jueves, 29 de octubre de 2015

Entrevista con Benoît Jacquot, director de "3 Corazones"

Este viernes 30 de octubre llega a las carteleras españolas la película "3 Corazones", dirigida por Benoît Jacquot, y que cuenta con un reparto de lujo, con Benoît Poelvoorde, Charlotte Gainsbourg, Chiara Mastroianni, Catherine Deneuve.

La premisa se centra en Marc, que un día pierde su tren para volver a París y allí en la estación conoce a Sylvie. Vagan hasta la noche, hablando de todo, excepto de ellos mismos, en completa armonía. Cuando Marc se va, acuerdan encontrarse unos días más tarde. Sylvie acude a la cita pero Marc no. Mientras, Marc conoce a otra mujer, Sophie, sin saber que es la hermana de Sylvie. Marc y Sylvie volverán a verse, recuperando su conexión, aunque será demasiado tarde.

Su director, Benoît Jacquot, nos comenta los entresijos de su última película, a través de una entrevista proporcionada por Golem:

El director Benoît Jacquot, con la gran actriz Catherine Deneuve, en el set de rodaje.

¿Cómo nació el guión de "3 Corazones"?

Después de realizar varias películas de época, era importante para mí hacer una película actual, una historia que transcurriera aquí y ahora; y después de haber centrado mis últimas películas en personajes femeninos, también necesitaba ocuparme de un personaje masculino, aunque solo fuera para comprobar que era capaz de hacerlo. Mi cine se relaciona sobre todo con figuras femeninas y quería ponerme a prueba. 

Por no llegar a tiempo a una cita con Sylvie (Charlotte Gainsbourg), de la que se enamora, Marc (Benoît Poelvoorde) acaba casándose con Sophie (Chiara Mastroianni), sin saber que las dos son hermanas.

Hacía tiempo que me apetecía estudiar la incidencia que podían tener dos hermanas en una intriga. Marc ama primero a una y luego a la otra de forma diferente, pero solo lo sabe el espectador, lo que crea la tensión melodramática. Con Julien Boivent, mi cómplice en el guión, hemos intentado encajar todos los elementos. Un hombre pierde el tren en una ciudad de provincias, conoce a una mujer, pero ninguno le dice al otro cómo se llama. Se citan para unos días después, y como en cualquier melodrama que se precie, no se encuentran. Es el punto de partida de la historia.


Marc no llega a tiempo a la cita porque tiene un infarto…

"3 Corazones" es, literalmente, una historia de corazón. La idea de que el personaje tuviera un problema cardíaco, me daba la oportunidad de mostrar el corazón como órgano.

Los encuentros de Marc con Sylvie y luego con Sophie son magnéticos…

Me gustan los encuentros amorosos que empiezan con una simple mirada, el instante en que surge una chispa entre los protagonistas. Hay mucha poesía en la secuencia en que Marc le dice qué edad tiene señalando el número de una casa.

Me pasó a mí. Todos mis guiones originales están llenos de este tipo de coincidencias, esas señales que tanto gustaban a los surrealistas y que parecen abrir una puerta a los enamorados.


En "3 Corazones" hay momentos muy rápidos, casi violentos, y otros muy apacibles, como cuando Marc se siente feliz en su matrimonio y casi consigue olvidar a la otra mujer que lleva en el corazón…

Era necesario encajar esta historia, que ofrece momentos extraordinarios (los encuentros amorosos son los únicos que merecen este calificativo), en un entorno corriente, lo más normal posible. En este pasaje de la película insisto, con una voz en off, en la felicidad de Marc: ha optado por vivir una vida normal, sin renunciar a nada. Pero hay algo agazapado dentro de él, algo que tiene el rostro de Sylvie y que espera su momento.

Sylvie aparece y desaparece de pronto, fugazmente.

Charlotte Gainsbourg es así, se escapa. Ocupa el tiempo y el espacio de forma muy singular, pero da la impresión de que puede desaparecer en un momento. Su presencia es como una aparición, tiene algo muy poderoso y evanescente a la vez. Un auténtico encanto en el pleno sentido de la palabra.


"3 Corazones" juega mucho con los tiempos novelescos.

Son los tiempos del corazón, no obedecen a las leyes del calendario normal y rompen con las reglas clásicas del relato. En esta película hay saltos temporales, incluso de varios años, y momentos muy detallados.

