martes, 27 de junio de 2017

Clásicos Modernos: "¿Quién puede matar a un niño?", de Narciso Ibáñez Serrador

LA ISLA DE LOS NIÑOS MALDITOS

Hablar de Narciso Ibáñez Serrador es hacerlo sobre uno de los personajes más ilustres de la historia de la televisión española, responsable de numerosos programas, tales como la mítica serie "Historias para no dormir" (1966 - 1982), también el especial que escribió junto con el cineasta Jaime de Armiñán "Historia de la frivolidad" (1967), o el popular concurso "Un, dos, tres... responda otra vez" (1972 - 1994, 2004), entre otros muchos... que crearon escuela en la forma de hacer y entender el medio televisivo. A pesar de ser conocido como ser uno de los pioneros de la televisión española, 'Chicho' es un hombre inquieto, que ha ejercido de director teatral, actor, dramaturgo, guionista y realizador de cine y televisión.

Cabe decir que en el panorama cinematográfico se prodigó poco, dejando apenas un par de largometrajes; no obstante, es necesario indicar que es todo un experto en el cine de terror, la gran pasión de su padre Narciso Ibáñez Menta, escogiendo este género para sus dos largometrajes como director de cine: "La residencia" y "¿Quién puede matar a un niño?".


Por lo que se refiere a "La Residencia" fue protagonizada por la veterana Lili Palmer, que interpretaba a Madame Fourneu, una severa directora de una residencia para señoritas con problemas... en un filme que contó con una esmerada puesta en escena, inspirada en las producciones británicas de Hammer, y un guión brillante, convirtiéndola en una de las mejores cintas de terror jamás rodadas en España. Por otro lado, "¿Quién puede matar a un niño?" es una espeluznante cinta de terror, basada en una novela de Juan José Plans, considerada como un clásico de culto y una de las películas de terror más impresionantes realizadas en nuestro país.


La trama gira en torno a una pareja de turistas ingleses, Tom y Evelyn, que llegan a una población costera española para disfrutar al fin de una tardía luna de miel; sin embargo, cuando llegan, se quedan decepcionados, ya que el lugar es demasiado bullicioso para pasar las tranquilas vacaciones que ellos habían planeado. Entonces deciden alquilar una barca para visitar una pequeña isla en la que Tom había estado cuando era más joven. Su sorpresa será mayúscula cuando descubran que los únicos habitantes de la isla son niños, unos niños que, animados por una misteriosa fuerza, se rebelan contra los adultos.


En “¿Quién puede matar a un niño?” las influencias al maestro del suspense son más que evidentes, sobre todo con el clásico “Los Pájaros” (The Byrds, 1963); de hecho, él mismo ha confesado ser un reconocido admirador de Alfred Hitchcock, de quien intentó seguir sus pasos (solo basta con ver las presentaciones que realizaba en la mítica serie "Historias para no dormir") (1); a su vez, contiene fuertes influencias al clásico de Wolf Rilla, “El pueblo de los malditos”. Cabe mencionar también que hay mucha gente que cree erróneamente que ‘Chicho’ se inspiró (o incluso plagió) al filme, “Los Chicos del Maíz” (Children of the Corn, Fritz Kiersch, 1984), que a su vez adapta un relato corto de Stephen King, recogido en el libro "El umbral de la noche" (Night Shift, 1978); sin embargo, es necesario recalcar que tanto la novela como la película son posteriores, y posiblemente el clásico de culto español sirviera de inspiración al novelista estadounidense.


El prólogo de la cinta es ciertamente inquietante, con varias fotografías y fragmentos de documentales de escenas reales de adultos torturando y maltratando a niños en distintas guerras y hambrunas, sobre las que se intercalan los títulos de crédito y con la escalofriante música de Waldo de los Ríos (que recuerda bastante a la que Krzysztof Komeda compuso para la película "La semilla del diablo" [Rosemary's Baby, Roman Polanski, 1968]). Luego nos introduce en un filme clásico de terror psicológico, donde la intriga, la tensión y el suspense amenazan en todas las habitaciones, pasillos, rincones de la isla desierta… y a plena luz del día. Posiblemente tarde un poco en arrancar la trama, teniendo un ritmo pausado; aunque por el contrario, a medida que los personajes van descubriendo la terrible verdad de los hechos, el relato va adquiriendo tintes cada vez más grotescos y terroríficos, con una media hora muy arriesgada y valiente en el que se suceden escenas realmente sobrecogedoras; como aquella en la cual los niños juegan a la piñata ‘humana’; también aquella en la cual muere la protagonista embarazada; o cuando el protagonista ametralla a la multitud de niños ‘malditos’. 


Debido al contenido truculento, en algunos países fue estrenada con cortes (como por ejemplo Argentina, Australia, Francia, Suecia y Estados Unidos), y cuando no, fue prohibida (como sucedió en Islandia y Finlandia aunque, en el país escandinavo, la película finalmente se estrenó en 2006, como parte del Night Visions Film Festival de ese año). Este hecho hizo que la cinta se estrenara con otros títulos, siendo conocida como “Los niños” y, por otra parte, aunque en algunos países de habla no española fue estrenada con el título “Who Can Kill a Child?” (la traducción literal al inglés del título de la película), también fue presentada como: “Death Is Child's Play”, “Island of Death”, “Island of the Damned”, “The Killer's Playground”, “Would You Kill a Child?” o “Trapped”, entre otros.


Como dato curioso cabe decir que su primera edición en DVD está considerada una de las peores de la historia del formato en nuestro país, presentando una calidad de imagen y sonido ínfima, además de no incluir la versión original; por otra parte, el director estadounidense Eli Roth (Hostel) considera “¿Quién puede matar a un niño?” como su segunda película favorita por detrás de “Mil gritos tiene la noche” (Pieces, Juan Piquer Simón, 1983) (2). Cabe mencionar también que originalmente Ibáñez Serrador quería a Anthony Hopkins para el papel de Tom pero, por compromisos adquiridos con anterioridad, Hopkins tuvo que rechazar la oferta, por lo que el papel terminó en manos del actor australiano Lewis Fiander. Posteriormente, el director declaró sentirse inconforme con la interpretación de Fiander, aunque sí quedó muy satisfecho con el trabajo de Prunella Randsome, la actriz que interpreta a Evelyn, la esposa de Tom.


A pesar del gran talento para la dirección de largometrajes de ‘Chicho’ Ibáñez Serrador, es una verdadera lástima que no se prodigara más en el cine, centrándose como todo el mundo sabe en el medio televisivo; aunque en todo caso, propició que realizara grandes programas que están considerados de los mejores realizados en la historia de la pequeña pantalla.

PUNTUACIÓN: ★★





BIBLIOGRAFÍA:

3 comentarios:

  1. PELICULÓN, quizás mi película favorita española de terror junto a 'No profanar el sueño de los muertos'

    Saludos Oscar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enrique!!! En eso coincidimos!!! No profanar el sueño de los muertos (junto con ésta) también son mis favoritas del terror español... y también La Cabina, aunque esa es un mediometraje para televisión... pero es magistral!!!

      Saludos amigo... y sabía que "Train to Busan" te iba a encantar... la mejor película de zombies de esta década (junto con "I am a hero" y "Melanie. The girl with all the gifts").

      Eliminar
  2. Gran película. Curiosamente poco conocida. Siempre están repitiendo las mismas series. Podrían repetir "Mis terrores favoritos".

    ResponderEliminar