viernes, 29 de enero de 2016

Crítica de "La chica danesa", de Tom Hooper

LA LUCHA DE LILI ELBE POR HACER JUSTICIA A SU YO INTERIOR.

Durante varios siglos, la homosexualidad y transexualidad han sido consideradas unas enfermedades mentales en la cultura occidental. En 1973, la  Asociación Americana de Psiquiatría (APA), con la publicación de la 3ª edición de su manual de diagnóstico de enfermedades mentales DSM-III pasó a llamarse "perturbaciones de la orientación sexual" (todo un eufemismo), que finalmente sería eliminado en 1984 en la revisión de la misma. El motivo que había para justificar la homosexualidad como enfermedad mental era el hecho de que los homosexuales presentaban debido a su orientación sexual un "malestar subjetivo y deterioro en el funcionamiento social". Curiosamente este malestar dependía del rechazo de los otros hacia el homosexual y no de la homosexualidad en si misma, es decir, la sociedad le hacia enfermo mental al no aceptarlos. La película que nos concierne, "La chica danesa", es un drama basado en la verdadera historia Einar Wegener, un artista danés de considerable éxito que fue la primera persona conocida en ser la destinataria de una cirugía de cambio de sexo.


La cinta se centra en el matrimonio formado por Einar y Gerda Wegener, que vivieron en Dinamarca a finales del siglo XIX, el cual dio un giro cuando Einar sustituyó a la modelo femenina que su mujer, Gerda, tenía que pintar. Cuando los retratos resultan ser un éxito, ella anima a su marido a adoptar una apariencia femenina. Lo que comenzó como un juego llevó a Einar a una metamorfosis, convirtiéndose en una mujer llamada Lili Elbe, hecho que cambió su vida para siempre y puso en riesgo el amor de su esposa.


Para llevar a la gran pantalla esta asombrosa historia, han contado con el director británico Tom Hooper, un excelente realizador que en estos últimos años ha demostrado todo el talento que atesora, con películas tan geniales como "The Damned United" (Id, 2009) sobre la figura del entrenador de fútbol Brian Clough, la oscarizada "El discurso del rey" (The King's Speech, 2010) que trataba el problema de tartamudez del rey de Inglaterra Jorge VI , o "Los miserables" (Les Misérables, 2012) que adaptaba el famoso musical basado en la novela de Victor Hugo. En la película que nos concierne, "La chica danesa", el director británico otorga una factura técnica impecable, en el que Hooper da una lección magistral de buen cine, con una puesta en escena y dirección de actores impresionante, destacando unos planos estáticos prácticamente simétricos que quitan el hipo, y unos estupendos travellings que le aportan dinamismo al filme. Merece una mención especial el gran trabajo desempeñado por el español Paco Delgado en el maquillaje y peluquería del filme, que potencia las magníficas interpretaciones (aún más si cabe).


Y ¿Qué decir de las interpretaciones? Podría afirmar que no tengo suficientes calificativos para describir tanto talento abrumador; y es que Eddie Redmayne y Alicia Vikander están verdaderamente impresionantes, y cabe decir que no sorprenden para nada sus sendas nominaciones a los Oscar. Tanto Redmayne como Vikander ya nos demostraron de que pasta están hechos con sus largometrajes anteriores, él llevándose la preciada estatuilla dorada por la encarnación del afamado astrofísico Stephen Hawking en "La teoría del todo" (James Marsh, 2014), y ella deslumbrando como el androide bello e inquietante (a partes iguales) en la maravillosa opera prima de Alex Garland "Ex Machina" (Id., 2015).


Los finos rasgos fisionómicos de Redmayne, junto con su talento interpretativo, ayudan muchísimo a que el actor británico construya un personaje verosímil, hasta el punto que dejamos de ver un actor y solamente quede dicho personaje, es impresionante la credibilidad con la que dota a ese hombre, en el que sin previo aviso y control, despierta en su interior el sentimiento de 'sentirse' mujer; y acentuado más aún si cabe por la época en la que vive, en el que los prejuicios hacia los homosexuales y transexuales eran muy elevados (basta con ver la escena de la paliza, sirviendo como un claro ejemplo de ello); asimismo, es necesario indicar la valentía que tiene el personaje de no renunciar a sus sentimientos y luchar por ellos. Por otro lado, Vikander es posiblemente la mejor del reparto (imposible de creer tras ver la increíble transformación de Redmayne); sin embargo, a ella no le hace falta ningún tipo de maquillaje o vestuario para construir su personaje. Transmite tanto a través de sus ojos que sientes su dolor, esa procesión que se mueve por dentro. Como todos sabéis la interpretación se basa en fingir las emociones, en transformarse en otra persona que no eres tu; así que partiendo de esta base, cuando el personaje siente alegría, sorpresa o pena, es el actor quien finge todo eso. Llegados a este punto, que un actor (en esta caso actriz) pueda llegar a fingir tal dolor a través de sus ojos (en el que hay que recordar que son el espejo del alma), solamente por eso, ya merece todos los elogios, ya que es brutal lo bien que lo hace, y por ese motivo pienso que Vikander realiza la mejor interpretación del filme (y posiblemente de su carrera), siendo una firme candidata a obtener el premio Oscar este año 2016. Su Gerda Wegener tiene que lidiar con el sentir del hombre que ama, y el hecho de que renuncie a su felicidad personal para ayudarlo en tal propósito demuestra su amor incondicional que sentía por él; y es que se podría considerar este filme como una historia de amor verdadero, además de superación personal.


Por ponerle algún pero, no me ha acabado de convencer la discreta banda sonora del casi siempre genial Alexandre Desplat, que por momentos parece que el filme carezca de música, que hubieran agilizado un poco los hechos acontecidos en una trama filmada a fuego lento.


En síntesis, "La chica danesa" me ha parecido una película notable y muy recomendable, con una historia fascinante que está abordada de manera impecable, con dos portentosas interpretaciones que confirman tanto a Eddie Redmayne como a Alicia Vikander como dos de los mejores actores del panorama cinematográfico actual; así como a su director, Tom Hooper, como uno de los más destacados del cine británico, el cual muchos cineastas jóvenes actuales deberían de tomar buena nota de como encuadrar, así dejarían de "marearnos" con esos torpes movimientos de cámara que tan de moda está últimamente.


Reseña en colaboración con el Portal Comarcal y Cines AXION CC Plaza Mayor de Xàtiva.

Si quieres leer la crítica a través de la página del Portal Comarcal:



1 comentario:

  1. Excelente pelicula, bien nominada al Oscar y Redmayne un fabuloso actor, ya tuve la oportunidad de verla y reseñarla en mi blog jejeje pero siempre es bueno saber de opiniones, saludos amigo, y nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar