lunes, 5 de septiembre de 2016

Marafariña. Una novela de Miriam Beizana Vigo

Hoy tengo el placer de comentar y recomendar la última novela que me he leído, titulada "Marafariña", escrita por Miriam Beizana Vigo, que conozco a través de las redes sociales (@Marafarinha) y de la que es necesario indicar que supone su primera novela.

Sobre Miriam Beizana Vigo cabe indicar que nació en A Coruña (España) el 20 de agosto de 1990. Profesionalmente trabaja en una empresa de suministros industriales, como contable y gestora comercial; y a su vez, estudia Lengua y Literatura Castellana por la UNED. 

Adora ver cine y leer, y como resultado de estas dos pasiones nació la Web "A Librería", la cual junto a otros grandes aficionados del arte, publica reseñas de cine y literatura. Aunque su gran pasión, aquella que mueve el latido de su corazón, es la escritura.


La escritora Miriam Beizana Vigo.   Foto: ©M.B.V.
Movida por su afán por escribir y tras muchos años de esfuerzo y dedicación, nace su primera novela titulada Marafariña (ISBN: 978-1512227253), que permite cumplir su sueño de ser escritora. Debido al notable éxito y aceptación que obtuvo con ella, a principios de este año 2016 lanzó su segunda novela, titulada Todas las horas mueren (ISBN: 978-1536838824), con la cual se presentó al "III Concurso Literario de Autores Indie de Amazon", apadrinado por el célebre presentador de televisión Christian Gálvez, siendo una de las novelas más vendidas del certamen; y asimismo, ha publicado junto con el director cinematográfico Pep Navarro Asensio, un libro titulado Tal Como fue, dedicado al gran artista musical Tino Casal. En la actualidad se encuentra trabajando en "Marafariña Libro Segundo".


Entrando de lleno en el comentario del libro, me gustaría decir que "Marafariña" es una novela densa, inteligente y muy valiente, en la cual nos plasma, esencialmente, una gran historia de amor salida de sus mismísimas entrañas; digamos, que pone toda su alma en ella (cabe puntualizar que en el prólogo ella misma afirma que contiene elementos autobiográficos). Miriam, con una prosa notable, un ritmo pausado y con un trasfondo melancólico (y por momentos muy triste y tremendamente duro), va desgranando de forma impecable la interesante historia de estas dos muchachas, desde que los caprichos del destino hace que ambas se encuentren en la imponente Marafariña (que podríamos decir que se erige como la verdadera protagonista de la novela, ya que siempre está presente), hasta su abierto final.

La autora ha creado de maravilla un pequeño universo de personajes muy bien definidos, cada uno de ellos con sus matices y personalidad reconocibles. Sus protagonistas Ruth y Olga y aquellos que conforman su entorno, como José y Esther (padres de Ruth); Valentín y Penélope (padre y tía de Olga); y Mario, Elisa y Jaime (mejor amigo, amiga y novio formal de Ruth), entre otros... a cada cual siendo entrañables e interesantes. Pero sobretodo, son sus dos protagonistas las que te cautivan, debido a que cada una atesora una personalidad muy bien marcada y compleja, siendo dos jóvenes que llevan una lucha interior brutal... Una lucha interior por ser completamente libres.... Una lucha interior por ser ellas mismas... Una lucha interior por vivir la vida a su modo... Una lucha interior por quitarse de encima toda la rabia contenida. Una lucha interior por superar su soledad... Una soledad marcada por la pérdida de un ser querido: Ruth perdió a su hermano pequeño y el fallecimiento de éste hizo que sus padres se hicieran Testigos de Jehová, arrastrando a la muchacha a esa forma de vida tan estricta; y por otro lado, Olga ha perdido a su madre y su autodestructiva depresión domina su total existencia.


El amor surge entre las dos sin buscarlo tan siquiera... Aparece de repente y sin avisar... A partir de aquí, se dejan llevar por sus torbellinos amorosos en su escondite natural que conforma la hermosa profundidad de Marafariña. Viven intensamente su pasional affaire secreto. Las chispas de ese amor se convierten en su único clavo ardiendo, en el cual se aferran ambas muchachas con todas sus fuerzas: Olga para superar la pérdida de su madre y Ruth para despojarse de las ataduras propias de la secta religiosa. Se aman de forma sincera y totalmente plena... sin embargo, también se reprimen... y ahí está la gran paradoja que le otorga ambigüedad a la historia; y por lo tanto, también la hace especial. Porque el entorno de ambas no está preparado para aceptar y validar su romance, para ese amor sincero y verdadero. Las bastas y apremiantes correas de los Testigos de Jehová con la que maniatan a Ruth, hacen que esté en una enorme encrucijada, entre la espada y la pared... y se ve obligada a ocultar su verdadera identidad a los demás, siendo su vida una auténtica mascarada... pero además, también la convierten en algo así como una granada. Una granada, que tarde o temprano, puede estallar... tambaleando todo aquello que había conformado su vida hasta ese momento.

En síntesis, el intenso romance y lo bien plasmados que están los sentimientos, así como la brutal evolución de sus protagonistas, además de la denuncia en su trasfondo al fanatismo religioso que profesan las sectas y el latente canto de amor hacia una tierra que rebosa magia por todos sus poros: Galicia... propician al lector que se enganche a sus letras de manera irremediable y convierten a esta impresionante novela en una lectura imprescindible... y por descontado, evidencia el gran talento que posee Miriam Beizana Vigo por las letras, siendo una de las escritoras 'indies' más fascinantes que hay en la actualidad. Sin duda, todo un descubrimiento.


Una vez terminado el comentario, me gustaría compartir con vosotros una pequeña e interesante entrevista que he tenido el placer de hacerle a Miriam Beizana, para profundizar más, entre otras cuestiones varias, en los entresijos de esta estupenda, y a la par, recomendable novela:

1. La primera pregunta podríamos decir que es casi obligatoria... debido a que el título de la novela "Marafariña" podríamos decir que es bastante singular, ya que describe el lugar donde discurren los acontecimientos de tu fantástica novela, pero ¿"Marafariña" existe en la realidad?

Marafariña no es tan solo el lugar donde transcurre la trama, sino que es la esencia en sí misma de la novela. ¿Acaso los personajes y la historia en sí no son una mera excusa para que ella misma se luzca?

Marafariña, como aldea, como lugar físico, no existe; pero, indudablemente, es real. En la geografía gallega o asturiana no resulta complicado encontrar rincones con las características y la esencia de esta inolvidable e infinita aldea. Una espesura verde, sin urbanizar, manteniendo la Naturaleza salvaje y libre, en su esplendor. Una pequeña playa y un río fresco. Incluso una Iglesia antigua y sin Dios. 

2. En el prólogo de la novela nos comentas que "Marafariña" es una historia completamente autobiográfica y real; aunque también es totalmente ficticia y cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia ¿Nos puedes explicar largo y tendido esta paradoja? y además ¿Qué porcentaje de 'realidad-ficción' dirías que tiene tu novela?

Sería muy complicado dar forma y vida a una novela como Marafariña sin conocer o haber vivido la realidad que se esconde tras esa historia. Digo que es real, porque lo es. Y digo que no lo es, porque no lo es. El caso, mi caso, de una joven que sometida a unas creencias religiosas muy estrictas, orientó su vida hacia una fe impuesta que no la llevó sino a sentirse atemorizada hacia todo lo que la rodeaba, a someterse a todo y cuanto se suponía que debería hacer, a ser anulada por completo, fue así; por muy duro que resulte admitirlo a veces.

Pero la realidad está decorada en la ficción. Aunque Ruth, e incluso Olga, tienen mucho de mí, son muy diferentes. Digamos que las he llenado a las dos de un carácter que baila entre lo que yo fui, lo que soy, lo que quise ser o lo que no pude ser. O lo que odié ser. 

