miércoles, 5 de abril de 2017

Entrevista a Míriam Beizana Vigo, autora de la novela "Todas las horas mueren".

Hoy tengo el inmenso placer de compartir con vosotros la extensa entrevista que he tenido la satisfacción de realizar, a una de las escritoras que más ha causado sensación en el pasado III Concurso Literario de Autores Indie de Amazon, Míriam Beizana Vigo, gracias a su segunda novela, titulada "Todas las horas mueren".

Antes de entrar de lleno con la interesante y extensa entrevista, me gustaría comentar que Miriam Beizana Vigo es una mujer nacida en A Coruña (España) el 20 de agosto de 1990. Profesionalmente trabaja en una empresa de suministros industriales, como contable y gestora comercial; y a su vez, estudia Lengua y Literatura Castellana por la UNED. 
La escritora Miriam Beizana Vigo.   Foto: ©Deborah Melul.

Adora ver cine y leer, y como resultado de estas dos pasiones nació la Web "A Librería", la cual junto a otros grandes aficionados del arte, publica reseñas literarias. Aunque su gran pasión, aquella que mueve el latido de su corazón, es la escritura.

Movida por su afán por escribir y tras muchos años de esfuerzo y dedicación, nace su primera novela titulada Marafariña (ISBN: 978-1512227253) que comentamos largo y tendido AQUÍ, que le permitió cumplir su sueño de ser escritora. 

Debido al notable éxito y aceptación que obtuvo con ella, a principios del año pasado 2016 lanzó su segunda novela, titulada Todas las horas mueren (ISBN: 978-1536838824), con la cual se presentó al "III Concurso Literario de Autores Indie de Amazon", apadrinado por el célebre presentador de televisión Christian Gálvez, siendo una de las novelas más vendidas del certamen; y asimismo, ha publicado junto con el director cinematográfico Pep Navarro Asensio, un libro titulado Tal Como fue, dedicado al gran artista musical Tino Casal.
"Todas las horas mueren" nos sumerge en el Café de Fontiña, un precioso y entrañable lugar que se ha convertido en el alma de toda una villa. Allí, las horas parecen eternizarse. Las tazas están siempre a rebosar, las estanterías plagadas de libros y en la barra lucen siempre unas flores vivas y frescas. Tras dos décadas, la anciana dueña, Olivia Ochoa, no encuentra motivos suficientes para levantarse y seguir manteniendo la esencia de su Café. Las horas pasadas, como almas perdidas, regresan a su presente y le anuncian que su final no tardará demasiado. Pero todavía no. Porque Dorotea llamará a su puerta, como lo hizo Laura, como lo hacen los fantasmas. Y el tic-tac de la escritora deberá seguir sonando, porque sus horas no están resueltas a terminarse...
Tras esta breve introducción biográfica, y sin más dilación, doy paso a la entrevista:

En "Todas las horas mueren" encontramos tres mujeres marcadas esencialmente por el dolor y la muerte... Nos puedes comentar un poco sobre ello. 

En alguna que otra reseña (por ejemplo, en el reconocido portal HULEMS) han dicho que “Todas las horas mueren” es toda una declaración de intenciones a favor de la sororidad* femenina; y no sabes lo que me halaga esto.

No quiero dar la impresión de que todas las mujeres sufren; pero sí que quería subrayar la fuerza y el tesón que pueden mostrar ante las adversidades. Mis mujeres, Olivia, Dorotea y Laura no se doblegan: son unas luchadoras natas y unas triunfadoras orgullosas. Incluso sus lágrimas son resplandecientes. El dolor forma parte de sus vidas, tal y como también lo hace la superación.

*(Sororidad: La palabra sororidad se deriva de la hermandad entre mujeres, el percibirse como iguales que pueden aliarse, compartir y, sobre todo, cambiar su realidad debido a que todas, de diversas maneras, hemos experimentado la opresión).

Cómo he dicho antes, "Todas las horas mueren" está repleta de dolor; no obstante, también encontramos esperanza y segundas oportunidades... 

Me alegra que recalques lo positivo. De hecho, ante la gran cantidad de comentarios que decían que la novela era muy pesimista, publiqué en mi web un artículo titulado “Cinco frases que demuestran que Todas las horas mueren es una novela optimista”, en el que a través de cinco extractos de la obra demuestro que también es positiva. 

Aunque sí que es verdad que el propio tema principal de la obra es trágico (la muerte no implica apacibilidad), creo que he intentado darle un sentido más suave. Más normal. He intentado entenderla a lo largo de estas páginas y, en parte, creo que lo he conseguido. Espero que los lectores también hayan podido compartir conmigo este liviano aprendizaje sobre el camino de la vida, sus escasas recompensas y sus millones de trabas.


