lunes, 19 de octubre de 2015

Crítica de "Profanación (Los casos del departamento Q), de Mikkel Nørgaard

EL CASO DE LOS "DRUGOS" DEL INTERNADO

A mediados de la década del 2000, tras el éxito cosechado por la Trilogía Millennium, del autor Stieg Larsson, y sus correspondientes adaptaciones al cine, propiciaron un mayor interés del público por la literatura escandinava, en la que reside un gran talento para la novela negra. Cabe decir que sus seis meses de nocturnidad originan un ambiente idóneo para este tipo de historias de intriga y misterio; de igual modo que los bosques frondosos, las llanuras heladas deshabitadas y los pequeños pueblecitos aislados por la nieve..., constituyen lugares perfectos para desarrollar la escena de un crimen.

Con frecuencia, este tipo de novelas han desembocado en la gran pantalla, como ya ocurrió con el cine negro estadounidense de los años cuarenta y cincuenta, o también con el "Cine Noir" francés de los sesenta; asimismo, la industria cinematográfica escandinava ya había fijado la atención en su potencial y había adaptado al cine algunos de sus libros más representativos, conociéndose a esta corriente de adaptaciones cinematográficas como la "Generación Millenium". Largometrajes como "Déjame entrar" del director sueco Tomas Alfredson; "Headhunters" del también sueco Jens Lapidus; o "Dinero Fácil" del realizador noruego Morten Tyldum; por citar algunos, son un claro ejemplo de ello.


La película que nos concierne, "Profanación", del cineasta danés Mikkel Nørgaard, también puede considerarse como una de ellas, ya que tanto ésta como su notable primera entrega,titulada aquí en España como "Misericordia", forman parte de la serie denominada "Los Casos del Departamento Q", basados a su vez en las célebres novelas de Jussi Adler-Olsen. En sendos filmes se nos presenta a un departamento de investigación de la policía de Copenhague especializado en casos especiales, formado por el detective Carl Mørck y su socio Assad. Tras resolver con éxito el caso de Marete Lyngaard, la joven promesa de la política danesa que desapareció mientras realizaba un viaje en ferry, deciden investigar el brutal asesinato de dos jóvenes gemelas en una casa de verano. La película relata la apertura del caso, que fue cerrado con la confesión de un personaje marginal del pueblo, a pesar de que la policía sospechaba de un grupo de estudiantes de clase alta.


Destaca la sobriedad con la que dirige Mikkel Nørgaard, con una ambientación oscura, sórdida y asfixiante, la cual por momentos está cercana a la conseguida en "Seven" de David Fincher o la estupenda serie de Nic Pizzolatto y Cary Fukunaga "True Detective"; aunque sin llegar a sus altas cotas; asimismo, las interpretaciones de sus dos protagonistas, Fares Fares y sobretodo un atormentado Nikolaj Lie Kaas, son realmente notables. La tensión in-crescendo y el suspense que destila la premisa favorece que el espectador mantenga el interés hasta su estupendo final. Cabe mencionar también que los adinerados estudiantes aficionados a la ultraviolencia, que protagonizan los certeros flashbacks que van relatando el caso, me han recordado bastante a los 'drugos' de "La naranja mecánica"; y se debe agregar también que el director danés realiza un voraz retrato de la corrupción de las altas esferas, mostrando el trasfondo putrefacto tras esa falsa apariencia idílica, en el que gente con mucho dinero y poder manipula, extorsiona y soborna a todos en su propio beneficio, sin medias tintas ni escrúpulos.


En conclusión, "Profanación" es una buena y recomendable película, digna sucesora de la notable "Misericordia", con unos grandes interpretes y una historia interesante, sugerente, y a la par, desasosegante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario