martes, 15 de enero de 2019

Atardecer: Una película de László Nemes.

El cineasta húngaro László Nemes, tres años después de su brillante debut con "El hijo de Saúl" (que consiguió alzarse con la estatuilla dorada a la mejor película de habla no inglesa en los premios Oscar), dirige ahora "Atardecer", una película protagonizada por Juli Jakab que nos cuenta una historia ambientada en la ciudad de Budapest, en 1913; una nueva experiencia sensorial llena de imágenes apabullantes.

Después de pasar su infancia en un orfanato, Irisz Leiter llega a la capital húngara con 20 años y la esperanza de trabajar en la antigua tienda de sombreros de sus padres. Pero Oszkar, el nuevo propietario, la rechaza. A su vez, tendrá que enfrentarse a su pasado cuando descubre a un hermano que nunca supo que tenía. Su empeño por encontrarlo le lleva a descubrir oscuros secretos mientras el país se prepara para el caos de la Gran Guerra.

Embed from Getty Images

CONTEXTO HISTÓRICO:

La monarquía del Imperio austrohúngaro, situado en el centro de Europa, antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, se encuentra en medio de la escalada de tensiones europeas, donde coexisten la modernidad y la obsolescencia en distintos niveles. A nivel político, el viejo Francisco José I de Austria, emperador de Austria y rey de Hungría, tiene bajo su mandato, desde Viena, vastos territorios, una docena de países y diversas culturas y religiones. Todas aquellas grandes aspiraciones, tanto políticas como ideológicas, que se extendieron durante el siglo XIX, están presentes y avanzan desenfrenadamente e incluso, a veces, se mezclan: socialismo, anarquismo y nacionalismo. El antisemitismo moderno alcanza su madurez en Viena. Florecen nuevas investigaciones científicas y las primeras formas de estudios psicológicos y de psicoanálisis se desarrollan de manera próspera. Mientras que grupos pseudocientíficos y pseudointelectuales, movimientos sectarios y sectas ocultas que siguen a líderes iluminados parecen intentar calar en la sociedad o la sociedad más apartada.


De este modo, en Austria y Hungría coexisten diversos movimientos fundamentalmente marginales, pero entusiastas; mientras toda forma de arte, incluyendo arquitectura, literatura y cine, florece. La crisis de identidad, fruto de la fragmentación de las aspiraciones y del declive del poder central, sumado al sentimiento de decepción en todo el mundo y a una crisis de masculinidad, dieron lugar a un mundo vibrante que podía ir o bien hacia una prosperidad en éxtasis o bien hacia la perdición. De alguna manera, más allá del amor por la tecnología en la sociedad y su optimismo ilimitado, existe un malestar profundo, un sentimiento que está en el aire y que puede ser a veces amenazante o incluso apocalíptico y que está a punto de suceder.


Es la época de una expectación casi bíblica. Esta sociedad, cuyos códigos y sofisticación se basan en la manera de vestir y de comportarse de la gente, los sombreros que diseñan y que llevan, mantiene una fachada de tranquilidad. Pero, bajo el revestimiento de la civilización, existen fuerzas incontrolables que están a punto de meter a todas las personas, tanto las que creen en el progreso como las que no, en una devastación de dimensiones hasta entonces impensables.


IRISZ Y ATARDECER:

Su director László Nemes declara al respecto: “Incluso antes de empezar mi primer trabajo, 'El hijo de Saúl', tenía en mente la idea de hacer una película sobre una mujer, solitaria, perdida en su mundo, un mundo que intenta, pero no consigue, entender. Probablemente por la influencia de una innegable tradición literaria y cinematográfica de Europa central, he caído en un personaje principal que está, en parte, rodeado de misterio y que cuyas acciones deben ser analizadas y reanalizadas por el público continuamente, hasta convertirse en una figura de una dimensión inesperada, como una especie de Juana de Arco de Centroeuropa.


A diferencia de "El hijo de Saúl", que se trataba de un estilo documental minucioso, "Atardecer" se asemeja a un cuento, un misterio propiamente dicho, donde se invita al espectador a que, junto al personaje principal, busque un posible camino a través de este laberinto de fachadas y de capas. Desde el inicio, imaginé esta película como una manera de sumergir al espectador en un laberinto personal, acompañando a Irisz en su objetivo de encontrar a su hermano y, a la vez, de encontrar el significado del mundo que quiere descubrir. Detrás de cada pista que parece desvelar, aparece información contradictoria. Tras cada capa, se revela una nueva. Y el personaje principal puede, perfectamente, no ser consciente del proceso que se está llevando a cabo en su interior. Irisz es un personaje atrapado entre la luz y la oscuridad, la belleza y la amenaza, incapaz de lidiar con las zonas grises. En este sentido, Atardecer es también la historia de una chica, el florecimiento de una extraña flor.


"Atardecer", desde un principio, intenta seguir de cerca al personaje principal, Irisz, cosa que da un enfoque muy íntimo en una película de época, e intenta romper con los códigos previsibles de la percepción del pasado. Ojalá que el espectador se sumerja en un mundo desconocido, donde las personas hablen lenguas diferentes (el sonido es la piedra angular de la estrategia de inmersión) y así, se fuerce a eliminar algunas barreras. Creo que es muy necesario. Mi principal objetivo es llegar al espectador de una manera diferente, después de hacer que el público sienta y reflexione”.

Fuentes:
Texto extraído del Pressbook.
Pressbook e imágenes cortesía de © Avalon

© El copyright de las imágenes pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras.
Sin ánimo de lucro. Las imágenes publicadas solamente tienen la finalidad de complementar este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

UNIVERSAL MONSTERS INC. & TOYS AND MERCHANDISING

UNIVERSAL MONSTERS INC. & TOYS AND MERCHANDISING
Un libro de Miguel Ángel Plana Fernández y Jose Gracia.