Por eso quiero recalcar que no existe mentira o hipérbole alguna en las más de seiscientas páginas que componen la obra, pero no debe ser tomada como una biografía estricta. Tomé prestadas a mis niñas para contar algo veraz. Ellas fueron las víctimas y las luchadoras que debían de encarar aquel duro camino plagado de escollos. 



3. La soledad y la pérdida de un ser querido son sentimientos que están arraigados en las protagonistas del libro... Coméntanos cual fue tu inspiración a la hora de crear a Ruth y Olga, dos personajes entrañables y realmente fascinantes.

La pérdida de un ser querido, la muerte en sí, es una tortura para los vivos. No hay nadie que pueda escapar de ella y, por lo tanto, nuestra existencia está arraigada a este miedo innegable del que no se puede escapar. La muerte está tratada como algo muy negativo, horrendo y tabú. A día de hoy, no existe naturalidad en ella, no hay forma de integrarla en nuestra vertiginosa rutina o en nuestro afán de felicidad. El fallecimiento de la madre de Olga, Estefanía, es un suceso que destroza por completo a la joven y a su familia. Muchos lectores han puntualizado que parezco regodearme en la muerte de ese personaje. ¿Pero no es necesario regodearse en la muerte? Para Olga es algo imposible de superar, ¿cómo superarlo? Su madre todavía era joven y ella aún la necesitaba. ¿En serio era preciso obligarla a recuperarse cuanto antes? ¡Qué hipócrita sería por mi parte!

En cuanto a la otra ausencia, la de Miguel, es casi como un estigma. Ruth no siente la pérdida de su hermano propiamente dicho, sino más bien lo que pesa es el no haber podido nunca conocerlo. A veces fantasea con cómo sería su vida si él siguiera allí. La muerte de Miguel ha sido el desencadenante para que los padres de Ruth se sometieran a la sórdida esperanza de recuperarlo.

La inspiración, pues, para Ruth y para Olga fue el coraje, la superación y el dolor. Eso las convertía en personajes reales y plagados de sentimientos. Aborrezco la trivialidad en la que parece haberse convertido la existencia, esa necesidad impuesta de no poder vivir con dolor, como si fuera una enfermedad que se pega. 
Ruth es fascinante. Una mujer honesta, demasiado bondadosa y sin una pizca de egoísmo. Es dulce, leal, protectora. Olga, en cambio, es su alter ego. Podría parecer que representa todo lo negativo y, sin embargo, posiblemente su voluntad arraigada supere con creces la de Ruth. Las creencias religiosas de la muchacha pelirroja la ciegan y la abruman, a veces no le permiten ser ella misma.

4. Uno de los temas que más llaman la atención cuando estás leyendo la novela, es el tema de la secta religiosa "Los Testigos de Jehová" ¿Cómo se te ocurrió introducir este tema en tu historia? y también ¿Conoces de primera mano algún caso real sobre ello?

El proceso creativo de Marafariña comenzó cuando yo era demasiado joven. La historia de Ruth era muy diferente: no me había atrevido a introducir la homosexualidad, ni tampoco la religión. Cuando comencé los primeros retazos de esta novela, yo todavía era Testigo de Jehová y me encontraba muy torturada por la mala conciencia.

Pasó mucho tiempo hasta que conseguí sacar el valor para hablar de la religión de Ruth y de sus verdaderos sentimientos hacia Olga (relegada en un primer momento a un personaje secundario). 

Sí, conozco de primera mano a esta peligrosa secta, a la que pertenecí durante casi veinte años, siendo hermana activa durante gran parte de este período. Por eso, nada de lo narrado en la novela deja espacio a la invención personal o a la especulación. Cualquier información y alusión al funcionamiento y comportamiento de la Organización de los Testigos de Jehová responde a hechos verídicos a datos que, sin ningún tipo de dificultad, pueden contrastarse.


