sábado, 24 de febrero de 2018

Crítica de "Yo, Tonya", de Craig Gillespie.

LA MALDITA VERDAD DE TONYA HARDING

Tonya Harding y Nancy Kerrigan eran las dos reinas del patinaje sobre hielo de Estados Unidos en los primeros años noventa. Se podría decir que, a pesar de su gran talento para el deporte, eran polos totalmente opuestos. Harding se crió en una familia humilde, pasando penurias económicas, así como el maltrato físico y psicológico de su madre. Sobre el hielo, todo se olvidaba debido a su gran talento y capacidad atlética. Destacó por sus saltos, siendo la segunda mujer del mundo (y la primera estadounidense) en completar un salto triple axel (1) en una competición oficial; sin embargo, el patinaje artístico es un deporte en el que prima tanto el músculo como la elegancia y la femineidad. En el caso de Tonya, se podría decir que era poco refinada a la hora de elegir sus peinados, sus vestidos y hasta la música en competición (rock en lugar de ópera); unas características que le hacían perder puntos frente a sus competidoras. Por otro lado, Nancy era todo lo contrario. A pesar de que su familia era de clase modesta, siendo hija de un soldador y una ama de casa, se crío en un ambiente estable, propiciando que lo tuviera todo de cara para convertirse en una estrella del patinaje.

En 6 de enero de 1994, cuando estaba en juego las dos plazas olímpicas del equipo estadounidense, la joven y talentosa patinadora artística Nancy Kerrigan se encontraba en una de sus rutinarias sesiones de entrenamiento, preparándose ante la gran cita olímpica, que se celebraría ese mismo año en la ciudad noruega de Lillehammer. Tras terminar la sesión, se dirigió a los vestuarios para cambiarse de atuendo. Cuando se dispuso a quitarse los patines, un hombre salido de la nada, armado con una barra de hierro, le descargó un tremendo golpe en la rodilla, dándose posteriormente a la fuga y dejando tras de si a la patinadora rompiéndose de dolor. Las imágenes de Nancy Kerrigan llorando en agonía, y gritando desconsoladamente una y otra vez "¿por qué?", sacudieron el mundo del deporte. Nunca el patinaje artístico generó tanta atención mediática. Lo que en un principio parecía ser el acto fortuito de un perturbado, finalmente destapó una trama de conspiración, maltratos, envidia y venganza protagonizada por Tonya Harding, que supuestamente contrató a un matón (a través de su marido) para acabar con la carrera de su odiada rival. (2)



"La princesa suprema del hielo contra la chusma ignorante", así fue como definió el duelo una amiga de Tonya en el documental "The Price of Gold" (El precio del oro, Nanette Burstein, 2014), producido y emitido por la cadena ESPN. (3) Eso y mucho más viene plasmado en la película que nos concierne, titulada "Yo, Tonya", centrada en la historia de la patinadora de Portland (Oregón, Estados Unidos), considerada como la mayor villana del deporte estadounidense. 


Margot Robbie, la actriz australiana que se dio a conocer en "El lobo de Wall Street" (The Wolf of Wall Street, 2013) de Martin Scorsese y que también interpretó de forma brillante a Harley Quinn en "Escuadrón Suicida" (Suicide Squad, 2016) de David Ayer, se encuentra al frente del proyecto desde el comienzo. Escrito por Steven Rogers, la actriz compró el guión de la película junto con sus socios a través de su productora (4), antes incluso de que saliera publicado en la 'Black list' de Hollywood; es decir, la lista de los mejores guiones de cine que no llegaron a rodarse. Y es que, cuando lo leyeron, se enamoraron y en 48 horas lo tenían. (5) Tanto Rogers como Gillespie firman su mejor trabajo hasta la fecha. Sobre el guionista cabría decir que sorprende su cambio de registro, ya que todos los anteriores libretos estaban inmersos en el género romántico; y por otra parte, exceptuando su ópera prima "Lars y una chica de verdad" (Lars and the Real Girl, 2007), el cineasta ha tenido una trayectoria digamos un tanto mediocre. Con todos estos ingredientes, Robbie se reservó el papel protagonista que Hollywood se negaba a otorgarle (6), para conformar a la postre la que sin duda es una de las mejores películas de este año 2018.


