miércoles, 10 de febrero de 2016

Eva no duerme. Una película de Pablo Agüero

Maria Eva Duarte, como se llamaba al principio; Eva Perón, como se la conoció en sus últimos años; Evita, como el pueblo la bautizó, fue una figura que rompió todos los precedentes históricos y definió una modalidad política nunca vista hasta entonces. Durante el breve período de su actuación, al lado de Perón, en la Argentina de mediados de la década de los cuarenta, fue el centro de un creciente poder, ya que trabajó intensamente para obtener el voto femenino; y además, se convirtió en el alma del movimiento peronista. Esta organización se formó reclutando mujeres de distintas extracciones sociales por todo el país. Las dirigentes de la nueva agrupación recibieron el nombre de "delegadas censistas".


En el aspecto social su trabajo se desarrolló en la Fundación Eva Perón, mantenida por contribuciones de empresarios y por donaciones que los trabajadores hacían cuando tenían una mejora en sus sueldos. Creó hospitales, hogares para ancianos y madres solteras, dos policlínicos, diversas escuelas y una Ciudad Infantil. Durante las fiestas distribuía sidra y pan dulce, socorría a los necesitados y organizaba torneos deportivos infantiles y juveniles. El otro bastón y tal vez eje principal de su popularidad fue constituido en torno a los sindicalistas y a su facilidad y carisma para conectarse con las masas trabajadoras, a quienes ella llamaba sus "descamisados".

El director argentino Pablo Agüero, en el set de rodaje.

Su muerte, el 26 de julio de 1952 siendo aun muy joven víctima de una leucemia, significó el inicio de la decadencia del régimen peronista, que tres años más tarde fue derrocado por un golpe militar, en el que es necesario reseñar que el dolor popular no la abandonó en un velatorio que duró 14 días y a partir de entonces no la abandonaría jamás. Para evitar el peregrinaje popular a su tumba, los militares secuestraron y trasladaron el cadáver de Eva Perón a Italia y más tarde a España. En 1975, el gobierno de la presidenta del país, la que había sido la tercera esposa del general, María Estela Isabel Martínez de Perón, llevó de nuevo a Argentina los restos mortales de Evita.

El director cinematográfico argentino Pablo Agüero, para su tercera incursión tras las cámaras, se inspira en la historia real del secuestro del cadáver de Evita, una odisea que comienza cuando un anatomista experto la embalsama sin quitarle la más mínima partícula de piel, como si apenas durmiera, y continuando posteriormente con el secuestro de su cadáver por las Fuerzas Armadas, que se propusieron borrar completamente a la afamada mujer de la memoria popular. Su cuerpo estuvo desaparecido durante 25 años. Durante ese cuarto de siglo, Evita, aun muerta y desaparecida, fue la figura política más poderosa del país.


Pablo Agüero nos relata: "Este guión está basado en la historia real del cadáver de Eva Perón. Investigué el tema durante cuatro años y me atreví a formular mi propia versión, mi interpretación personal de hechos históricos reales. “Eva no duerme” es la peregrinación de esa bella durmiente que resistió a su propia desaparición durante casi treinta años. Muestra la represión desmesurada que se ejerció para borrar la herencia de Evita. ¿Qué clase incendio provocó Evita, que tanta violencia no logró apagar? Esa pregunta, ese incendio, es el corazón de esta película."

"Eva no duerme"cuenta con un reparto actoral compuesto entre otros por Gael García Bernal, Denis Lavant, e Imanol Arias, y se estrenará en nuestras carteleras el próximo viernes 12 de febrero.

Fuentes:
Pressbook e imágenes cortesía de ©Tornasol Films

No hay comentarios:

Publicar un comentario