lunes, 22 de mayo de 2017

Entrevista con Christian Schwochow, director de "Paula"

El próximo viernes 26 de mayo se estrena en las carteleras españolas "Paula", dirigida por Christian Schwochow (responsable también de la estupenda "Al otro lado del muro"), protagonizada por Carla Juri, y que explora la fascinante vida de una artista de gran talento y una mujer radicalmente moderna a principios del siglo XX. Una historia que rebosa sensualidad, humor y alegría; y en el que además, cuenta una apasionada historia de amor.


En 1900, las opciones de la artista en ciernes Paula Becker son limitadas. Esta exuberante mujer de 24 años puede convertirse en una esposa o encontrar un trabajo como institutriz o maestra. Aunque la pintura no es una vocación aceptable para una mujer en su provinciana Alemania, se le permite estudiar en la colonia de artistas de Worpswede bajo la dirección de Fritz Mackensen. Hastiada de la obsesión por la precisión y la exactitud, deja que sus emociones guíen su pincel y convierte a los campesinos en los personajes de sus cuadros. Paula florece en esta comunidad artística situada en mitad del campo, donde desarrolla una estrecha amistad con la artista Clara Westhoff y el poeta Rainer Maria Rilke.

El director Christian Schwochow.
Paula está decidida a convertirse en una pintora reconocida y, después, formar una familia. Al casarse con Otto Modersohn, otro pintor de Worpswede, espera encontrar a su alma gemela también en el plano artístico. Otto es viudo y permite a Paula que siga pintando a la vez que asume sus tareas domésticas y sociales como una buena esposa. También se encarga del cuidado de su hijastra Elsbeth. A pesar de las advertencias de Otto, Paula sigue rechazando las convenciones y se lanza a explorar su propio estilo, trabajando la pintura húmeda para conseguir una textura especial.

Los cinco años de vida doméstica hacen mella en el espíritu de Paula, y se siente irresistiblemente atraída por París, símbolo de la modernidad. Paula viaja sola a la Ciudad de la Luz, donde se reúne con sus viejos amigos Clara y Rilke, y empieza a estudiar en la Escuela de Bellas Artes. No tarda en iniciar una relación amorosa con un parisino llamado Georges. Influenciado por las actitudes machistas de la época, Otto critica la vida bohemia de Paula y la amenaza con dejar de financiar su vida en París. Pero Paula se resiste a claudicar y se embarca en un período que se convertirá en el más fuerte y rico de su vida, ese período tan esperado de realización creativa y personal...

Su director Christian Schwochow nos habla acerca de su nueva película, a través de una entrevista proporcionada por la distribuidora Caramel Films:


No has escrito el guión de PAULA. ¿Qué te llevó a rodar esta película?

La productora Ingelore König y la asesora dramática Cooky Ziesche me enviaron el guión en el verano de 2012. En ese momento ya estaba muy avanzado porque los guionistas Stefan Kolditz y Stephan Suschkte habían estudiado a Paula Modersohn-Becker cuando vivían en Alemania del Este. Cuando acabé de leerlo, supe que tenía que hacer esta película. El guión me pareció una auténtica maravilla.

...que después desarrollaste más en colaboración con sus autores.

Así es. Stefan Kolditz y Stephan Suschke ya habían tomado algunas decisiones muy acertadas sobre qué momentos y capítulos de la vida de Paula debían ser abordados y cuáles no. Así que nos basamos en esas decisiones. Pero buscábamos un estilo totalmente diferente y una estética muy particular y por encima de todo no queríamos que PAULA fuera el clásico biopic. Nos interesaba mucho más responder a cuestiones como: ¿Qué actualidad tiene una película sobre la vida de Paula Modersohn-Becker? ¿Qué desafíos plantea ser pintor? ¿A qué problemas se enfrentaba una mujer en la Alemania de principios del siglo XX? ¿La película llena los vacíos que existen sobre el expresionismo alemán? Y la respuesta es sí. Pero además de todo eso, PAULA no debía ser una película dirigida sólo a estudiantes de bellas artes y a los amantes de los museos.

¿El proyecto te atrajo porque es otra historia única sobre mujeres? Ya habías explorado esta temática en "NOVEMBER CHILD", "LA INVISIBLE" y "WEST (AL OTRO LADO DEL MURO).

En primer lugar, los temas universales de la historia me fascinaron. Está claro qe Paula tenía miedo de la mediocridad y de ser una artista que no deja huella. El miedo a volverse invisible por lo que era, el miedo a tener que aceptar un destino predeterminado por ser mujer. Pero por encima de todo, su vida estuvo marcada por una invencible voluntad de creer en sí misma y seguir su propio camino. Eso la convierte en una heroína moderna y, su fuerza y su valentía pueden atraer a muchos tipos de públicos en la actualidad. En cierto sentido, Paula y los protagonistas de otras de mis películas se comportan de manera inapropiada, son rebeldes y son fieles a sí mismos a pesar de la sociedad que les rodea. Al hacerlo, se enfrentan a límites que intentan cruzar. Hay una verdadera afinidad espiritual entre estas mujeres. De eso estoy seguro.


¿Ya conocías la historia y la obra de Paula Modersohn-Becker antes de que te ofrecieran hacer la película? 

La primera vez que supe de ella fue en 1990 en Worpswede. Esa luz tan especial, ese paisaje con los páramos bajo los cielos nublados… Todo eso me impactó profundamente. También conocía algunos cuadros de Paula. Cuando estudias la transición del impresionismo al expresionismo en Alemania, no puedes pasar por alto a Paula. Ahora bien, no tenía ni idea de que su vida hubiera sido tan excepcional. Cuando Ingelore König volvió a contactarme, ella no sabía que yo había querido estudiar pintura en mi juventud. Al final, no llegué a ser pintor. Por eso, cuando me ofreció hacer esta película asumí de forma muy especial mi papel de director, algo que no me había sucedido antes.