¿En quién te inspiraste para crear el personaje de Olivia Ochoa? 

En mi abuela. Me he criado y he crecido con ella, por eso he tenido la vejez tan presente y he llegado a entenderla. Desde niña, la muerte ha sido muy real para mí, jamás me resultó ajena. Ver la sabiduría y la fortaleza de mi abuela era muy inspiración. Ella, como Olivia, también emigró, también sufrió y también luchó por salir adelante; incluso (y espero que no lea ella entrevista), comparten ese carácter un tanto hosco y solitario ;)

Olivia Ochoa es escritora. Aparte de inspirarte en tu abuela, tal y como me has comentado antes... ¿Hay algunas partes de ti reflejadas en ella?

Sí, sobre todo su refugio en la literatura y su individualismo vital. Olivia es una persona solitaria. Se sobrepone, intenta ser fuerte, no tiene miedo a sufrir. Y, si sufre, no se avergüenza de ello. Inevitablemente, hay un reflejo de mi carácter en el suyo (aunque quiero pensar que yo soy más dócil… ¡Al menos a grandes rasgos!). Siempre terminamos manchando a nuestros personajes de nuestros defectos.

Al mismo tiempo, es una mujer entregada a los demás y al amor; y aunque es egocéntrica, sabe cuándo debe sacrificarse por otros. En esta dualidad se mueve a lo largo de las páginas y yo siempre he procurado ser un poco así: cuidar de lo demás; pero sin olvidarme de cuidarme a mí misma.

¡Ah! ¡Y a las dos nos encanta el café!

¿Cómo surgieron los personajes de Dorotea y Laura?

Dorotea nació cómo la antítesis de Olivia. Sin haber nacido en una época de dictadura y represión, sufría el autoritarismo y la violencia dentro de su propia casa. También representa la juventud más envejecida, torturada y desesperanzadora. En un primer momento, la vida de la joven parece que será tan breve como el poco tiempo que le queda a Olivia.

Por otra parte, Laura fue un fantasma que se impuso en la novela para velar por su correcto desenlace. Fue el ángel y el demonio que se colocó en la vida de Olivia y le dio todo para después arrebatárselo. Laura representa el amor, lo prohibido, la vida arrebatada de manera voluntaria y la maternidad más tierna.



Algo que llama la atención es que en "Todas las horas mueren" has cambiado radicalmente el estilo narrativo con respecto a tu primera novela "Marafariña". Nos puedes explicar el porqué de ese cambio. 

Escribí “Todas las horas mueren” al mismo tiempo que “Marafariña”. Era cómo un desahogo literario, más directo, más breve. Más dialogado y menos descriptivo. Era una pura y dura catarsis, un ensayo sobre lo que me agobiaba en forma de novela narrativa. Fue una novela caprichosa y con mucha personalidad, las páginas resbalaban ante mí sin que pudiera controlarlas. Me lo pasé realmente bien durante el tiempo que estuve en el Café de Fontiña.

Aunque "Todas las horas mueren" y "Marafariña" sean, a simple vista, dos novelas totalmente diferentes, existen algunas conexiones entre ellas, tales como el propio título, así como el pueblo y esa cafetería donde se desarrollan los acontecimientos de ésta. Todo ello crea una especie de microuniverso entre los personajes de ambas muy interesantes. Nos puedes explicar un poco sobre ello. 

Es importante que al escribir, ante todo, una se lo pase bien. Y con este vínculo entre una novela y otra he pretendido crear e iniciar una especie de juego entre la ficción, la realidad y el lector. Es casi una paradoja: A Estefanía (madre de Olga en “Marafariña”) se le confiere la autoría de “Todas las horas mueren”. A su vez, es a Olivia Ochoa a la que se le atribuye la pluma de “Marafariña”. 

Es innegable que una historia bebe de la otra. Por supuesto, pueden leerse de manera independiente; sin embargo, al mismo tiempo, leer ambas le otorga un sentido más absoluto. Creo que es una buena manera de otorgarle más vida y realismo al mundo de Fontiña y Marafariña.



En "Marafariña", uno de los temas que formaban parte del trasfondo narrativo era el de los "Testigos de Jehová"; por lo que se refiere a "Todas las horas mueren", te has atrevido con el delicado tema de la represión franquista. ¿Qué te impulsó a escribir sobre ello?

Sé que es un tema muy recurrente en el cine y la literatura de nuestro país, pero la memoria histórica es importante. Y aunque los que aún somos jóvenes (aunque ya no tanto), no debemos permitir que eso se olvide como si nunca hubiera sucedido. Todavía hay una sombra negra de represión, incomprensión y gritos que el presente se empeña en encubrir. 