5. Además de tratar el siempre controvertido tema de la religión, o mejor dicho el fanatismo religioso, te atreves a abordar el también controvertido tema de la homosexualidad... Háblanos un poco sobre ello. ¿Crees que el haber narrado una historia de amor lésbico potencia aún más la denuncia a las ataduras que impone la secta a Ruth? y ¿crees también que remarca la valentía que Ruth va adquiriendo a lo largo de la trama?

Nos gusta decir que la homosexualidad ya no es algo por lo que luchar, que está totalmente integrado y asumido por la sociedad. Pero esto no es real, y tener una pareja de tu mismo sexo sigue siendo más complicado que ser heterosexual.

Si esto ya puede ocurrir en un marco sociofamiliar normal (entendemos, sin restricciones ideológicas escritas), dentro del seno de una familia de Testigos de Jehová (u otro tipo de religión, en realidad) estamos hablando de verdadero terrorismo espiritual. Ser gay en una Organización que dedica extensas páginas de sus publicaciones para intentar “curar” a los hermanos de esta dolencia, que se refiere a esta tendencia sexual como algo abominable a lo que Dios aplica el castigo más severo, es harina de otro costal.

Verdaderamente, el terror de Ruth para desvelar su amor por Olga es más real de lo que puede parecer. Las represalias sufridas pueden ser muy graves: desde confinamiento hasta la expulsión total. Y si señalamos que Ruth no deja de ser una adolescente, la jaula se vuelve más pequeña y las posibilidades de salir ilesa de esa cárcel se reducen a lo mínimo. 

Sí, eso hace que Ruth sea más valiente, demasiado. La mayor parte de los hermanos que pertenecen a estos grupos religiosos, luchan contra sus inclinaciones y las repudian. Hay personas que se odian a sí mismas por tener esos sentimientos. ¡Existen guías para ayudarles a sobrellevar esos deseos sexuales impuros! Es escandaloso. Nos podemos llegar a imaginar el infierno individual que se vive en estas circunstancias. 

6. En la novela, citas y homenajeas el clásico de la literatura "Tomates verdes fritos" de Fannie Flagg, que fue adaptado con bastante éxito en 1992 en la película de título homónimo dirigida por Jon Avnet... ¿Ha sido una de tus principales fuentes de inspiración a la hora de escribir "Marafariña"? porque el personaje de Ruth tiene mucho de la esencia de esa Ruth Jamison del clásico de Flagg.

¡Cómo me gusta que me hagas esta pregunta!

Como te dije, la creación de Marafariña empezó de manera muy prematura. Fue antes de que tuviera el gusto de conocer la que se convertiría en mi película y en mi novela favorita (y el plato de comida, claro está). Encontrarme con la historia de Ruth Jamison y de Idgie Threadgoode me llenó de valentía, sobre todo. Las similitudes con lo que yo deseaba contar eran asombrosas. Pensé que si Fannie Flagg se había atrevido a hacerlo bastantes años antes, ¿por qué yo no?

Incluso integré la novela en la vida de Ruth y Olga. Olga conocía la historia de la lista de lecturas pendientes de su madre, y es ella quién se la hace llegar a Ruth. Ambas comparten momentos en los que leen juntas, incluso ellas parecen conscientes de la similitud entre ambas. El simbolismo está presente, no tengo pudor en admitirlo. Y, aunque ambas novelas son en verdad totalmente diferentes, no puedo negar que mi inspiración ha recaído en Tomates verdes fritos. Algo de lo que, en realidad, estoy muy orgullosa.

7. Cambiando un poco de tercio, cuando compre la novela en Amazon, lo primero que me llamó la atención fue que el ejemplar que sostenía en mis manos pertenecía a la cuarta edición; algo verdaderamente increíble teniendo en cuenta que la primera edición salió en junio de 2015. ¿Te esperabas un éxito de esa magnitud en tu primera novela?

