miércoles, 29 de marzo de 2017

Crítica del cortometraje "Sputnik", de Vicente Bonet

MARAVILLOSA FÁBULA SOBRE LA AMISTAD, LA INFANCIA Y LOS SUEÑOS

De bien es sabido, que tras el término de la Segunda Guerra Mundial, las tensiones internacionales entre la Unión Soviética y Estados Unidos crecieron exponencialmente hasta el punto de dar paso a lo que se conoce como la Guerra Fría. Dentro de aquel conflicto, la carrera espacial se puede definir como una subdivisión dedicada exclusivamente al ámbito espacial. En ella, ambos países centraron sus esfuerzos en explorar el espacio exterior con satélites artificiales, de enviar humanos al espacio y de colocar a un ser humano en la Luna. Los soviéticos fueron los que se adelantaron finalmente, tras el lanzamiento del Sputnik 1, el cohete que pusieron en órbita a finales de 1957, convirtiéndose en el primer satélite artificial en alcanzarla; y más tarde, concretamente en abril de 1961, el cosmonauta ruso Yuri Gagarin, a bordo de la nave Vostok 1, se convirtió en el primer ser humano en alcanzar orbitar en el espacio exterior. Sin embargo, ¿fue realmente Gagarin el primer cosmonauta en realizar tal hazaña? Desde que el ser humano lograra salir al espacio exterior, circulan numerosas teorías que aseguran que otros con anterioridad fueron lanzados al espacio pero nunca regresaron.





Este es el más que interesante punto de partida de "Sputnik", cortometraje de Vicente Bonet, director entre otros de los cortometrajes "Love Wars", "Jornada de puertas abiertas" o "Miniaturas", que se centra en una misión secreta, la del Sputnik 4, comandada por Kinolay Novikov. Mientras se encuentra orbitando en el espacio exterior, un fallo técnico hace que la misión fracase, impidiéndole volver con vida. Así que se verá abocado a vivir desterrado en la soledad espacial hasta que un encuentro fortuito cambie su suerte.



Su director Vicente Bonet nos cuenta una entrañable historia con un claro corte humanista, sobre la amistad entre dos personas completamente distintas entre si, pero que comparten la misma esencia, los mismos sueños e inquietudes... y todo ello, relatado desde la nostalgia, sobre aquel cine que se hacía en los ochenta, al más puro estilo Spielbergiano, ofreciendo una preciosa visión sobre la infancia y la ingenua forma de ver la vida, que contrasta (siendo ésto lo más interesante del corto) con un mundo adulto regido por el absurdo conflicto entre soviéticos y estadounidenses. En resumidas cuentas, "Sputnik" es una maravillosa fábula que te atrapa y te conmueve; en el que además, está realizada con una factura técnica magistral y una banda sonora que evoca la magia de John Williams.




LO MEJOR: Todo. La asombrosa factura técnica, con unos efectos especiales verdaderamente notables y la maravillosa banda sonora; y por supuesto, su genial guión, con una nostálgica historia que contrasta el absurdo de la guerra con la visión ingenua de la niñez.

LO PEOR: Nada.

PUNTUACIÓN: ★★★★

Fuentes: 
Cartel, fotos y trailer cortesía de ©Agencia Freak.

http://www.agenciafreak.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario