sábado, 28 de noviembre de 2015

Crítica de "Ocho apellidos catalanes", de Emilio Martínez Lázaro


"COMEDIETA" CON POCAS LUCES

Mi profesora de literatura que tuve en el instituto solía repetir muchas veces aquello de "Las prisas no son buenas consejeras", una frase que resume a la perfección el resultado global del filme que nos abarca, la secuela de "Ocho apellidos vascos", la película que pulverizó sorprendentemente todos los registros de la taquilla española el pasado año 2014. En esta ocasión, los artífices del filme trasladan la acción del País Vasco a un pequeño pueblo de Cataluña, en el que Koldo, tras enterarse de que su hija Amaia ha roto con Rafa y se ha enamorado de un catalán, decide entonces poner rumbo a Sevilla para convencer a Rafa de que lo acompañe a tierras catalanas para rescatar a Amaia de los brazos del joven y de su ambiente.


Teniendo en cuenta la evidente falta de frescura que rezuma de entrada el producto, esta apresurada secuela de "Ocho apellidos..." vuelve a repetir la misma fórmula de la primera entrega, cambiando los clichés vascos por los catalanes; sin embargo, un servidor esperaba algo más de mordiente, y que los guionistas hubieran incidido en las puyas sobre el enrarecido y candente tema político sobre la independencia. El hecho de que se haya realizado con prisas, con la premisa de explotar cuanto antes la "gallina de los huevos de oro", se ha notado muchísimo, plasmándose de sobremanera en el resultado global del filme... una comedia repetitiva, sosa, trillada a más no poder y sin apenas gracia. Quizás su momento más inspirado sea aquel en el que Karra Elejalde palmea descompasado en el 'tablao'; también una Rosa María Sarda en su salsa encarnando correctamente a una catalana de pura cepa y ese Berto Romero que parodia a un petulante 'hipster' (con barba postiza) bastante pasado de vueltas; además del ingenioso guiño a "Good Bye, Lenin!" y las reminiscencias patentes a la exitosa cinta noventera de Julia Roberts "La boda de mi mejor amigo" y al universo cinematográfico de Woody Allen, aquel que nos muestra a unos pintorescos personajes de clase media con sus enredos, pero evidentemente sin la maestría que atesora el maestro neoyorkino.





Convertida ya en el mejor estreno del cine español en lo que llevamos de año 2015, "Ocho apellidos catalanes" es más bien una 'comedieta' que solamente se puede disfrutar despojándose de cualquier tipo de expectativa, que entretiene sin más, un vodevil deslavazado en el que la premura por terminarla la ha lastrado considerablemente.



Reseña en colaboración con el Portal Comarcal y Cineapolis CC El Teler de Ontinyent.

Si quieres leer la crítica a través de la página del Portal Comarcal:
http://www.portalcomarcal.es/opinion/articulos-de-opinion/2015-11-27-11-55-08.html

4 comentarios:

  1. No puedo estar más de acuerdo con la crítica. Los mejores momentos los aportan lo veteranos Karra y una Rosa Máría Sardá en un papel hecho a sus correspondientes medidas. La vi ayer con la familia ( bien sabes Oscar que el mío es "otro cine"), y no me defraudó para nada... porque fue aproximadamente lo que uno esperaba ver.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo. Pues sí. Son lo mejor de una película que, a pesar de tener buenas ideas, le ha faltado estar más trabajada.

      Se muy bien el cine que te gusta, y esta noche tenemos los fans una cita ineludible con la season finale de The Walking Dead, que promete ser apasionante!!!

      Saludos compañero!!! ;)

      Eliminar
  2. La pensa es que Mediaset se ha salido con la suya: exprimir la naranja hasta la última gota, de caja, claro.
    No la he visto aún, pero ya te digo que de entrada me da bastante miedo, y no por la falta de chispa, sino por la premura de su confección, su posible abuso exagerado de cliches y humor fácil bajo una estelada con boina y fina manzanilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joan. Estás en lo cierto. Les corría prisa por terminarla lo antes posible... ahora que el tema independentista de Cataluña es pan nuestro de cada día. Una lástima porque si contiene ciertas ideas ingeniosas que podían haber dado mucho juego.

      Saludos compañero!!! ;)

      Eliminar