domingo, 2 de octubre de 2016

Crítica de "Passion", de Brian De Palma

PASIÓN INDOLENTE... Y EL CRIMEN PERFECTO.

Después de tantos años sin encontrar distribución en España, finalmente la última película de Brian De Palma llega a nuestro país; aunque sea a través de las plataformas digitales. Algo es algo. Se trata de "Passion", un remake libre de la última película del tristemente fallecido director francés Alain Corneau, titulada "Crime d'amour" (2010), que estaba protagonizada por unas excelentes Ludivine Sagnier y Kristin Scott Thomas. El cineasta estadounidense, autor de obras tan estimables como "El precio del poder" (Scarface, 1983), "Los Intocables de Elliot Ness" (The Untouchables, 1987) o "La hoguera de las vanidades" (The Bonfire of the Vanities, 1990), entre otras... lleva la historia de Corneau (y Nathalie Carter) a su terreno, con su particular estilo visual, en el que los interiores tanto del complejo de oficinas como de los apartamentos, son de decoración minimalista; no en vano, la notable fotografía del filme, obra de José Luis Alcaine, recuerda muchísimo a la que hizo para Pedro Almodóvar un año antes en "La piel que habito" (2011).



Ambientada en Berlín, la premisa gira en torno a Isabelle, a la que da vida Noomi Rapace, una mujer ambiciosa que trabaja en una agencia publicitaria multinacional y mantiene una estrecha y complicada relación con su manipuladora jefa, Christine, encarnada por Rachel McAdams. El juego se complica cuando Isabelle comienza una aventura con el amante de Christine, Dirk (interpretado por Paul Anderson); y al mismo tiempo, Christine se atribuya el mérito de un trabajo de Issabelle. A partir de estos hechos, la relación entre ambas pasa del amor al odio, alcanzando situaciones límite insospechadas que se sitúan en la línea difusa que separa el bien del mal.


La película tiene dos partes bien diferenciadas: la primera es aquella en la cual nos muestra la supuesta relación erótica entre la jefa y su empleada, y como se va transformando en odio a medida que avanza; y la segunda es cuando aparece asesinada Christine y culpan a Issabelle del homicidio. El principal problema que tiene el filme reside en la poca (o mejor dicho nula) química entre ambas actrices, en el que su supuesta relación erótica (por decirlo de algún modo) es completamente inexistente; y por descontado, está carente de cualquier tipo de esa 'pasión' que reza el título, que dicho sea de paso, es un argumento que resuena a modo de leitmotiv en cualquier crítica o comentario de esta película que se precie.



Continuando con la discutida primera parte del filme, De Palma falla estrepitosamente en el planteamiento de la historia, de que cabe puntualizar que en un principio era bastante bueno e interesante: como la competitividad profesional en las grandes empresas y los conflictos sentimentales que suelen acarrear (especialmente entre mujeres)... y que hemos visto en películas como "Armas de mujer" (Working Girl, Mike Nichols, 1988) o "El diablo viste de Prada" (The Devil Wears Prada, David Frankel, 2006), entre otras. Pero sobretodo, se equivoca en la elección de las actrices, que aunque individualmente estén bastante bien, juntas no tienen nada de complicidad; además, el que McAdams haya sido reacia a desnudarse en ciertas partes de la cinta, ha dificultado aún más esa 'pasión' que nos vende el título. Tengo la impresión que de haber elegido dos actrices menos mainstream hubiera podido mejorar ese aspecto, y por descontado, darle más credibilidad al romance... que ha sido el centro de las numerosas críticas negativas que se ha llevado, propiciando que fracase estrepitosamente en taquilla y haya tardado cuatro años en llegar a nuestro país.



Por el contrario, la segunda parte sube muchísimos enteros, devolviéndonos al mejor De Palma visto en mucho tiempo, ya que el director vuelve a sus orígenes; más concretamente, a ese amor confeso por el estilo del maestro del suspense Alfred Hitchcock y el tema del crimen perfecto... sintiéndose como una especie de recopilación de todas aquellas obsesiones plasmadas a lo largo de su filmografía. Vuelven las pantallas partidas que bien recuerdan a "Carrie" (1976); el vouyerismo que ya nos ofreció en "Impacto" (Blow Out, 1981) y en "Doble cuerpo" (Body Double, 1984); los trastornos de personalidad que vimos en "Vestida para matar" (Dressed to Kill, 1980); o los traumas infantiles por la presencia de un hermano gemelo como en "Hermanas" (Sisters, 1973) y en "En nombre de Caín" (Raising Cain, 1992).


Esa enrevesada vuelta de tuerca hacia el thriller levanta muchísimo el interés, de una cinta que hasta ese momento se había mostrado distante, fría y algo tediosa. De Palma entremezcla realidad y ficción, con pasajes oníricos que juegan con el espectador de manera interesante y con momentos de brillantez exquisita, como la consecución del asesinato de Christine; asimismo, le da más protagonismo a los secundarios, como Karoline Herfurth y Paul Anderson, estando verdaderamente muy bien y aportando algo de empaque a la propuesta. 



Una verdadera lástima que esa deslavazada primera mitad lastre y descompense tanto el resultado final del filme, que sobre el papel poseía los argumentos necesarios para convertirse en un auténtico peliculón. Qué pena que De Palma haya desperdiciado la oportunidad. De todas maneras y en líneas generales... "Passion" es una película bastante entretenida, con un ritmo 'in crescendo' dejando patente que al director de "Misión imposible" (1996) aún posee parte de ese toque que lo convirtió en un cineasta respetado y en el alumno aventajado de nuestro adorado Alfred Hitchcock.



LO MEJOR: La vuelta de tuerca hacia el thriller en su segunda mitad, deudor del estilo Hitchconiano y del Brian De Palma de los inicios.

LO PEOR: Rachel McAdams y Noomi Rapace y su inexistente química; y además, el mal planteamiento que realiza De Palma del supuesto romance pasional y erótico entre ambas.

PUNTUACIÓN: ★★★

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld
¿Te gusta el cine? ¿Te gusta el western? Más concretamente... ¿el Eurowestern? Pues estás de enhorabuena... porque ya se puede adquirir WESTERNWORLD #3 Primer especial de una trilogía sobre el Eurowestern. 310 Páginas a todo color con cantidad de material de coleccionismo junto a un meticuloso análisis del género. Numerosos meses de trabajo y años de coleccionismo para llevar a cabo esta revista, la cual no sería posible sin la colaboración de profesionales como: Juan Pablo Campelo (su creador), Javier G. Romero, Miguel Angel Plana Fernández, Carlos Díaz Maroto, James Wallestein, José Abad, Dani Morell, Lucia Perez García, Dario Lavia y un servidor Oscar Vela "Mastí". SOLO VENTA POR CORREO. Info. y pedidos: westernworldspain@gmail.com