Con un estilo a medio camino entre el falso documental y la comedia negra, "Yo, Tonya" se desmarca del resto de 'biopics' al uso, con una historia interesante que mantiene al espectador pegado en su butaca. El tono de 'mockumentary' (7) que adquiere la cinta, recreando entrevistas a sus protagonistas (filmadas en un formato distinto al resto del metraje, y que cuentan su jodida verdad, tal y como relatan ellos mismos en el filme), propicia que hayan saltos en la linea temporal, otorgándole un ritmo vibrante que no decae en ningún segundo. Asimismo, sus personajes rompen 'la cuarta pared' (8) en momentos determinados, algo que realmente me encanta, ya que te están haciendo partícipe de los hechos que relatan. Y por si esto no fuera suficiente, cuenta con una deliciosa selección de temazos pop y rock de los setenta y ochenta muy al estilo de Martin Scorsese o Quentin Tarantino... y ¿qué decir de las interpretaciones? Son de auténtico órdago. Margot Robbie está genial como Tonya Harding, conformando el mejor papel de su carrera; sin embargo, lo de Allison Janney es de otro planeta, ya que está impresionante encarnando a LaVona Golden, la madre maleducada y grotesca de Tonya (solamente por la alucinante escena de 'la flor y el jardinero' merece ganar todos los premios habidos y por haber).


En definitiva, "Yo, Tonya" es una película cuenta de forma brillante el ascenso y posterior caída y autodestrucción de una deportista que tuvo su minuto de gloria, que tal como llegó se desvaneció como una estrella fugaz contra la atmósfera terrestre. También es una cinta que te hará desencajar la mandíbula de tanto reír, por ese derroche de puro esperpento patetismo de sus personajes (ese guardaespaldas es como nuestro adorado "Torrente", pero pasado por la túrmix (9) de los Hermanos Coen), al mismo tiempo que te hará conocer uno de los sucesos más lamentables y vergonzosos de la historia del deporte, realizando de paso, una brutal crítica a las formas pre-establecidas, y a los cánones de belleza y perfección, que priman más sobre el talento puramente dicho en una disciplina deportiva.

Muy recomendable. No se la pierdan.


LO MEJOR: TODO. Las soberbias interpretaciones de Margot Robbie y Allison Janney, el estilo mockumentary y las continuas roturas de la cuarta pared, las escenas de patinaje, la colección de temazos pop-rock de los 70 y 80, su tono jocoso y en ocasiones políticamente incorrecto, su visceralidad a la hora de mostrar los hechos, etc... ES UN PELICULÓN!!!

LO PEOR: Nada... aunque es posible que su negrísimo humor políticamente incorrecto y su visceralidad pueda ofender a alguien.

PUNTUACIÓN: 



BIBLIOGRAFÍA:

(1) Los saltos son los elementos más reconocibles del patinaje artístico y los que más contribuyen a la puntuación técnica en las competiciones de la ISU (Unión Internacional de Patinaje sobre Hielo). Aunque en el patinaje sobre hielo se denomina salto a toda maniobra en la que el patinador se eleva en el aire por su propio impulso, el reglamento de la ISU solo asigna una puntuación específica para seis tipos de saltos, en los que el patinador salta sobre un pie (con o sin ayuda de la serreta del otro patín), ejecuta al menos una rotación y aterriza sobre un pie patinando hacia atrás. Los mejores patinadores ejecutan regularmente saltos de tres y hasta cuatro revoluciones en el aire. Los saltos de menos de una rotación se pueden incluir en las secuencias de pasos o utilizarse como movimientos de transición o para enlazar diferentes elementos del programa.

Hay seis tipos de saltos en el patinaje artístico sobre hielo que se puntúan como elementos individuales en las competiciones de patinaje individual y parejas: Salchow, Toe loop, Loop, Flip, Lutz y Axel.


Centrándonos en el salto Axel, decir que fue inventado por el patinador noruego Axel Paulsen, que ejecutó este salto en la primera competición internacional de patinaje, celebrada en Viena en 1882.​ El despegue del axel se realiza desde el filo externo del pie contrario al de aterrizaje. Puesto que el salto se inicia patinando hacia delante, incluye media vuelta más que los otros saltos, por lo que es considerado el más difícil de todos. Si deseas saber más sobre el triple salto Axel y los otros tipos, puedes hacerlo en el artículo de la WIKIPEDIA: Saltos del patinaje artístico sobre hielo.