Parece que cada película es un nuevo reto para usted.

Si siempre rodase lo mismo, como se clava eternamente el mismo clavo, mi preocupación sería eternamente la misma. Mis películas son como protocolos de una experiencia: la experiencia sigue su curso, pero los protocolos cambian y cualquier oportunidad es buena.


¿Enfrentarse a un protagonista masculino era parte de un nuevo protocolo?

¿Cómo filmar a un hombre cuando se tiene la reputación de filmar a mujeres y, más aún, de pasarse la vida con las actrices con las que se trabaja? ¿Podía una película mía adaptarse a la presencia de un actor? Sentía curiosidad por saber cómo funcionaría y si funcionaría.

¿Siempre tuvo en mente a Benoît Poelvoorde para el papel de Marc?

Al principio no. Primero pensé en un amigo mío, pero los dos comprendimos muy pronto que nuestra cercanía podía ser molesta. Ya habíamos rodado dos películas juntos y tenía la sensación, quizá equivocada, de saber de antemano lo que haría. Alguien desconocido me ofrecía la libertad de descubrir otras emociones. Y descubrir cosas en el cine es inventarlas. ¿Cuál era el actor que más me impresionaba y con el que más me apetecía rodar? Y pensé en Benoît. Siempre hay un lado desconocido en Benoît. ¿Qué hará? ¿Cómo estará, exaltado o totalmente deprimido? Incluso el uso que hace del idioma es especial, muy articulado y escueto.


¿Por qué decidió que el personaje sería un inspector de Hacienda y, más aún, por qué hace una apología de la profesión?

He conocido a algunos y son personas apasionantes. Un viejo amigo mío, un marchante, tuvo una importante inspección fiscal que duró mucho tiempo. Los dos inspectores que se encargaban de su caso, que además eran pareja, se convirtieron en sus mejores amigos. Los inspectores de Hacienda conocen a más especímenes humanos que un inspector de policía; se les da muy bien evaluar a las personas. Entran de forma íntima y legal en la vida de terceros, deben tener olfato.

El espejo que compra Sylvie en una subasta acaba en casa de la pareja y sirve para que Marc se comunique con la mujer amada.

El espejo juega un papel importante, es casi una idea del cine fantástico. Sylvie se enamoró del espejo, lo compró y lo dejó en la tienda. En cierto modo, el espejo ha guardado su imagen, la conserva. Al tener el espejo en su casa, Marc vive con el fantasma de Sylvie. 


Vuelve a trabajar con Catherine Deneuve.

Teníamos ganas de volver a trabajar juntos. Reconozco que sin Edouard Weil, el productor, no me habría atrevido a proponerle un personaje que no tiene el protagonismo absoluto. Pero Catherine aceptó enseguida.

En el plató no solo fue la madre que acoge a sus dos hijas y a Marc, y la actriz a la que se rueda con sus compañeros, se convirtió en la dueña de la casa. Participó con el atrezista en la elaboración de los platos que se sirven en la película, y hay muchas comidas. Le sirvió para encontrar una libertad de interpretación y de composición muy sutil que aporta una importancia decisiva a su papel. Hay miradas, frases, tonos determinantes y que ayudan a los demás actores. Charlotte, Chiara y Benoît se quedaron impresionados con Catherine.

Fuentes:
Pressbook e imágenes cortesía de ©Golem Distribución S. L.
http://www.image.net/  By ©Getty Images

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld
¿Te gusta el cine? ¿Te gusta el western? Más concretamente... ¿el Eurowestern? Pues estás de enhorabuena... porque ya se puede adquirir WESTERNWORLD #3 Primer especial de una trilogía sobre el Eurowestern. 310 Páginas a todo color con cantidad de material de coleccionismo junto a un meticuloso análisis del género. Numerosos meses de trabajo y años de coleccionismo para llevar a cabo esta revista, la cual no sería posible sin la colaboración de profesionales como: Juan Pablo Campelo (su creador), Javier G. Romero, Miguel Angel Plana Fernández, Carlos Díaz Maroto, James Wallestein, José Abad, Dani Morell, Lucia Perez García, Dario Lavia y un servidor Oscar Vela "Mastí". SOLO VENTA POR CORREO. Info. y pedidos: westernworldspain@gmail.com