jueves, 24 de diciembre de 2015

Película Recomendada de Navidad: Gremlins, de Joe Dante

Llegadas estas fechas tan señaladas, y como ya es costumbre en nuestro espacio cinéfilo, nos toca rescatar (y por supuesto, recomendar) una película ambientada en las idílicas fiestas navideñas; no obstante, dentro de la pequeña dificultad que supone elegir un título, este año no he querido ser tan trascendental como otros, en el que elegí grandes (y porqué no decirlo, serios) largometrajes como: "Que bello es vivir" (Frank Capra, 1946), "Love actually" (Richard Curtis, 2003) y "Feliz Navidad" (Christian Carion, 2005)... Así que ahora me gustaría recomendar un filme divertido y desenfadado, con toques terroríficos y rezumando magia por todos sus poros... como prácticamente todo el cine que se realizaba en los maravillosos años ochenta... Pues voy a pasar a reseñaros: "Gremlins", de Joe Dante.

"No los expongas a luz.
Nunca los mojes.
Y nunca, jamás, les des de comer después de la medianoche."

Casi todos los que hayan vivido y crecido en los ochenta recuerdan las tres reglas imprescindibles para poder adquirir un mogwai, la adorable y extraña criatura de origen oriental que compra nuestro joven protagonista al empezar el filme; aunque éste, sin querer rompe las tres citadas reglas que conciernen a su nueva mascota, e inadvertidamente da rienda suelta a una horda de pequeños monstruos malcriados que van causando estragos por cada lugar por el que pasan en el pequeño pueblo donde reside el chico.

El rey midas de Hollywood Steven Spielberg con Joe Dante, en una foto de archivo.  Fuente: Fotos.org

Para empezar a hablar sobre este clásico de culto, es necesario hacerlo sobre Steven Spielberg, que es necesario indicar que se encontraba en una época de gran inspiración y prolífica, tras realizar exitosos largometrajes como "Tiburón" (1975), "Encuentros en la tercera fase" (1977) o "ET, El Extraterrestre" (1982). En esta ocasión (y a través de su productora Amblin), desempeña la labor de productor ejecutivo y le da el giro perfecto al guión inicial de Chris Columbus para conformar algo mucho más atractivo y para un mayor espectro de público, prioritariamente juvenil. En principio, "Gremlins" era mucho más negra, más violenta y sangrienta; y quizás, hubiera sido igualmente un éxito y aclamada, pero se hubiera limitado, en cierto modo, su explotación comercial. Al final quedó un cuento navideño macabro, irónico, no exento de crítica (aunque hay para todo tipo de interpretaciones), pero sobre todo, divertido.


Por otro lado, el director Joe Dante debutó en la gran pantalla con "Piraña" (1978), una cinta de terror inspirada en la afamada "Tiburón" (1975) de Steven Spielberg, y por la cual consiguió un enorme éxito. Unos años más tarde, concretamente en 1981, realizó la interesante película sobre licantropía "Aullidos", que se basaba libremente en la novela homónima de Gary Brandner. Y fue así como llamó la atención de Spielberg, que lo invitó a dirigir un segmento de la cinta "En los límites de la realidad: La película" (Twilight Zone: The Movie, 1983), produciendo posteriormente el que seria su primer gran éxito, la película que nos concierne: "Gremlins".


