viernes, 20 de enero de 2017

Crítica de "La ciudad de las estrellas (La La Land)", de Damien Chazelle

HACIENDO REALIDAD LOS SUEÑOS EN UN MUNDO DE FANTASÍA

Cada vez que pienso en Damien Chazelle me acuerdo de los inicios del gran director Ridley Scott; y es que sus trayectorias en sus tres primeros filmes son muy parecidas, salvando las distancias evidentemente. Chazelle se abraza al musical del mismo modo que Scott al cine fantástico. Si lo analizamos detenidamente, el razonamiento tiene su lógica, veamos: Ridley Scott debutó con una estimable película titulada "Los duelistas" (The Duellist, 1977), para luego confeccionar dos obras maestras, como son "Alien, el octavo pasajero" (Alien, 1979) y "Blade Runner" (Id., 1980), que lo consagraron como un cineasta de prestigio. Algo semejante ocurre con Chazelle, ya que debutó con el interesante musical "Guy and Madeline on a Park Bench" (Id., 2009), para luego realizar dos obras maestras, como "Whiplash" (Id., 2011) y sobretodo, ésta que nos concierne, "La ciudad de las estrellas (La La Land)" (La La Land, 2016), que de entrada lo confirman como uno de los mejores cineastas del panorama cinematográfico actual, y posiblemente le haga hacer historia en los premios más importantes del mundo del celuloide, los Oscar de la academia de Hollywood; más aún, tras haber arrasado recientemente en los Globos de Oro.




Como he dicho en el razonamiento anteriormente expuesto, "La La Land" es una obra maestra, que si bien es cierto que no es la mejor película de este siglo XXI, sí que es una de las diez mejores sin duda; y dentro del genero musical, es la mejor por descontado. Lo primero que salta a la vista, es que su planteamiento es totalmente original; es decir, que no adapta ninguna obra de Alexandre Dumas como en "Moulin Rouge" (Id., 2001) de Baz Luhrmann; o una famosa obra de Broadway de Bob Fosse como la oscarizada "Chicago" (Id., 2002) de Rob Marshall; o tampoco se inspira en las canciones de los Beatles como en "Across the Universe" (Id., 2007) de Julie Taymor, por citar algunos ejemplos. 



Por lo que respecta a "La La Land", nos trae una historia de amor universal, del tipo 'Chico conoce Chica' pero con connotaciones distintas evidentemente, que discurre en nuestro tiempo y que no adapta absolutamente nada; o dicho de otro modo, que el director se la ha sacado de la manga. Podría ser como una visión onírica de la historia basada en hechos reales de dos personas, que van a la cuna de las estrellas a hacer realidad sus sueños; porque una de las características que más me han gustado del filme, es que su premisa es realista en su esencia, y que perfectamente puede entenderse como un retrato de la presente generación Millennial y sus problemas rutinarios. Así que en la historia tenemos a Mia, una aspirante a actriz que trabaja como camarera, y a Sebastian, un pianista de jazz que se gana la vida tocando en sórdidos tugurios. Ellos se encuentran, se enamoran y luchan por hacer realidad sus sueños; sin embargo, la manera en que Chazelle nos lo cuenta propicia que nos cuestionemos ciertas cosas, como ¿hasta donde estamos dispuestos a llegar para hacer realidad nuestros sueños y aspiraciones en la vida? ¿Hasta donde podemos aguantar el rechazo? ¿amor y vocación son compatibles juntos? ¿se puede tener todo en esta vida? Si tuvieras que elegir ¿qué sacrificarías, el amor o tus sueños?



Es más que evidente, que en su tesitura formal, "La La Land" bebe de los clásicos musicales de la época dorada de Hollywood, siendo "Cantando bajo la lluvia" (Singing in the rain, 1952) de Stanley Donen y "West Side Story" (Id., 1961) de Robert Wise y Jerome Robbins los más evidentes; no obstante, también recoge influencias a los musicales de los setenta y ochenta, tales como "All that jazz (Empieza el espectáculo)" (Id., 1979) de Bob Fosse, "Grease" (Id., 1978) de Randal Kleiser, "Fama" (Fame, 1980) de Alan Parker o "Dirty dancing" (Id., 1987) de Emile Ardolino; así como influencias de musicales más modernos, como los de John Carney "Once (Una vez)" (Once, 2007) o "Begin Again" (Id., 2013), a "Moulin Rouge" (Id., 2001) de Baz Luhrmann, entre otros. Con todo, podemos destacar el genial número musical del arranque del filme, que convierte algo tan banal como un atasco en algo atractivo y verdaderamente bonito. Chazelle nos deleita con sus vivaces movimientos de cámara, repletos de fantásticos planos secuencia y encuadres con perspectiva y milimétricos; que junto con las preciosas canciones de Justin Hurwitz, su brillante fotografía y una puesta en escena increíble, nos cautiva todos los sentidos. A todo ello, podemos añadir las magistrales interpretaciones de su pareja protagonista: Emma Stone y Ryan Gosling, que atesoran una química realmente notable, algo evidente si tenemos en cuenta que es su tercer filme juntos, tras "Crazy Stupid Love" (Id., Glenn Ficarra y John Requa, 2011) y "Gangster Squad (Brigada de élite)" (Id., Ruben Fleischer, 2013); además, merece una mención especial ese final tan impresionante, que eleva a "La La Land" al firmamento cinematográfico.



En fin... No quiero desvelaros nada más, y os insto a que os dejéis caer por el cine y disfrutéis de esta obra maestra, ya que vale muchísimo la pena... porque está realizada para todos los soñadores, o aquellos que alguna vez hayan tenido sueños y aspiraciones... también para los románticos, tanto da si son empedernidos o no, así como aquellos que estén desencantados con el amor... al igual que es válida para todos aquellos que amen la música en su plenitud, sin importar si les va el jazz clásico o ese híbrido sintetizado que se lleva hoy en día; en fin, se trata de una película para todos los públicos, que bien podría definirse como: Cine puro.



LO MEJOR: TODO: La banda sonora al completo, pero destacando por encima de todas "City of stars" y la preciosa "Epilogue". Los actores, Emma Stone y Ryan Gosling. El tono melancólico y realista de su historia. La brillante puesta en escena y los números musicales, sobretodo el inicio y ese impresionante final que da sentido a su original nombre (La La Land). Es maravillosa!!!

LO PEOR: Absolutamente NADA.

PUNTUACIÓN: ★★★★★

No hay comentarios:

Publicar un comentario