Me gustaría decir que escribí la novela pensando en que todavía faltaría mucho tiempo para que viera la luz. Eso me permitió ser sincera, todo lo sincera que pude. De hecho, cuando al fin vi el borrador terminado, tuve serias dudas en publicarlo. Esto me llevó a hacerlo, en un primer momento, bajo mis iniciales M.B.Vigo, creyendo que, si algo salía más, podía desaparecer.

La obra no tenía lo necesario para venderse fácil. Es muy larga, y el placer por la lectura se ha perdido notablemente. Las novelas ligeras y breves se imponen ante la narrativa densa. Sabía que hacerla llegar al público no sería fácil, y mis nociones de marketing son muy básicas; sin embargo, al parecer, cuando algo se hace con cariño e intención, el árbol comienza a dar sus frutos. Poco a poco, Marafariña fue dejando caer su magia sobre diferentes lectores de distintas partes de todo el mundo. Los comentarios comenzaron a llegar y, asombrada, empecé a ver cómo ahondaba en los sentimientos de los lectores. Me habría esperado ser duramente juzgada o fusilada por los escépticos pero, quitando casos aislados, sentí el amor y la confianza de aquellos que supieron comprender y querer la historia de Ruth y Olga.

Para mí fue algo insólito, un sueño. Superó mis expectativas (y a día de hoy, más de un año después, sigue haciéndolo. Además, todavía no me he resuelto a dejarla marchar. Ahora, inmersa en la escritura del Libro Segundo, Marafariña está más viva que nunca.


Collage con las fotos que algunos lectores de "Marafariña" le han enviado a Miriam Beizana Vigo a través de las redes sociales.    Fotos: ©M.B.V.

8. Por el final de "Marafariña", que obviamente no desvelaremos, das a entender que aún quedan muchas cosas por contar de esta gran historia de amor verdadero... Visto el éxito de ventas y el final; de hecho, en la actualidad estás inmersa en su "segunda parte". ¿Tienes pensado realizar una trilogía protagonizada por Ruth y Olga?

Es muy tentadora la idea de escribir dos libros más, pero esa no es la idea. Marafariña nació para ser una bilogía, y es lo que llegará a ser. La historia así lo necesita, y merece un final digno y justo, tanto para Ruth y Olga como para los lectores. 

Creo que una obra de dos tomos (que es lo que es en realidad) de más de mil páginas totales es lo necesario para expresar la esencia de lo que siempre he querido hacer llegar. Avanzo despacio, a sabiendas de que probablemente nunca escribiré algo tan real y sincero como esta composición literaria. Pienso deleitarme en el camino, dejar en cada página lo mejor de mí.

9. En este año 2016, te has presentado al "III Concurso Literario de Autores Indie de Amazon" apadrinado por Christian Gálvez, con tu segunda novela titulada "Todas las horas mueren"... curiosamente el mismo nombre que tiene la novela inconclusa que deja la madre de Olga tras fallecer, así que... ¿Están relacionadas "Marafariña" y "Todas las horas mueren"? ¿dirías que ambas se desarrollan en el maravilloso lugar que has creado; es decir, Marafariña?

Todas las horas mueren tiene una relación figurada, como bien mencionas, con Marafariña. El título que Estefanía deja inconcluso y que Olga pretende retomar, aun sin saber cómo. 

Escribí esta novela corta en descansos intermedios, durante dos años. La idea surgió de la casualidad y de la necesidad de buscar una excusa para reflexionar sobre el paso del tiempo y la muerte. No es más que una manera de buscar una catarsis más directa. 

La trama se desarrolla en Fontiña, una localización gallega muy diferente a Marafariña. No se trata de una precuela ni de una novela paralela, es totalmente independiente, sin ser por ciertos guiños que los lectores podrán apreciar. Incluso la forma y el estilo cambian.

Para mí, más allá del concurso, "Todas las horas mueren" ha supuesto el reto personal de escribir y trabajar en algo diferente. Por decirlo de algún modo, he explotado mi inspiración y he jugado con mis letras todo lo hábilmente que he sabido. 



10. Por último, solo me queda darte mi más sincera felicitación por haber escrito una novela tan maravillosa, que me ha trasmitido y removido muchísimos sentimientos en mi interior... de verdad, enhorabuena Miriam. ¿Alguna recomendación a nuestros lectores a la hora de leerse el libro?

Aun a riesgo de pecar de poca humildad, creo que "Marafariña" es una novela muy necesaria. Cualquier persona que ame la literatura, la vida y el amor, debería leerla en un momento dado de su vida. Creo que está plagada de sensaciones y de alma, creo que abraza fuertemente al lector y es un canto a la libertad y a la belleza.
Eso sí, recomiendo hacerlo con la calma y la paciencia requeridas. Y con la mente abierta. Y, también, el corazón. 


Si quieres conseguir esta estupenda novela, puedes hacerlo en Amazon:


  • Versión impresa en papel (Tapa blanda): AQUÍ
  • Versión epub Kindle: AQUÍ



FRAGMENTO DEL LIBRO:

VERDE


Junio 2001

Marafariña se extendía ante Ruth, haciéndose cada vez más y más infinita. Más eterna.

Contempló el bosque que se dibujaba ante ella. Su verdosidad contagiosa, y la armonía de todos sus colores. Los rayos del sol caían sobre los arbustos, los árboles, la hierba y el resto de vegetación, envidiosos de tanta belleza, deseosos de acariciar su textura y suavidad inigualables. El cielo lucía despejado como era poco común en Galicia, esplendoroso y puro. El suave viento utilizaba la espesura como si de un gran instrumento se tratase: se colaba por cada uno de los recovecos, creando una melodía hipnotizante, pero apenas perceptible.

La tierra cedía a sus pies, húmeda a pesar de la ausencia de lluvia. Crujía a su paso, rompiendo la paz con su presencia, pero convirtiéndose en parte de esa fortaleza vegetal imperturbable. Como si en ese instante se pudiera solapar. Cerró los ojos fuertemente e inspiró. Siguió caminando, dejándose llevar por su instinto, conociéndose palmo a palmo el camino a seguir.


Sus dedos rozaban los ásperos y torturados troncos, acariciaban las hojas irregulares y quebradizas o se enzarzaban con el aire. Escuchó bombear el corazón de Marafariña, y sus propios latidos, mucho más débiles, se acompasaron al mismo. Sintió esa anhelada y maravillosa paz. Se detuvo en seco cuando supo que había llegado al lugar, a su lugar, y volvió a abrir los ojos.

Un claro casi virgen. Su sitio preferido de toda Marafariña, en su mundo entero. Rodeado de gruesos pinos y de flora salvaje que abrazaba todo lo que se encontraba. Casi impoluto. Casi desconocido. Le gustaba creer que ella era la primera que lo había encontrado, que nunca antes lo había visitado antes. Se dejó caer sobre un asiento formado por una roca en el centro del mismo, y apoyó la cabeza en los brazos que había cruzado sobre una desigual mesa rocosa. Intentó perderse en su soledad.

Sus párpados eran pesados, y se vio obligada a volver a cerrarlos. La calidez veraniega la mecía de forma casi maternal. Sus labios se curvaron y todo su rostro se relajó. Su respiración fue más lenta y más intensa, su mente se fue apagando sin que ella fuera consciente de que finalmente el cansancio la vencía.

Fuentes:
Fragmento extraído del propio libro: (ISBN: 9781512227253)
Entrevista realizada por ©Oscar Vela Mastí,
para el blog "La Taverna del Mastí".
Biografía y Fotos cortesía de ©Miriam Beizana Vigo
https://marafarinha.wordpress.com/
http://miriambeizana.blogspot.com.es/
https://alibreria.wordpress.com/
Imágenes obtenidas de ©Google
Imágenes editadas con la web PhotoRetrica
http://photoretrica.com/es/
TWITTER: @Marafarinha

No hay comentarios:

Publicar un comentario