lunes, 8 de febrero de 2016

Entrevista con Ida Panahandeh, directora de "Nahid"

El próximo viernes 12 de febrero se estrena en las carteleras españolas "Nahid", una película diigida por Ida Panahandeh, que narra el conflicto de una joven mujer divorciada que vive con su hijo en una pequeña ciudad al norte de Irán, y desea casarse con el hombre del que se ha enamorado.

De acuerdo con las leyes de su país, el padre tiene la custodia del niño; pero sin embargo, su ex-marido le ha garantizado a ella el derecho a la patria potestad de su hijo bajo la condición de que jamás se volverá a casar. Luchando por no perder  a sus dos seres queridos, ella tendrá que valorar una tercera opción: un matrimonio temporal; no obstante, esto la pondrá en un apuro, puesto que a pesar de ser legal, no es algo bien recibido por la sociedad que le rodea. ¿Será esta una buena solución para ella?

Su directora Ida Panahandeh nos habla de "Nahid" y otras cuestiones a través de una entrevista proporcionada por Caramel Films:


La directora iraní Ida Panahandeh, en el set de rodaje.

¿Cómo empezó a trabajar en esta película?

Durante años, cada vez que mi co-guionista, Arsalan Amiri, y yo empezábamos a escribir un guión, surgía una joven con un hijo rebelde y desobediente e intentaba obligarnos a incluirla en nuestras historias. De vez en cuando escribíamos una historia para ella, pero nunca nos salía como queríamos, así que la abandonábamos. Al final logramos encontrar una historia sobre ella. Nos llevó un año y medio escribir el guión.

Arsalan y yo vivimos experiencias parecidas durante nuestra infancia. Nos educaron nuestras madres, sin la presencia de una figura paterna. Así que fuimos testigos de su lucha por demostrar que eran mujeres independientes en una sociedad tan tradicional como la iraní. La personalidad de este tipo de mujeres es totalmente diferente a las que tienen una vida normal. Luchan con todas sus fuerzas para tener una vida mejor, tanto para ellas como para sus hijos. Y Nahid es ese tipo de mujer. En cierto sentido, hemos hecho un homenaje a nuestras madres.

Queríamos que la historia se desarrollara en una ciudad que no fuera Teherán. Estábamos buscando una ciudad en la que una mujer joven estuviera siempre vigilada, sin poder hacer lo que quisiera. Así que mientras escribíamos el guión fuimos a  Anzali, una ciudad al norte del país, cuyo ambiente nos era muy familiar.


¿Puede contarnos su método de trabajo y qué ambiente había en el plató? ¿Tiene alguna anécdota?

Empecé a trabajar en el cine haciendo cortometrajes de 16mm en la Escuela de Cine. Los elementos visuales del cine me fascinaban. Por escogí Cinematografía como asignatura en mis primeros años de carrera. Además, cada vez me interesaba más la problemática narrativa y teórica del cine. Así que traté de centrarme en esos aspectos en mis estudios de posgrado. "Nahid" es una mezcla de mis estudios académicos durante mi grado y mi máster y de las lecciones que aprendí trabajando en cortometrajes, documentales y películas para televisión. Mi obsesión es encontrar el mejor estilo visual para narrar mi historia.

Desde que empecé a escribir el guión, ya sabía que la mejor estación para mi historia era el otoño, ya que en la ciudad hay un ambiente gris y nublado que reflejaría el sentir de mi protagonista y del resto de los personajes. Además, enriqueció la paleta visual de mi película. Tuve que buscar colores para los trajes de los personajes que fueran fríos o neutros. De esa forma se acentúa el efecto del rojo como un elemento de la película que tenía una presencia simbólica.

Cada personaje exigía un estilo visual propio que coincidiera con su forma de pensar y con su estilo de vida. Por ejemplo, el contraste entre el ambiente cálido y frío de sus casas ayudó a caracterizarlos individualmente. Por otro lado, era imposible reproducir el ambiente de la bulliciosa vida de Nahid con una cámara fija o de mano o con "soft tracking". Era necesario una mezcla de estas técnicas para visualizar el ambiente angustioso que impera en la película

Y lo que más importante, no quería hacer una película totalmente realista plagada de detalles. Había hacer algo más que filmar los hechos. El realismo de la película debía ir acompañado de un elemento poético velado y en cierto sentido agresivo.

Desde que empecé a escribir el guión pensé en el elemento que pudiera aportar esa poética tan particular: la puesta en escena, los objetos, la naturaleza, la música, las manos de Nahid, los colores, los ruidos... Puede que ese componente poético no sea tangible para todo el mundo, pero está ahí y estoy segura que tendrá un impacto en el público.


Háblenos de sus actores.

Sareh Bayat, que interpreta el papel de Nahid, es una de las mejores actrices del cine iraní. Se hizo famosa por su extraordinaria interpretación en la película Nader y Simin, una separación de Asghar Farhadi. Pero su actuación en esa cinta también fue mi mayor temor a la hora de elegirla. No quería que en esta película, se identificara en ningún momento a Sareh con la mujer oprimida de Nader y Simin, una separación. Sareh sabía que me preocupaba mucho ese tema. No paraba de decirle: "¡Tienes que ser una loba, Sareh! ¡Venga, ataca! ¡No tengas miedo! ¡Reacciona!”

Sareh es una actriz sensible, flexible y de gran talento que puede transmitir diferentes emociones a los espectadores sin siquiera decir una palabra, sólo a través de sus ojos y de sus expresiones faciales. Cambiaba a medida que avanzaba el rodaje y supo encontrar la forma de interpretar a Nahid.

Pejman Bazeghi, que encarna a Masoud, es un actor maduro y experimentado que ha interpretado papeles muy diferentes durante su carrera.

En Nahid, tenía que mostrarse sereno, y encarnar a un padre y un marido dejando de lado su atractivo masculino. Durante el rodaje, sentí una gran admiración por su derroche de inteligencia e ingenio. Comprendió enseguida mis sugerencias e ideas y las puso en práctica inmediatamente. Conectó muy bien en el plano emocional con el resto del reparto. Hubo momentos en los que tanto mi cámara como yo nos emocionamos con su interpretación. Tuvo que interpretar el papel de un hombre poco tradicional y sereno que estaba enamorado, y esas características tenían que reflejarse en su comportamiento: en su forma de andar, hablar, ordenar su escritorio, y en muchas otras cosas.

Navid Mohammad Zadeh, que encarna a Ahmad, es uno de los actores teatrales más famosos de Irán. Es uno de los mejores, y verle en un escenario teatral es una experiencia maravillosa. Todos los actores y actrices de Nahid hablan con acento Gilaki (el acento de la gente de Bandar Anzali en la provincia de Gilan), algo que no pueden apreciar los espectadores que no son iraníes. Pero Navid, al igual que Sareh, a pesar de ser de otra provincia y origen étnico, hizo gala de muchísimo tesón y consiguió hablar con acento gilaki en muy poco tiempo frecuentando los puertos y los cafés, y pasó tiempo hablando con los pescadores de Anzali.


¿Qué opinión le merece la industria cinematográfica de su país?

De los países de Oriente Medio, Irán es el único que exporta su cine a todo el mundo. Somos una nación muy resistente que ha sabido mantener encendida la antorcha del arte a pesar de todos los problemas que hemos atravesado en los últimos años, e invitamos al resto del mundo a verlo. Kiarostami, Farhadi, Banietemad, y muchos otros, han desempeñado un extraordinario papel a la hora de dar a conocer nuestra cultura. No podemos hacer películas con tanta facilidad como los europeos o los americanos porque disponen de grandes presupuestos. Tenemos las manos atadas a la hora de contar nuestros sueños. Mi película no sólo es fruto de mi perseverancia y mi trabajo. En Irán hay muchísimos jóvenes creativos y muy bien preparados con más talento que yo. Tienen potencial para hacer películas increíbles y lo están deseando, pero no han tenido tanta suerte como yo. Para ser sinceros, las dificultades financieras impiden que todo este talento florezca.

¿Cuáles son las fuentes artísticas de su trabajo?

En todas las películas que he hecho, la mayor fuente de inspiración artística ha sido la misma vida. Estoy convencida que observar detenidamente la vida cotidiana de la gente, en todos sus detalles, es una fuente inagotable de riqueza para el alma de un artista. Pero mi vida no tendría sentido sin otra cosa: ¡la literatura! Yo he sido uno de esos ratones de biblioteca que, cuando no estaba viviendo la vida, estaba leyendo un libro. Mi madre siempre dice: "Ida es perezosa porque leer libros es la cosa más fácil del mundo, y sólo los perezosos son buenos lectores de libros". Lo cierto es que nunca encontré una alternativa mejor para desarrollar mi imaginación. Entre los escritores y poetas iraníes, Gholamhosein Saedi, Hedayat, Golshiri, Forough Farrokhzad, Shamlou, y Ahmad Mahmoud, han tenido una gran influencia sobre mí. Entre los escritores no iraníes, mis preferidos eran Virginia Wolf, Zola, Heinrich Böll, Tolstoi, Flaubert, Bulgakov, Salinger, y Carver. Y aunque le parezca aburrido de contar, diré que también he visto muchas veces las películas de Tarkovsky, Bergman, Kiarostami, Ayyari, Ozu, Satyajit Ray, Kobayashi, Mizoguchi, Kurosawa, Antonioni, Billy Wilder, Jane Campion, Kubrick, y  Coppola. Y cuanto más películas hago, más me doy cuenta de que son auténticos genios de la realización. Y también me gusta mucho la pintura de Hiroshige. Me enamoré de las composiciones extrañas por su culpa. De la antigua arquitectura iraní me encantan las viejas mezquitas y los edificios históricos de Safavid y de la dinastía Qajar. Cuando no me encuentro bien, me dedico a pasear durante horas por los viejos barrios de Teherán. En mi ciudad hay rincones olvidados que conservan todo el sabor del pasado. Cuando acabo mi paseo me siento mejor y de camino a casa me compro algunos dulces. Luego cuando llego me siento y me pongo a escribir inmediatamente. Me gusta la arquitectura gótica europea y la Edad Media.

