viernes, 28 de julio de 2017

Crítica de "Dunkerque", de Christopher Nolan

LA DIGNIDAD DEL EJERCITO BRITÁNICO

Según el diccionario la palabra maestro se le atribuye a aquella persona que ha alcanzado un alto grado en su oficio. (1) Tras esta definición, y el haber visto su trayectoria profesional, es pertinente decir que Christopher Nolan es un maestro; y por consiguiente, "Dunkerque" es una obra maestra. Quizás la mejor de su impecable filmografía, y por supuesto, una lección de cine digna de estudio.


Empiezo diciendo esto porque estoy bastante perplejo, tras leer ciertos comentarios por la red que no llego a entender. Si me permiten, me gustaría hacer una digresión para citar textualmente y opinar después, algunos de aquellos comentarios negativos que he leído en internet sobre el cineasta británico:
El cineasta británico Christopher Nolan.
"Christopher Nolan está sobrevalorado, es un director temerariamente encumbrado, así como el máximo representante de los hipsters, los gafapastas y los modernitos que inundan esta nuestra comunidad; además, el pseudointelectualismo que desprenden sus películas atrae a manadas de esta subespecie social y refuerza sus creencias. Nolan es el Dios de los modernitos, y como tal merece nuestro odio incondicional". 
¡¡¡Pongámonos serios!!! ¿Cuáles son los razonamientos para decidir si un cineasta como Nolan está sobrevalorado? Según como un servidor lo ve, son opiniones sin conocimiento de causa; en otras palabras, realizadas desde la ineptitud, la ignorancia más absoluta, desde el fanatismo y el afán de conseguir seguidores por doquier. Cada cual tiene sus gustos y preferencias personales, y es tangible que te pueda gustar o no cierto tipo de cine, o el estilo de algún autor; sin embargo, no veo de recibo denostar gratuitamente a alguien que en cada trabajo demuestra sus tablas y buen hacer.

He de confesar que personalmente no atesoro ningún tipo de estudios cinematográficos, ni de ninguna índole que se precie; sin embargo, poseo una curiosidad incesante por conocer y saber sobre el séptimo arte; máxime pasión desde mis años mozos. No obstante, he visto y tengo en mi casa muchísimas películas, miles de discos compactos que albergan obras de cualquier época y género; y por supuesto, tengo y he visto muchas veces toda la filmografía de Christopher Nolan. Aparte de eso, también leo grandes cantidades de libros cinematográficos, centrados en cineastas, actores, algún género en concreto o historia del celuloide, como de técnica cinematográfica; es decir, el arte de los carteles, la composición de plano, bandas sonoras, fotografía, creación de guiones, etc. Así que dicho esto, pienso que a pesar de no tener estudios académicos, si tengo conocimientos y base adquiridos de forma autodidacta. En resumidas, hay un criterio fundado detrás de cada reseña que escribo.



Centrándonos ya en la magna cinta de Nolan y aparcando definitivamente a los "haters" de turno, puedo afirmar que con "Dunkerque" el director de "Origen" se ha consagrado definitivamente como uno de los grandes cineastas de todos los tiempos, rayando a la misma altura que otros tantos del talante de Alfred Hitchcock, Stanley Kubrick, Clint Eastwood, Martin Scorsese, William Wyler o Elia Kazan... por citar algunos de los más grandes. El razonamiento es más bien sencillo. En "Dunkerque" no hay superhéroes, ni ciencia ficción, ni fantasías oníricas..., se trata de una historia real narrada de forma rigurosa. De igual modo, es necesario puntualizar que contiene su sello personal (como todo autor que se precie), y me atrevería a decir que incluso mucho más en la obra que nos concierne.



La película nos relata la conocida batalla de "Dunkerque", pero más que el conflicto en si, se centra en "El milagro de Dunkerque"; también conocido como "Operación Dinamo". Cabe decir que fue una operación de evacuación de las tropas aliadas en territorio francés (después de ser vencida Francia por el ejército alemán) durante la Segunda Guerra Mundial. La Operación tuvo lugar en la localidad francesa a finales de mayo de 1940, siendo organizada por el mariscal británico y comandante en jefe de la Fuerza Expedicionaria Británica (BEF), John Vereker Gort, y permitió el rescate de más de 200.000 soldados británicos y más de 100.000 franceses y belgas. (2) Un rescate clave para que luego el ejercito británico ganara "la batalla de Inglaterra", conocida también como la "Operación León Marino". (3)



