con 24: el tamaño de los ladrillos no será igual con tres que con 24. Eso cambia todo." 

Por otra parte, está el planteamiento de la producción. Goñi deseaba combinar el concepto que tuvieron en la gira con el enfoque de una grabación de canciones nuevas en un estudio, aunque incorporando pequeños elementos que luego no podrían estar en el directo. Al final, consiguieron combinar ambas cosas: "En prácticamente todo el disco se puede escuchar una guitarra, un bajo y una batería, pero todo así de grande [señala abriendo los brazos como quien va a dar un abrazo]. Cada instrumento suena tan tremendo porque solo hay tres, guitarra, bajo y batería. Es fantástico llenar todo el espectro con solo tres instrumentos. Los músicos a veces nos cansamos y tenemos que refrescar nuestros oídos. Y con el trío me he encontrado con la horma de mi zapato. Porque me encanta tocar solo y un trío es lo más próximo a eso". 


En el momento de componer las canciones, Carlos pasaba por un montón de estados de ánimo según el día pero con muchos matices. Podía sentirse insatisfecho, feliz, inconforme, indignado, melancólico, cabreado...: "He vivido un año muy convulso en lo personal y profesional, he pasado por todos los estados de ánimo imaginables, he pasado momentos de felicidad así como de tristeza infinita.  —comenta Goñi—. Una de las canciones titulada 'Teamotemor' dice 'te subiste en mi montaña rusa' y eso ha sido mi vida en el último año: una montaña rusa, que es algo muy alejado de mi carácter. Yo no solía ser así, pero este año lo he sido. Lo cabal es para mí muy importante. Suelo ser un tipo reflexivo."

En resumidas cuentas, cabe decir que "Babilonia" marca el comienzo de una nueva etapa que se antoja apasionante y más auténtica que cualquier otra en la carrera de Carlos Goñi. Es un reto que muestra a unos Revólver capaces de volver a poner su música en lo más alto.


Fuentes:
Pressbook e imágenes cortesía de Revolver

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld
¿Te gusta el cine? ¿Te gusta el western? Más concretamente... ¿el Eurowestern? Pues estás de enhorabuena... porque ya se puede adquirir WESTERNWORLD #3 Primer especial de una trilogía sobre el Eurowestern. 310 Páginas a todo color con cantidad de material de coleccionismo junto a un meticuloso análisis del género. Numerosos meses de trabajo y años de coleccionismo para llevar a cabo esta revista, la cual no sería posible sin la colaboración de profesionales como: Juan Pablo Campelo (su creador), Javier G. Romero, Miguel Angel Plana Fernández, Carlos Díaz Maroto, James Wallestein, José Abad, Dani Morell, Lucia Perez García, Dario Lavia y un servidor Oscar Vela "Mastí". SOLO VENTA POR CORREO. Info. y pedidos: westernworldspain@gmail.com