(2) POSTA: Tonya Harding y Nancy Kerrigan, una historia de sangre en la pista de hielo.


(3) Documental perteneciente a la serie de documentales deportivos "30 for 30", producido y emitido en el canal de televisión estadounidense ESPN, que presenta a los mejores narradores de hoy en día dentro y fuera del mundo del deporte. En concreto, "The Price of gold", es el capítulo 16 de la segunda temporada y fue emitido por televisión el 16 de enero de 2014. IMDB: 30 for 30: The Price of Gold.


(4) En 2014 creó, junto al cineasta británico Tom Ackerley (su actual pareja),Josey Mcnamara y Sophia Kerr, la compañía productora cinematográfica LuckyChap Entertainment. WIKIPEDIA: Margot Robbie.


(5) SENSACINE: Anédotas sobre "Yo, Tonya" y de su rodaje.


(6) BAZAAR: Margot Robbie: "No creo que nadie me hubiese ofrecido este papel si yo no lo hubiese buscado". (Escrito por Garbiñe Continente).


(7) El mockumentary (mock: burla), conocido también como falso documental, es un género que imita los códigos y convenciones desarrollados por el cine documental en una obra de ficción. Este género se presenta a veces como documental histórico con comentaristas que hablan de sucesos pasados o, utilizando un recurso del cine de realidad, con personajes a los que se sigue a través de varias situaciones. Es frecuente que sean parcial o totalmente improvisados, bajo la premisa de que este estilo de actuación ayuda a sostener la sensación de realismo. WIKIPEDIA: Falso documental.


(8) Romper la cuarta pared es un término original del teatro que se ha adaptado al cine, televisión, videojuegos, cómics, manga e incluso al juego de rol. Concretamente en el caso del cine, cuenta con una nomenclatura específica, donde los personajes se mantienen en el off homogéneo hasta que se dirigen de algún modo a los espectadores, en cuyo caso hablamos del off heterogéneo. En definitiva, sucede cuando algún personaje toma consciencia de que lo es, dejando momentáneamente de representar su papel y dirigiéndose al espectador. Si deseas saber más sobre este interesante recurso narrativo, puedes hacerlo mediante el magnífico post de la web ESPINOF: Cuando el cine rompe la cuarta pared. (Escrito por Mikel Zorrilla).


(9) Batidora eléctrica. Este sustantivo proviene de la extensión de una conocida marca comercial. WORDREFERENCE: túrmix - Definición. (Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe).


Fuentes:
Datos de las fichas y carteles obtenidos de las webs Filmaffinity y Sensacine.
https://www.filmaffinity.com/es/main.html
http://www.sensacine.com/

© El copyright de las imágenes pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras.
Sin ánimo de lucro. Las imágenes publicadas solamente tienen la finalidad de complementar este artículo.


Si te ha gustado esta crítica, te invito a que escuches el programa 4x23 de nuestro podcast "El Perfil de Hitchcock", en el cual os hablo de esta maravillosa película nominada a 3 premios Oscar, en el que además también reseñamos "Lady Bird" de Greta Gerwig (cinta nominada a 5 Oscar), "Están Vivos" del maestro del cine fantástico John Carpenter (dentro de nuestra sección Mundos Fantásticos) y el clásico del cine español "La Colmena" de Mario Camus, que adapta la obra maestra literaria de Camilo José Cela... NO TE LO PIERDAS!!!


2 comentarios:

  1. Como quien no quiere la cosa, has conseguido despertar nuestro interés en "Yo, Tonya", y mira que habíamos leído decenas de críticas, pero esta, nos ha llegado. La anotamos para ver si este fin de semana continua en cartelera.

    HemosVisto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joan. Muchísimas gracias por tus palabras... espero que no os defraude la película. Bajo mi punto de vista, vale muchísimo la pena. Saludos!

      Eliminar

Cine y Expedientes X Vol.2 y Opera Prima: De la Independencia al Blockbuster