viernes, 16 de febrero de 2018

The Party: La vitriólica comedia de Sally Potter.

"The Party" es una comedia envuelta en tragedia, en la que una celebración amistosa se convierte en cuestión de segundos en un violento encuentro. Una semana puede ser mucho tiempo en política, pero unos minutos pueden ser cruciales en una relación personal. Bajo una presión extrema en un ambiente de confianza, los secretos más recónditos salen a flote sin filtros. "Este es el abismo que yo investigué como escritora". —puntualiza su directora y guionista Sally Potter, y añade: "Quería invitar al espectador a la carcajada siendo testigo (a través de la inquisitiva lente de la cámara) de este grupo de personas que penden de un hilo para preservar su propio partido, oscilando constantemente entre lo moralmente correcto y lo políticamente aceptado.


Sobre Sally Potter es necesario apostillar que con catorce años hizo su primera película en 8mm, en la cual ya dejaba intuir a tan temprana edad su gran talento. En 1992 llegaría su opera prima, titulada "Orlando", que adaptaba de forma valiente el clásico literario de Virginia Woolf, siendo nominada a dos premios Oscar®. A este largometraje le siguen otros bastante estimables e interesantes, como "La lección de tango" (1996), "Vidas furtivas" (2000), "Yes" (2004), "Rage" (2009) y "Ginger And Rosa" (2012). 

La cineasta británica repasando el guión con los actores, en el set de rodaje.
"The Party" es su último trabajo tras las cámaras, el cual aterriza en las carteleras españolas este viernes 16 de febrero, y cabría mencionar que se concibió como una película reducida a los elementos esenciales: "Para mí, el hecho de trabajar en un solo espacio y en tiempo real era una virtud. Además, rodamos en blanco y negro y sin efectos especiales". —comenta Potter—. "Estas herramientas, aparentemente tan sencillas, llevaban el peso de contar toda la película. Con esta forma de trabajo, los elementos están muy expuestos. No hay lugar donde esconderse cuando se trabaja con ingredientes tan primarios como la historia, los personajes, el blanco y negro, las voces y la música. La cámara se adentra en las sombras y mira fijamente a las caras de unos personajes en pleno momento de crisis... una crisis que empuja a cada uno a contar la verdad. Estoy muy agradecida ya que el elenco fue magnífico, unos actores que se lanzaron al proceso creativo con amor y disciplina. En el momento actual donde los acontecimientos del mundo nos hacen a todos querer llorar, tuvieron la valentía de ponerse al servicio de la risa y su poder curativo."


Se trata de una película sobre relaciones, política e ideología. "The Party" nace con la escritura del guion que Sally Potter elaboró en paralelo con otros guiones de largometraje. La directora y guionista ha desarrollado esta técnica de escritura a lo largo de los años, "He encontrado una manera fluida e interesante de trabajar, suelo escribir más de dos guiones. En este caso, estuve confeccionando seis o siete hasta que dos salieron a flote", dice Potter—.


Una de las inspiraciones para este proyecto fue su anterior largometraje, 'Ginger & Rosa': "Había una escena climática en la que todos los personajes se juntan y surge una confrontación", explica Potter. Sin embargo, esta película no fue su única fuente de inspiración ya que Potter quería escribir de alguna manera sobre el estado de su país. "Empecé a escribir justo antes de las elecciones generales en Reino Unido. Es una reflexión sobre los partidos políticos y su lenguaje, su relación con la verdad, (…) es una reflexión sobre lo que nos pasa cuando la verdad en la vida personal y en la política se ve distorsionada".


Cuando Potter decidió rodar en tiempo real, la historia tomó forma de reunión de amigos en la casa de Londres del matrimonio formado por los personajes de Bill y Janet. Esta propuesta evoca a clásicos del cine como la adaptación de Mike Nichols de "¿Quién teme a Virginia Woolf?" o "El discreto encanto de la burguesía" dirigida por Luis Buñuel. "Esos personajes esconden secretos que han estado ocultos durante años y salen a la luz poco a poco como revelaciones catastróficas. Algo que puede sonar desalentador, pero realmente es una comedia envuelta en elementos trágicos." —puntualiza la directora—. Además, cabe decir que tomó la decisión de rodar en blanco y negro, junto con el director de fotografía Alexey Rodionov. Su relación laboral se remonta al año 1992 cuando rodaron "Orlando". Para él "el blanco y negro ayuda a concentrarse tanto en la acción como en el estado de los actores y sus rostros". Esta decisión estética evoca a películas del cine británico de los años sesenta.


Poco a poco, la directora fue considerando qué actores eran los idóneos para su película. En el caso de "The Party", donde tres parejas muy distintas conforman el eje central de la historia, encontrar la química adecuada entre los ellos era esencial. Durante meses, Potter trabajó con un equipo de casting. Los espectadores que vean la película no deberían poder imaginarse a otro actor o actriz interpretando un personaje, "como si solo pudiera ser interpretado por esa persona. Un sentimiento de idoneidad, física y emocional, algo sumamente preciso dramáticamente. Este es el nuevo reto con cada película (…)", concluye Potter—.

Fuentes:
Texto extraído del Pressbook. (Arreglado por Oscar Vela 'Mastí').
Pressbook e imágenes cortesía de © Avalon

© El copyright de las imágenes pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras.
Sin ánimo de lucro. Las imágenes publicadas solamente tienen la finalidad de complementar este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cine y Expedientes X Vol.2 y Opera Prima: De la Independencia al Blockbuster