He leído mucha literatura sobre la Guerra Civil y el Franquismo. Y, por supuesto, todas las películas del tema que he podido. Me enfurece pero me resulta inspirador. Me parecía el broche de oro para una novela breve pero intensa en todos y cada uno de sus capítulos.

El tema del amor, intenso y visceral como pocos, era sin lugar a dudas el hilo conductor de "Marafariña"; sin embargo, en "Todas las horas mueren" el amor también está presente, pero podríamos afirmar que con otra tesitura... Háblanos un poco sobre ello.

Casi ninguna historia literaria está exenta de amor, de un modo u de otro. Es una forma de idealizarlo, de enloquecerlo, de convertirlo en lo único y lo más importante. Es un amor tan real, tan auténtico, que termina rompiendo a quién lo siente.

En más de una ocasión he recalcado que en la vida real, el amor es muy diferente. No creo que una manera de querer como la de Olga y Ruth o la de Laura y Olivia pueda ser soportable; sin embargo, existen personas que, definitivamente, viven a la sombra de estas relaciones rotas que quedaban grabadas para siempre en sí mismas. Yo también he amado así y me imagino que todos lo hemos hecho en alguna parte de nuestra vida.

Amar es lo que convierte la vida en lo más maravilloso que tenemos. No existe otra razón por la que estemos aquí. Amar lo que somos, a los demás, lo que hacemos, lo que queremos. Me gusta el amor, me gusta entenderlo y definirlo. Me fascina. Pero también me da miedo porque puede causar mucho dolor, puede cambiarnos por completo. Es esta dualidad la que he querido reflejar en mis historias.



¿Cuáles han sido tus principales influencias a la hora de escribir esta novela?

Sin lugar a dudas, “La campana de cristal” de Sylvia Plath, “La insoportable levedad del ser” de Kundera y los diarios de Virginia Woolf sobre todo. No le resultará difícil a cualquier lector encontrar múltiples referencias a estas grandes voces de la literatura.

Cabe decir que la historia de estas mujeres está relatada a través de retazos, fragmentos aparentemente desordenados en el espacio-tiempo, que dan forma a un puzzle. Esta manera de contarnos la historia da pie a que se queden ciertos huecos narrativos, los cuales el propio lector tiene que ir rellenando a medida que va leyendo la novela. A mí personalmente, como lector, es algo que me encanta, ya que tal sugerencia permite que la novela evolucione a través de mi imaginación e intelecto. ¿Esa era tu intención a la hora de escribirla? 

Quería jugar con la mente del lector, sí. Creo que con esta estructura rota conseguía mantenerlo atento a pesar de su brevedad y sencillez narrativa; además, tenía el tiempo en mi poder. Le restaba importancia al presente y jugaba a viajar de un momento a otro sin necesidad de excusarme. Fue complicado de desarrollar, pero profundamente enriquecedor.

Es cierto que decantarte por una de tus creaciones es prácticamente imposible; no obstante, me gustaría meterte en una especie de brete, preguntándote cuál de tus dos novelas "Marafariña" y "Todas las horas mueren" es tu preferida... ¿Cuál es la que más te ha calado?

No debería tener favoritas entre mis hijas, pero he de decir que “Marafariña” siempre será “Marafariña”. A pesar de que la mayoría de los lectores empujan a mi segunda novela al pódium y a liderazgo, yo siempre defenderé mi ópera prima, venga lo que venga después. Desde que la he terminado, no volví a sentir nada parecido con nada de lo que he escrito, ni siquiera con otros textos igual de intensos y personales. Digamos que es como el primer amor: pueden venir otros mejores, pero el primero siempre tendrá ese agujero de hermosura y devastación.

Sigo muy unida a ella. Sigo teniéndola en mi mesita, sigo releyéndola a menudo. Este vínculo tan fuerte todavía no ha aminorado ni un ápice. Puede ser algo bueno, pero en realidad tengo ganas de proseguir y dejarla atrás. Tal vez lo consiga cuando su secuela esté, al fin, terminada.



Ahora que lo mencionas... según tengo entendido, actualmente te encuentras trabajando en la confección de la segunda (y última) parte de "Marafariña"; sin embargo, ¿tienes algún otro proyecto distinto en mente? ¿Nos puedes avanzar algo?

Trabajando y ultimando, sí. Y aunque es un libro que abarca casi todo mi tiempo y mente, las musas son caprichosas.

Creo que la segunda parte de “Marafariña” será la última obra que autopublique. Estoy trabajando en nuevas historias para centrarme en abrirme camino en el sector editorial… poco más puedo decir de momento. Aunque el título de una de ellas se mencionará en dicha secuela :)

¿Tienes pensado en un futuro probar a escribir poesía?