En tus películas, como LA TORRE y WEST (AL OTRO LADO DEL MURO) que se centran en la historia alemana reciente, las imágenes juegan un papel importante. ¿Cómo abordaste PAULA desde una perspectiva visual?

En mis películas de época, intento evitar la historización. No quiero usar edificios protegidos ni ropa antigua. Trato de retratar el período y la gente de forma natural y acercarme a ellos con la mayor sencillez. Esto se percibe en las imágenes, pero también en cómo dirijo a los actores. Paula y Otto son personajes modernos y quería que eso se notase en la película.

¿En qué reside la modernidad de Paula y Otto? 

Paula fue una persona excepcional. Luchó por encontrar su camino como mujer sin percibirse a sí misma como una ideóloga o una feminista. No se limitó a la pintura decorativa, quería mirar dentro del alma de las personas. Estaba fascinada por la imperfección. Me impresionó su enorme temor de convertirse en una pintora mediocre, un miedo que comparto como realizador. Además, PAULA es una epopeya y una apasionada historia de amor. Me conmueve porque los amantes se niegan a dejarse arrastrar por conflictos que causan innumerables separaciones en mi generación. Paula y su marido Otto luchan por la idea de una relación en la que ambos son felices como pareja y como padres, pero sin dejar de realizarse como individuos. Como padre de una niña pequeña, sé de lo que estoy hablando.


¿La realización visual era importante para ti? 

Enseguida supimos que no queríamos basarnos en viejas fotografías de la época, en esas imágenes de estudio en los que la gente viste trajes rígidos impecablemente planchados y llevan cortes de pelo perfectos. En PAULA, quería que la gente apareciera tal y como era cuando no se les fotografiada: gente en el trabajo con el pelo alborotado, caras sudorosas... cosas normales. Además intentamos utilizar trajes más modernos para quitarle rigidez. Los artistas de Worpswede eran "cool", en cierta medida eran los urbanitas de ayer. El aspecto de Otto Modersohn tenía que ser el de alguien que asiste a una inauguración en una galería del Mitte, el centro artístico de Berlín, y que encaja perfectamente en ese ambiente.

¿El exceso de investigación puede perjudicar a la frescura de una película?

¡No, todo lo contrario! Para mí, una buena investigación significa que me puedo olvidar de todos los hechos el primer día de rodaje. Investigo como loco para una película, quiero saberlo todo porque eso me permite trabajar después con mucha más libertad. Durante la investigación, siempre se descubre algo que no se corresponde con lo que se había asumido previamente. ¡Y ahí es donde se pone interesante! Tropiezas con diferencias entre las imágenes y el lenguaje de aquella época. ¿Alguien podría creerse que Paula Modersohn-Becker utilizaba la expresión "tirarse a alguien"? Pero lo cierto es que todo está en su diario. Escribió sus pensamientos con todo detalle, y eso no tiene precio a la hora de retratar un personaje. Pero la investigación más importante fue documentarnos sobre sus cuadros.

En la actualidad hay un montón de libros sobre Paula Modersohn-Becker: diarios, cartas, biografías... ¿Esto es una motivación o te somete a una gran presión como director? 

Ambas cosas. En mi opinión, utilizar citas originales en los diálogos no funciona. Me parece fuera de lugar. Los guionistas Stefan Kolditz y Stephan Suschke siempre quisieron utilizar un lenguaje moderno, aunque es cierto que utilizamos una o dos citas originales que los actores personalizaron, a veces añadiendo una sola sílaba para que resultaran realistas.


Algunos espectadores pueden tener en mente su propia imagen de Paula antes de entrar en el cine...

Por supuesto, seguro que hay gente que sabe exactamente cómo era Paula, que tiene una idea clara de ella y la película podría decepcionarles. Pero si hubiera querido sugerir al público que una figura histórica en una película tiene que ser de cierta manera, entonces habría sido injusto con esa figura histórica. He querido buscar y descubrir mi propia Paula. Y también animé a Carla Juri a encontrar su propia Paula.

¿Por qué elegiste a Carla Juri para el papel de Paula?

Yo estaba buscando una rebelde. Quien conoce a Carla Juri sabe que tiene una personalidad inconformista. Carla es capaz de identificarse con esta lucha permanente por el reconocimiento, a pesar de su carácter, tan fuerte y enérgico. Yo andaba buscando una artista que no tuviera miedo a abordar al material histórico de una manera natural, no historizada, que fuera capaz de asumir el personaje, aunque a primera vista le pudiera parecer muy alejado. Además, quería a alguien que estuviera dispuesto a desempeñar el papel de una manera que no siempre resultara agradable. Porque Paula también era irritante, nerviosa y egoísta.

Por encima de todo, lo que hace que PAULA sea una película tan vibrante es su sensualidad.

Lo mejor es que ese anhelo de Paula por lo físico, por el erotismo, así como sus irrefrenables ganas de vivir, ya estaban en la primera versión del guión. La escena en la que Paula y su mejor amiga, Clara Westhoff, hacen sonar las campanas de la torre de la iglesia mientras gritan de alegría porque se van a casar, es pura sensualidad juvenil. Piensas que los guionistas han tenido una idea maravillosa. Pero luego descubres que Paula y Clara hicieron exactamente eso.

Fuentes:
Entrevista extraída del Pressbook
Pressbook e imágenes cortesía de Caramel Films

No hay comentarios:

Publicar un comentario