Con frecuentes referencias al clásico navideño de Frank Capra "Que bello es vivir", este cautivador y terrorífico cuento funciona a las mil maravillas como una parábola subversiva sobre los peligros del cuidado irresponsable de las mascotas; además de ser un ingenioso antídoto al sentimentalismo y el consumismo en unas fechas tan señaladas como la Navidad. De igual modo, cabe destacar el impresionante trabajo artístico en la creación de los Gremlins, en el que la crítica alabó enormemente el trabajo desempeñado por el equipo de Chris Walas (creador de Gizmo, así como del resto de las criaturas), en el que emplearon la técnica conocida como animatronics (muy de moda por aquellos lares), ya que la tecnología digital estaba prácticamente en pañales (basta con ver la cinta de la factoría Disney "Tron", estrenada por esas fechas), y consistía en crear unas marionetas que se controlaban a distancia. El que se empleara esta técnica cinematográfica (tal como ya hiciera el mismísimo Spielberg con su tiburón metálico y su entrañable extraterrestre ET) le otorga un gran realismo, ya que todo hay que decirlo, la criatura es real y palpable porque está ahí, no es ningún croma verde ni ningún efecto especial digital, como la mayoría de filmes actuales (que exceptuando del Gollum de "El señor de los anillos" y algún que otro más) cantan más que "Los Tres Tenores" en plena gira. El genial trabajo con las marionetas del equipo de Walas fue premiado con un merecido Saturn a los mejores efectos especiales (de los cinco que recibió en total). También es destacable la maravillosa banda sonora a cargo de un maestro como el oscarizado Jerry Goldsmith [por "La profecía" (The Omen, Richard Donner, 1976)], que con su acertada partitura acentuaba (aún más si cabe) la increíble magia que desprende esta fábula terrorífica, divertida y con moraleja.


"Gremlins" fue un gran éxito comercial y recibió una buena acogida por parte de la crítica; sin embargo, también fue duramente criticada por algunas de las escenas más violentas, en el que los críticos argumentaron que tales escenas hacían que la película no fuese apropiada para la audiencia más joven, debido a que fue catalogada para todos los públicos. Este hecho hizo que dos meses después del estreno (y también, a consecuencia de denuncias similares respecto a otras), la MPAA (Asociación Estadounidense de Cineastas) modificó su sistema de calificación por edades, otorgándole el de PG-13.

Su enorme éxito propició que en 1990 se realizara una segunda parte, titulada "Gremlins 2. La nueva generación", que a pesar de su acentuado sentido del humor y esa acertada sátira de las secuelas (en el que se podían encontrar un gran número de parodias de otras películas e historias, incluyendo su propia predecesora, así como las películas de Rambo, El mago de Oz, Marathon Man o El fantasma de la ópera); y también, de volver a contar prácticamente con el mismo equipo de la primera entrega (Dante en la dirección, Spielberg en la producción, Goldsmith en la soundtrack y Zach Galligan y Phoebe Cates como protagonistas); no logró el éxito y trascendencia que logró la primera entrega.


En la actualidad, "Gremlins" está considerada como una película de culto, y mucho de ello tiene que ver con el hecho de haberse convertido en un icono de referencia para una generación. Aquella que creció (o mejor dicho, crecimos) en los ochenta con la magia, la fantasía y películas que calaron hondo en la imaginación de muchos jóvenes, y propicia que recordemos esta cinta (y otras tantas) con mucho cariño y nostalgia; asimismo, tampoco hay que restarle ni un ápice del meritorio resultado final al buen hacer de Joe Dante, que con una dirección simple y directa, supo darle un sentido del humor inconfundible, llenándola de geniales giros y gags de su propio sello (como esa memorable confesión de Phoebe Cates: "En Navidad unos abren regalos y otros se abren las venas", que funcionaba a las mil maravillas como aversión a la Navidad); a lo que habría que sumar aquel universo multirreferencial que puebla el filme y los constantes guiños cinéfilos, siendo la más clara "Blancanieves y los siete enanitos", o por ejemplo también podríamos citar a "Mad Max 2: Salvajes de la autopista" o "La invasión de los ultracuerpos", entre otras, que ayudan irremediablemente a su disfrute total de esta deliciosa gamberrada ochentera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld
¿Te gusta el cine? ¿Te gusta el western? Más concretamente... ¿el Eurowestern? Pues estás de enhorabuena... porque ya se puede adquirir WESTERNWORLD #3 Primer especial de una trilogía sobre el Eurowestern. 310 Páginas a todo color con cantidad de material de coleccionismo junto a un meticuloso análisis del género. Numerosos meses de trabajo y años de coleccionismo para llevar a cabo esta revista, la cual no sería posible sin la colaboración de profesionales como: Juan Pablo Campelo (su creador), Javier G. Romero, Miguel Angel Plana Fernández, Carlos Díaz Maroto, James Wallestein, José Abad, Dani Morell, Lucia Perez García, Dario Lavia y un servidor Oscar Vela "Mastí". SOLO VENTA POR CORREO. Info. y pedidos: westernworldspain@gmail.com