Respeto muchísimo el género poético. En la UNED he tenido el gusto de ahondar más en él y entenderlo mejor. Me encanta jugar con las metáforas y aprendo muchísimo de leer poemarios; pero escribir poesía es algo muy serio. De momento, no me encuentro capacitada para lanzarme a esa piscina.



¿Cómo se puede adquirir la novela?

Está disponible en Amazon en formato Kindle y en edición impresa en papel; de igual modo, también puedo hacer llegar la novela, firmada y dedicada, mediante mi correo electrónico: m.beizanavigo@gmail.com

Me gustaría felicitarte por haber escrito una novela tan interesante... que sin lugar a dudas, me han permitido que todas aquellas horas empleadas en leer sobre estas mujeres que tanto tienen que decirnos, no hayan caído en saco roto, convirtiéndose en horas eternas. Y para terminar, ¿alguna recomendación a nuestros lectores?

Muchísimas gracias, Óscar. Sabes que valoro mucho tu opinión y para mí es muy importante saber que no te he decepcionado. Gracias, también, por esta excepcional entrevista.

Aprovechando la oportunidad, me gustaría recomendar encarecidamente la tetralogía “Dos amigas” de Elena Ferrante de la que he hablado hasta la saciedad en mis Redes y en Alibreria (Si deseas, puedes leer la Crítica a “La amiga estupenda” de Elena Ferrante haciendo click sobre el título). En pocas ocasiones se tiene el lujo de leer auténtico oro literario




Una vez terminada la entrevista, te recomiendo que te hagas con un ejemplar de esta genial novela, entrando en Amazon:

FRAGMENTO DEL LIBRO:

Olivia

Existían infinidad de cosas a las que Olivia Ochoa temía con todo su ser, hasta el punto en que, tan solo una mención, en sus disipados pensamientos, a ciertos temas, le hacía sentir molestos escalofríos e, incluso, sentir desagradables ganas de llorar. No soportaba esa debilidad, no soportaba no poder mantener la entereza que la caracterizaba cuando se encontraba en soledad, cuando nadie la veía, cuando contemplaba su cuerpo arrugado, maltrecho, caído a causa de los años que arrastraba tras de sí. Cuando se miraba a los ojos, no reconocía esa mirada oscura, que otrora fue más brillante que el propio sol. Esa mirada que pertenecía a unhja desconocida.
Nadie sabía que a Olivia Ochoa todavía le gustaba reflexionar, nadie sabía que dentro de esa anciana había una filosofía extravagante, una filosofía que predicaba su propia libertad como individuo solitario, que no se sostenía sobre nada, que avanzaba a pasos torpes y alicaídos, y que se derrumbaba con la misma facilidad con la que nacía. Garabateaba en un papel sus ideas, torturándose al comprobar que ya no eran tan eficaces, atractivas y voraces como lo habían sido en sus buenos años. En esos años en que era admirada, en los que algunas personas la reconocían cuando recorría calles concurridas de ciudades importantes. Esos años en los que sus pisadas no morían en las aceras gri´saceas, sino que dejaban huella allá donde iban, Porque habían sido años en los que se había sentido poderosa. Y grande.

Pero esos años habían muerto. Porque todo muere, y las horas no son una excepción.


Fuentes:
Fragmento extraído del propio libro: (ISBN: 978-1536838824)
Entrevista realizada por ©Oscar Vela Mastí,
para el blog "La Taverna del Mastí".
Biografía y Fotos cortesía de ©Miriam Beizana Vigo y ©Deborah Melul
https://marafarinha.wordpress.com/
http://miriambeizana.blogspot.com.es/
https://alibreria.wordpress.com/
Imágenes obtenidas de ©Google
Imágenes editadas con la web PhotoRetrica
http://photoretrica.com/es/
TWITTER: @Marafarinha

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld

Ya disponible el Nº3 de la Revista Westernworld
¿Te gusta el cine? ¿Te gusta el western? Más concretamente... ¿el Eurowestern? Pues estás de enhorabuena... porque ya se puede adquirir WESTERNWORLD #3 Primer especial de una trilogía sobre el Eurowestern. 310 Páginas a todo color con cantidad de material de coleccionismo junto a un meticuloso análisis del género. Numerosos meses de trabajo y años de coleccionismo para llevar a cabo esta revista, la cual no sería posible sin la colaboración de profesionales como: Juan Pablo Campelo (su creador), Javier G. Romero, Miguel Angel Plana Fernández, Carlos Díaz Maroto, James Wallestein, José Abad, Dani Morell, Lucia Perez García, Dario Lavia y un servidor Oscar Vela "Mastí". SOLO VENTA POR CORREO. Info. y pedidos: westernworldspain@gmail.com