¿Puede contarnos algo de su siguiente proyecto?

Estoy trabajando en un guión que vuelve a tratar sobre el amor. Pero esta vez es sobre dos mujeres de dos generaciones diferentes y una de ellas tendrá que sacrificarse por la otra. Es más sociológica que social. Las mujeres de mi historia tienen que tomar decisiones complicadas por culpa del amor.


¿Cual es el trasfondo social de “Nahid”?

Nahid es una mujer que se enamora por primera vez en su vida y experimenta el placer de estar con su amante. Pero el placer del amor se convierte en angustia y sufrimiento cuando Nahid tiene que enfrentarse a la realidad de la vida y de las leyes que rigen la sociedad. En las sociedades tradicionales la cualidad que más se valora de una mujer es su “maternidad”; una mujer tiene que ser "madre" por encima de todo. Ser mujer es mucho menos importante.

Según el Código Civil iraní, si una mujer divorciada que tiene la custodia de sus hijos quiere volver a casarse, el padre recuperará inmediatamente la custodia. Una de las soluciones para que estas mujeres no pierdan la custodia de sus hijos y tengan una relación legal y legítima con otro hombre es que se ven obligadas a celebrar un matrimonio temporal llamado “Sighé”. A pesar de que un matrimonio temporal -Sighé- es legal, la mayoría de los iraníes no ven con buenos ojos a las mujeres que se casan de esa forma. La sociedad iraní lo considera un tabú, y mucha gente piensa que es un medio para explotar a las mujeres ya que, según la ley, los hombres pueden tener muchas "esposas" con el Sighé, desde una hora a varios años. Es por eso que en la película, Nahid y Masoud ocultan su matrimonio temporal para no convertirse en unos apestados y fingen que su matrimonio es permanente.

La causa de los tiempos turbulentos que hemos vivido en los últimos años ha sido la transición de la sociedad iraní de la tradición a la modernidad. El mundo ha vivido cambios muy profundos en la última década. El pueblo iraní cambia como el resto del mundo y las tradiciones se van quedando atrás. Sin embargo, las leyes se resisten a cambiar, a pesar de que ya no están adaptadas a la sociedad. Las consecuencias de esta heterogeneidad es que las diferentes clases sociales, grupos étnicos, y los hombres y las mujeres se convierten en enemigos sin querer. En esta película, Ahmad (el ex marido de Nahid) es una persona que no cae mal a pesar de sus errores. Son las "Leyes" las que obligan a estas dos personas a enfrentarse entre ellas. En esta película, el enemigo es la sociedad, como en las tragedias modernas, y la gente es en cierto sentido la víctima. Pero lo que diferencia a esta película de las tragedias modernas es la conclusión final. Aquí no seremos testigos de la caída o del fracaso de la heroína. Al final, la heroína emprende otra batalla independientemente de las consecuencias de su decisión.

Entrevista extraída del Pressbook
Pressbook e imágenes cortesía de Caramel Films

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld
¿Te gusta el cine? ¿Te gusta el western? Más concretamente... ¿el Eurowestern? Pues estás de enhorabuena... porque ya se puede adquirir WESTERNWORLD #3 Primer especial de una trilogía sobre el Eurowestern. 310 Páginas a todo color con cantidad de material de coleccionismo junto a un meticuloso análisis del género. Numerosos meses de trabajo y años de coleccionismo para llevar a cabo esta revista, la cual no sería posible sin la colaboración de profesionales como: Juan Pablo Campelo (su creador), Javier G. Romero, Miguel Angel Plana Fernández, Carlos Díaz Maroto, James Wallestein, José Abad, Dani Morell, Lucia Perez García, Dario Lavia y un servidor Oscar Vela "Mastí". SOLO VENTA POR CORREO. Info. y pedidos: westernworldspain@gmail.com