En cuanto a este episodio de la Segunda Guerra Mundial, hay que mencionar que no ha sido frecuentemente visitado por el cine, y son muy pocas las películas en las que aparece representado este capítulo de la contienda. "Fin de semana en Dunkerque" (Week-end à Zuydcoote, 1964) de Henri Verneuil, es una joya oculta basada en el Premio Goncourt del mismo título (en castellano) que Robert Merle publicó en 1948, y que fue protagonizada por Jean Paul Belmondo; "Dunkirk" (Id., 1958) de Leslie Norman, es un interesante título británico que no se ha estrenado nunca en España, que adaptaba para la Ealing dos libros: "The Story of Dunkirk", firmado por los militares Ewan Butler y J.S. Bradford y "The Big Pick-Up", del prolífico Elleston Trevor, y que fue protagonizado por John Mills y Richard Attenborough, convirtiéndose en una de las películas más taquilleras del año en Reino Unido (aunque en el extranjero no fue excesivamente popular);  "De Dunkerque a la victoria" (Contro 4 bandiere, 1979) de Umberto Lenzi, se trata de una coproducción entre Francia e Italia, dirigida por un cineasta todoterreno que está considerado como uno de los grandes directores del exploitation de todos los tiempos (4), y que además contó con un gran elenco encabezado por George Peppard, George Hamilton y Horst Buchholz, y que en ella figuraron unos cuantos nombres patrios, como el director de fotografía José Luis Alcaine, el actor Ángel Aranda o el nunca suficientemente homenajeado, Antonio Mayans; también podemos citar la notable "Expiación, más allá de la pasión" (Atonement, 2007) de Joe Wright, que se basó en la novela de Ian McEwan y que ni siquiera es una película bélica, pero sí había un momento en que la acción se trasladaba a las playas francesas durante la 'Operación Dinamo', dando pie a un plano secuencia verdaderamente impresionante (5); y por último está la más conocida de todas, el clásico galardonado con seis premios Oscar (incluyendo mejor película, director y actriz para Greer Garson) "La señora Miniver" (Mrs. Miniver, 1942) de William Wyler, la cual en este 2017 cumple 75 años de su estreno, y de la que cabe recordar que Winston Churchill dijo que había hecho más para ganar la guerra que una flota de destructores. (6)



Para abordar la historia, Nolan ha querido imprimirle su sello personal (tal y como os comentaba al principio de la reseña), y con ello se podría afirmar que ha conseguido arrojar un soplo de aire fresco a un género tan manido como el cine bélico. Me explico. En "Dunquerke" no hay presentación de los personajes, entrando de lleno en el nudo de la historia; si bien, al inicio del filme, Nolan enumera cada uno de los tres frentes abiertos de la premisa, y con ello, marca los tiempos narrativos, siendo ésto una de las tónicas habituales de su cine. La primera trama focaliza la acción a ras del suelo, en la playa de Dunkerque, en el que miles de soldados británicos esperaban ser evacuados por la flota (compuesta por destructores y barcos mercantes) en condiciones muy precarias, pues el puerto había sido devastado por la armada aérea alemana. Esa trama tiene una duración de una semana y está protagonizada por tres jóvenes, encarnados por Fionn Whitehead, Aneurin Barnard y un sorprendente Harry Styles (cantante de la boy band "One Direction" y que debuta como actor); además del Comandante Bolton encarnado por Kenneth Branagh y el Coronel Winnant, que da vida James D'Arcy (estupendo actor visto en "Gernika" de Koldo Serra). Con respecto a la segunda trama, nos traslada a alta mar en el que pequeñas embarcaciones, siendo navegadas por civiles británicos, salieron al Canal de la Mancha para rescatar a los jóvenes soldados aliados. En uno de esos barcos, tenemos a Mark Rylance, que interpreta al señor Dawson y su hijo Collins, encarnado por Jack Lowden. La acción tiene una duración de un día. Y la tercera y última trama nos lleva al combate aéreo entre las aeronaves de la RAF (Royal Air Force) formada por las famosas Spitfire, (7) contra los Luftwaffe alemanes (8). Ahí podemos ver a un Tom Hardy que solamente le vemos los ojos.

Todas estas tramas se van desarrollando paralelamente, haciendo partícipe al espectador de la tensión y desasosiego de los personajes en el campo de batalla, hasta que todas ellas convergen de maravilla en el desenlace del filme.



La factura técnica es realmente impresionante, en el que destaca el apartado visual (siendo otra de las características que definen su cine) con una puesta en escena realmente brillante, tanto en los geniales encuadres con profundidad de plano (hipnóticos todos los planos cenitales enfocando la playa, el mar, los barcos...), como aquellos con perspectiva (genial aquel en el que dos columnas blancas remarcan la profundidad y el volumen del plano) y además aquellos subjetivos (la secuencia inicial en el que un joven soldado permanece en el suelo mientras los Luftwaffe bombardean la playa es apasionante). La fotografía de Hoyte van Hoytema (que ya trabajó con Nolan en "Interstellar") es también de alto octanaje; y que decir de la apabullante banda sonora de Hans Zimmer (un habitual del cine de Nolan), así como la importancia de la edición de sonido (los aliados reconocen las aeronaves a través del sonido del motor), todo ello potencia muchísimo la tensión y la angustia que destila el filme.



