martes, 6 de diciembre de 2016

Entrevista a Aída del Pozo, autora de la novela "El día que perdí mi sombra"

Hoy tengo el inmenso placer de compartir con vosotros la entrevista que he hecho, a una de las escritoras indies que más ha causado sensación en el pasado III Concurso Literario de Autores Indie de Amazon, Aída del Pozo (@damadenovelas), gracias a su última novela  titulada "El día que perdí mi sombra".

Antes de entrar de lleno con la interesante entrevista, me gustaría comentar que Aída del Pozo es una mujer que reside en la localidad madrileña de Valdemoro. Su andadura como escritora comenzó en 2012, aunque ha sido en 2015 cuando publicó su primera novela, titulada "El silbido de la serpiente" (ISBN: 9788494351501), la cual comentamos largo y tendido AQUÍ, teniendo una gran acogida entre los lectores y cosechando excelentes críticas en diversos blogs de reseñas literarias.

Su estilo narrativo pretende sorprender a un lector ávido de historias complicadas, giros inesperados y finales sorprendentes, buscando captar su interés desde la primera hasta la última página, siendo comparada la estética de su narrativa con la cinematografía negra actual.

La escritora Aída del Pozo.
Aída posee también un blog literario, denominado "Tormentas de tinta", que ha sido galardonado con los premios Dardos, Versatille Blogger, Liebster y Excellence; asimismo, ha participado en los premios Bitácoras 2015 contando con el apoyo de sus lectores incondicionales y logrando que se posicione entre los blogs de relatos cortos y poesía más leídos en lengua castellana. A principios de este año 2016, lanzó su segunda novela, titulada "El día en que perdí mi sombra" (ISBN: 9781534634381), de la que cabe mencionar que ha sido aclamada por lectores y blogs literarios como la novela revelación del III Concurso Literario de Autores Indie de Amazon.


Tras esta breve introducción biográfica, y sin más dilación, doy paso a la entrevista:

Aída del Pozo firmando ejemplares de su
primera novela: El silbido de la serpiente.
¿En qué te inspiraste para escribir la novela?

Lo cierto es que las historias vienen a mí. Comienzo a escribir y nunca sé cómo van a desarrollarse mis historias. Al menos, hasta ahora, ha sido así y estoy agradecida por este modo en que han llegado, un tanto caótico y particular. Creo, por otra parte, que no podía ser de otro modo, puesto que yo soy así, tan impulsiva y sin límites como lo son mis novelas. Has tenido la oportunidad de leer la primera que publiqué, EL SILBIDO DE LA SERPIENTE, y sabes que conmigo, como escritora, todo es posible. ¡Así soy yo! No obstante, en el caso de EL DÍA QUE PERDÍ MI SOMBRA, la novela de la que hablamos, creo que reflexioné sobre lo que deseaba, aunque los personajes me llevaran. Quería que los lectores vivieran una historia negra profunda, de personas que podrían existir, mostrarles que dentro de cada ser humano hay un lado oscuro y uno blanco. Supongo que, en realidad, me inspiré en la vida misma.



Generalmente, se dice que cuando escribes cualquier cosa, siempre plasmas una parte de ti mismo en ello, ¿qué porcentaje de ti misma dirías que hay en la novela? 

En este caso, es la parte romántica de mis novelas, la que vivo con intensidad y es más yo misma. Mucho de mi personalidad llevan los diálogos en los que las parejas muestran sus sentimientos, descubren sus debilidades, se quitan las corazas, se arman de valor y hacen desaparecer sus miedos… Creo que, en mis novelas, esa parte sentimental, con amor, pasión y piel unidas en escenas en las que fluyen los deseos de los personajes por liberarse de miedos y ataduras y en la que estos son, al fin, ellos mismos, llevan parte de la autora dentro.

Siempre he roto una lanza a favor de los valientes emocionales y me ha entristecido las personas que son zombis de lo material y que se quedan con la casa, el coche y la comodidad, por miedo a equivocarse. Esa parte en la que los personajes son fuertes y, paradójicamente, muestran su parte emocional, es la muestra lo que piensa de la vida y del amor, Aída del Pozo.



Hay ciertos personajes en "El día que perdí mi sombra, sobretodo los 'entre comillas' villanos de la función, como 'El Rubio' o Curtis... que me han recordado vagamente al clásico de Quentin Tarantino, "Reservoir Dogs" ¿Ha sido también una de tus influencias a la hora de construir ciertos personajes? 

En otras entrevistas he comentado que me encantan las series como CSI, Mentes Criminales, Caso Abierto y otras semejantes, a la hora de crear mis historias y mis personajes pero, en el caso de EL DÍA QUE PERDÍ MI SOMBRA, me he inspirado más en mi propio concepto del bien y el mal. No creo en blancos y en negros, sino en grises, con diferentes gamas y matices. Me gusta Tarantino, pero en este caso, y como la que ha creado la historia ha sido Aída del Pozo, imaginé personajes duros pero atractivos, incluso visualmente. En eso, como mujer que soy y un tanto romántica, lo acabo de reconocer entre líneas, en la anterior pregunta…, me he inspirado más en mi concepto del ser humano y lo he maquillado con lo que me apetecía que el lector sintiera. Deseaba que imaginara villanos con un físico sensual, atractivo y poderoso; y que lo edulcorara con la posibilidad de quitarse esa coraza. Me he dejado llevar, más bien, por mi propia pasión al crear hombres fuertes y duros, con un fondo interior de emociones que deseaban sacar, como sale el champán de una botella cuando se la agita. En el caso de las mujeres, cómo no, también ha sido así. Mis chicas son tsunamis de emociones.


Foto de su hija Noelia (de ahí que la protagonista se llame así) que iba a ser la portada, pero debido a su baja resolución no pudo utilizarla; no obstante, sirvió de inspiración para diseñar la portada definitiva de la novela.
Cambiando un poco de tercio... Según la peculiar autobiografía que has escrito en tu blog "Tormentas de tinta", allá en el 2012 tu vida se sumergió en una vorágine de pensamientos negativos, viendo como todo se desmoronaba a tu alrededor... y decidiste empezar a escribir. ¿Se podría decir que la escritura, en cierto sentido, te salvó la vida? Háblanos largo y tendido sobre ello. 

ME LA SALVÓ LITERALMENTE. Tenemos dos vidas: una vida interior repleta de emociones y sentimientos y esa vida física que alberga en el cuerpo. 

En mi caso, mi vida interior estaba bastante deteriorada. Como me presentaba en el blog, mi querida amiga Pilar Gómez Mateo, prologuista de excepción en EL SILBIDO DE LA SERPIENTE, sufrí una metamorfosis física espectacular, cuando decidí decir SE ACABÓ (ahí donde me ves, antes era muy distinta a como soy ahora…, niñas, casa, trabajo, casa, niñas…). Perdí mucho peso, me empecé a cuidar más y comencé a dedicar más tiempo de mí misma, algo que solemos olvidar cuando nos metemos en una rueda de obligaciones familiares. Decidí que necesitaba espacio vital, desprenderme de tanta carga física y emocional y comencé a descubrir un mundo desconocido para mí que no era otro que el amor propio y, en cierta medida, la parte de la mujer que se queda aletargada cuando eres madre.

Se sucedieron, además de este hecho, otra serie de circunstancias en cadena por aquella época: la muerte de mi padre, ciertos problemas en el trabajo y algo que creía olvidado, después de muchos años, sentir algo por alguien. Si bien este último hecho acabó en un desastre y me destrozó el ánimo, también debo agradecer a quien despertó en mí el lado de la mujer que siente y se siente bien consigo misma, puesto que este hecho junto a los otros, hizo que las musas acudieran con tal fuerza, que destrocé el teclado del portátil de mi hija pequeña (le debo otro ordenador), borrando las letras. Hice una primera cura emocional con una trilogía erótica, con escenas bastante subidas de tono, que tengo que corregir si deseo que vean la luz. Tras esta trilogía, escribí una novela que tengo publicada en el blog por capítulos y después escribí EL DÍA QUE PERDÍ MI SOMBRA. Me decidí a publicar primero EL SILBIDO DE LA SERPIENTE, porque soy una mujer muy arriesgada y valiente. Me la jugué y estoy contenta con el resultado. Son obras muy diferentes, pero que han logrado que los lectores sientan y se acerquen a Aída del Pozo como escritora. Algunos me preguntan para cuándo la tercera novela y eso me hace muy feliz, pues veo que desean que les entregue más. Me ha costado mucho llegar a ser yo misma como persona y serlo también como escritora. Lo políticamente correcto, como creo que ya has adivinado, no va conmigo…



Aunque no haya sido hasta “hace poco” cuando te has lanzado finalmente a publicar, me interesa saber si ya desde niña te gustaba escribir o si lo venías haciendo desde hace algún tiempo. 

A la típica y tópica pregunta de si el escritor se hace o nace, tengo muy clara la respuesta. NACE. Si no hay, no puedes sacar. Si no tienes ese conato de escritor dentro de ti, podrás crear, porque con técnica y constancia, se aprende todo; pero no podrás CONECTAR. Siento si alguien se molesta, sobre todo los eruditos en la materia de las técnicas narrativas al romper una lanza a favor de la CREATIVIDAD, frente a lo dogmático y lo que se aprende en las clases de lenguaje narrativo, o sobre cómo hacer una novela, o monográficos de personajes dramáticos, por ejemplo. Pero si la materia prima, que es lo que uno LLEVA DENTRO, por mucho curso que se haga, no se puede llegar al lector. Sé que debo aprender todavía, y que me moriré siendo una aprendiz de escritora, pero cuando un lector me escribe y me dice que ha sentido al leer una entrada de Tormentas de tinta, o cuando leo un comentario impresionante en AMAZON sobre alguna de mis novelas, (por ejemplo, un lector comentó que EL SILBIDO estaba a la altura de EL SILENCIO DE LOS CORDEROS o PSICOSIS, y te juro que no es de mi familia, jajajajaja), me siento VIVA. 

Las letras me hacen vivir intensamente. ES MAGIA, y esa magia ya estaba en mí cuando escribía cuentos y versos en el colegio. En el Instituto, lo recuerdo bien, gané el primer premio de cuentos, cursando COU con un relato titulado EL GRIS, ESE COLOR TRISTE (ya entonces creía en el gris…) y me llevé a casa un montón de novelas clásicas. He buscado esa historia para incluirla en el blog y aún estoy en ello.



¿Has deseado alguna vez dedicarte por completo y en exclusiva (laboralmente hablando) a la escritura? 

Es un sueño que tenemos todos los escritores que llevamos las letras en el corazón. Lo visualizo: mi despacho, mis montañas de papeles, un diccionario, varios portátiles y pendrives y música… Horas para escribir y horas para sentir. ¡Menudo sueño!

Tienes publicadas dos novelas, "El silbido de la serpiente" y "El día que perdí mi sombra", y además, tu segunda novela ha liderado la lista de comentarios en el III Concurso de escritores indie de Amazon. En primer lugar, ¿cómo ves tu carrera de escritora en la actualidad? también, ¿tienes pensado publicar más novelas? Y por último, ¿tienes pensado abordar más disciplinas, como la poesía, ensayo o género epistolar? 

Publicar EL SILBIDO DE LA SERPIENTE fue emocionante. Mi primer comentario en Amazon fue… ¡Madre mía! ¡Menuda descarga de adrenalina! ¡Solo comparable con…, jajajajajaja! (Que imaginen los lectores). Cuando descubrí el Concurso Amazon de Escritores Indies, fue en julio de 2015 y yo había publicado "EL SILBIDO..." en enero. Recuerdo que pensé: "Vaya…, qué mala suerte." Hubiera pospuesto la publicación de la novela para presentarla al concurso. Así que, este año, decidí que lo haría con EL DÍA QUE PERDÍ MI SOMBRA. 

Fue una etapa complicada y muy dura. No estaba acostumbrada a promocionar, sino a disfrutar de la escritura y mostrarla a mi ritmo en las redes. Cuando vi que la novela estaba funcionando, que mi esfuerzo estaba sirviendo para que escalara posiciones en el concurso, viendo que los lectores se interesaban por ella, decidiéndose a leerla; eché el resto y la novela voló. No ha ganado, pero como si lo hubiera hecho.

Me han leído cientos y cientos de lectores y he tenido contacto directo con ellos, los blogueros se han volcado conmigo, el apoyo a la novela en las redes por mis seguidores ha sido impresionante y todo ello unido, me ha ayudado a creer en mí. ESO ES, SIN DUDA, UN GRAN PREMIO. Dejo para el final el reconocimiento de mis dos hijas, que han estado a mi lado en todo momento y han visto al fin a la escritora, además de a la mamá. ¡Tengo fans entre sus amigos, imagínate mi emoción!

En cuanto a tu última pregunta, invito a los lectores a que se pasen por mi casa virtual, mi blog Tormentas de tinta. Allí publico relatos cortos, poesías, pensamientos y todo lo que se me ocurre. En realidad, quien desee conocer a la mujer y no solo a la escritora, solo tiene que abrir la puerta de esta casa y leerme. La puerta siempre está abierta para quien desee entrar. Hay sitio para todos.



Para terminar, me gustaría felicitarte por haber escrito dos novelas tan interesantes y que me han encantado. ¿Alguna recomendación a nuestros lectores?

Recomiendo que lean a escritores independientes como yo, que nos sigan en las redes, que interactúen con nosotros. En mi caso, no hay mayor regalo que un MD en Twitter, un mensaje en el Messenger de Facebook o un email a aidadelpozoescritora@hotmail.com, comentando qué han sentido al leer mis novelas o mi blog. 

A quienes no hemos tenido un camino de rosas para llegar a alguna parte, (me cuestiono a veces dónde estoy y cuánto trecho llevo recorrido en este sendero que es la literatura independiente), un comentario en Amazon, una palabra de ánimo o un lector que nos felicita por nuestro trabajo, son muy importantes. Les pediría, en definitiva, que nos lean y que hablen de nuestro trabajo. Si mis novelas les gustaron, agradezco el “boca a boca”. Si los lectores me recomiendan, el combustible creativo mueve mi motor. Les pido que sueñen y vivan. Menos tele, menos wasap y más libros y amigos. Más café y más lectura. Más letras que compartir y más sueños que vivir. 

Por último, agradecerte, Óscar, que confiases en mí y en mis novelas y agradecerte esa impresionante reseña en tu blog de EL SILBIDO DE LA SERPIENTE. Muchas gracias por tu amistad y por esta oportunidad que me has brindado para darme a conocer como escritora y como persona. Hasta pronto.




Una vez terminada la entrevista, te recomiendo que te hagas con un ejemplar de esta genial novela, entrando en Amazon:
Si lo deseas, también puedes pedírsela a la propia autora, firmada y dedicada, a través de su correo electrónico:

aidadelpozoescritora@hotmail.com


FRAGMENTO DEL LIBRO:

—Ni siquiera acierto a recordar cuándo perdí mi sombra y dejé de ser yo, Pilar. Ya ni me reconozco al mirarme en el espejo.

Los ojos verdes de Noelia observaban vidriosos el fondo del vaso vacío. Se echó el pelo hacia atrás, sacó una goma del bolso y se lo recogió con ella.

—¡Quién nos ha visto y quién nos ve ahora, nena! ¡Qué distintas éramos entonces! ¿Cuántos años han pasado desde que bailasteis aquel vals Miguel y tú? ¿Diez?
—Doce.
—¿Doce? ¡Madre mía, casi una eternidad! Estabas preciosa con aquel vestido de color blanco roto bordado con pedrería y esa fina pasamanería que adornaba sus mangas. Recuerdo su maravilloso escote en V que realzaba tu pecho y cómo se ajustaba a tu talle como si fuera un guante. El vuelo salía de las caderas y sus capas de gasa te daban un aire etéreo cuando caminabas. Parecía que ibas a echar a volar de un momento a otro, elevándote por encima de nuestras cabezas.
—Ojalá hubiera sido así. Qué distinta fortuna me habría deparado el futuro si, antes de pronunciar el "sí quiero" frente al altar, hubiese echado a volar alto, muy alto y, ayudada por aquel vaporoso vestido, me hubiera perdido entre las nubes. Otro gallo me cantaría ahora de haber sucedido tal cosa. Hubiese huido lejos de haber sabido lo que me aguardaba. De ese modo todo lo que aconteció tras aquel nefasto día, no habría sucedido. Una mariposa bate sus alas en China y yo descendiendo a los infiernos al mismo tiempo.



Noelia continuó mirando el vaso durante unos segundos, justo los que tardó Pilar en reanudar aquella conversación, obviando sus palabras.

—No existe la magia en las bolas de cristal. Todo eso es pura patraña, cielo, y los adivinos echadores de cartas son todos unos farsantes.

Pilar hizo una breve pausa y, tras observar a su amiga durante unos segundos, apuró su refresco. Aquella melena negra cortada a lo Cleopatra favorecía las suaves facciones de Noelia, a la vez que las endurecía, dándole un aspecto menos aniñado e imprimiéndole una madurez de la que carecía por fuera y por dentro. La joven poseía un atractivo encanto de mujer a medio hacer a pesar de haber cumplido ya los treinta y dos. A Pilar le costó reconocerla cuando bajó del autobús aquella tarde, pero tras un rato de charla en el bar, volvió a ver a su amiga de la infancia, escondida tras el acertado disfraz. Lejos quedaba la imagen que recordaba de ella, aquella que retuvo en su retina y almacenó en su memoria unos meses antes cuando, después de tantos años de separarse sus caminos, el destino hizo que la reconociese en el Paseo de Recoletos una fría tarde de invierno, enfundada en un abrigo negro, el cuello resguardado por una bufanda de lana gruesa, protegida su cabeza por un gorrito a juego con la bufanda y diez centímetros más alta, con la ayuda de unas botas negras de tacón de cuña. Tropezaron sus paraguas, llovía a mares.

Fuentes:
Entrevista realizada por ©Oscar Vela Peris, para el blog "La Taverna del Mastí".
http://www.tavernamasti.com/
Fragmento extraído del propio libro "El día que perdí mi sombra".
ISBN: 9781534634381
Imagen de portada, de las novelas, fotos de la autora y la de Noelia, cortesía de ©Aída del Pozo.
La imagen de "Alma S" es la cabecera del blog "Tormentas de tinta".
https://tormentasdetinta.wordpress.com/
La foto del libro, realizada por ©Oscar Vela Peris.
El resto de imágenes obtenidas de Google.
Imágenes editadas con la web PhotoRetrica
http://photoretrica.com/es/

1 comentario:

  1. Interesante entrevista. Da gusto saber más de esta escritora y sus historias, que he disfrutado y que considero un ejemplo de trabajo bien hecho y dedicación. Además de buena escritora es una compañera generosa que nos ayuda mucho a otros autores para tener visibilidad y seguir en esto, así que no puedo más que aplaudirla, como persona y como narradora, y recomendar encarecidamente su obra.

    ResponderEliminar