Aunque por encima de todo, lo más destacable de la propuesta, es la dignidad y la honradez de los personajes, así como la comunicación entre ellos a través de gestos o miradas que dicen más que mil palabras (valga el célebre refrán); de hecho, los primeros diez minutos no se escucha prácticamente ninguna palabra, en el que las imágenes hablan por si solas. También rezuma cierto aroma nostálgico que recuerda al neorrealismo italiano, como por ejemplo en clásicos como "Roma, ciudad abierta" (Roma città aperta, 1945) y "Alemania, año cero" (Germania, anno zero, 1948), ambas de Roberto Rossellini. Y uno de los grandes aciertos es que no se les ve (ni se los nombra) en ningún momento a los enemigos (son como fantasmas), porque realmente no importa quienes sean, lo único importante de la historia es la épica gesta que consiguió el ejercito británico.



Como resultado, Nolan imprime a la perfección el orgullo británico (basta con ver el fantástico final, con las palabras del discurso de Churchill en "voz en off" y el aterrizaje de Tom Hardy y lo que hace posteriormente, menuda genialidad). Aquel pundonor convirtió una de las más severas derrotas en una victoria, ya que el rescate de los soldados propició que la moral británica se mantuviera alta pese a las circunstancias, y posteriormente pudieron contraatacar en la Batalla de Inglaterra, marcando el inicio de la victoria aliada en la conflagración mundial.


Llegados hasta este punto y en conclusión, "Dunkerque", tal y como decía en el primer párrafo de la reseña, es una obra maestra, siendo una de las mejores muestras de cine bélico de todos los tiempos, además de ser una de las películas más destacadas de este Siglo XXI, consagrando y elevando a la categoría de maestro a Christopher Nolan. UN CLÁSICO INSTANTÁNEO. CINE EN SU ESTADO MÁS PURO.



LO MEJOR: TODO: El pundonor que destilan los personajes, todo el reparto (en especial Mark Rylance, Kenneth Branagh y un Tom Hardy al que solo le vemos los ojos), la factura técnica (sobresaliendo la apabullante banda sonora de Hans Zimmer que potencia, aun más si cabe, el desasosiego que produce la cinta) y la estructura a tres bandas, conjugando con mucha inteligencia (como siempre) los tiempos de cada una de las tramas.

LO PEOR: Absolutamente nada.

PUNTUACIÓN: ★★


BIBLIOGRAFÍA:

(1) WORDREFERENCE: Definición: Maestro, tra. (Obtenida a su vez del Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe).
(2) WIKIPEDIA: Operación Dinamo.
(3) WIKIPEDIA: Batalla de Inglaterra.
(4) WIKIPEDIA: Umberto Lenzi.
(5) CINEMANÍA: Cuatro películas (más) para conocer la Evacuación de Dunkerque.
(6) LIBERTAD DIGITAL: El señor Dawson y la señora Miniver.

(7) La REAL FUERZA AÉREA (en inglés: Royal Air Force, abreviada como RAF) es la rama aérea de las Fuerzas Armadas Británicas y la fuerza aérea independiente más antigua del mundo.4​ Formada el 1 de abril de 1918 al fusionarse el Real Cuerpo Aéreo y el Real Servicio Aéreo Naval,5​ la RAF ha tomado una parte importante en la historia militar británica desde entonces, jugando un importante papel en la Segunda Guerra Mundial y en conflictos más recientes. Fuente: Wikipedia: Real Fuerza Aérea Británica.

(8) La LUFTWAFFE (literalmente «Arma Aérea» en alemán) era la fuerza aérea de Alemania en la época nazi, como parte de la Wehrmacht. Creada en 1924, reorganizada tras la llegada de los nazis al poder y oficialmente desvelada en 1935 en clara violación del tratado de Versalles, su propósito era apoyar la «guerra relámpago» (Blitzkrieg) de Adolf Hitler a través de Europa. Los aviones que iban a servir en la Luftwaffe alemana eran de una nueva era y técnicamente superiores a la mayoría de las aeronaves de otras naciones en los años 1930. Modelos como el Junkers Ju 87 Stuka y el Messerschmitt Bf 109 pasaron a simbolizar el poder aéreo alemán. Probada en combate en la Guerra Civil Española, la Luftwaffe era una de las fuerzas aéreas más fuertes, doctrinalmente avanzadas y más experimentadas en combate del mundo en el momento que estalló la Segunda Guerra Mundial en Europa. Fuente: Wikipedia: Luftwaffe (Wehrmacht).

Fuentes:
Imágenes y cartel de la película obtenidos de Sensacine: DUNKERQUE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario