sábado, 18 de mayo de 2019

Grandes películas con narrador


En este 2019 se cumplen 25 años de "Cadena perpetua" (The Shawshank Redemption, 1994) de Frank Darabount. Una película que con el paso de los años se ha convertido en una de las grandes favoritas del público y cinéfilos a partes iguales. Una de sus principales características es la voz en off del personaje que encarna Morgan Freeman, que nos va relatando la historia y compartiendo sus sentimientos. Sin lugar a dudas, el narrador en voz en off puede ser un recurso narrativo sumamente útil si se sabe utilizar. Cuando un narrador solamente describe lo que el público ya está viendo o sólo suelta información para ahorrarse tiempo, puede sentirse forzado y fuera de lugar. Cuando le aporta profundidad a la historia, a la psicología del personaje o al misterio de la trama es cuando mejor funciona. Así que con la presente excusa me he decantado a elaborar una lista eligiendo quince filmes que, de una forma u otra, utilizan esta técnica... ordenados cronológicamente y siempre bajo mi punto de vista y preferencias personales.

jueves, 2 de mayo de 2019

Crítica de "Mula", de Clint Eastwood.

LA DESPEDIDA DE UN GRANDE DEL CINE

Clint Eastwood es posiblemente uno de los pocos autores clásicos que aún viven. Su cine destila ese estilo inconfundible deudor de un maestro de la talla de Howard Hawks, que sentó las bases con cada uno de sus clásicos cuando el celuloide aún se estaba perfilando con la llegada del sonoro. Su ritmo pausado, y el retrato que realiza a los antihéroes anónimos, son santo y seña de su estilo inconfundible. Es un director formidable, que con el paso de los años ha ido madurando su cine de forma exquisita, al igual que envejecen los mejores vinos; sin embargo, lleva unos cuantos años en el que ha simplificado las formas de concebir su obra cinematográfica. Debo de suponer que sea por su edad, estamos hablando de que Eastwood está al borde de las noventa primaveras; sin duda algo envidiable dada su fortaleza y solvencia con la que se maneja tanto detrás como delante de las cámaras (muchos ya querrían llegar así a esas edades).

miércoles, 1 de mayo de 2019

Crítica de "Vengadores: Endgame", de Anthony Russo y Joe Russo.

EL FIN DE UNA ERA

A lo largo de la historia del cine, la forma de concebir y entender una obra cinematográfica ha ido cambiando conforme a los gustos y preferencias de los espectadores, o a las corrientes de moda de cada época. Se podría afirmar que cada generación ha tenido sus películas o libros de referencia. En el caso de los 'millennials', la generación nacida entre 1980 hasta el año 2000, el cine cambió y se reinventó para ellos en distintos aspectos. En el caso de estas cintas contemporáneas cabe decir que no han necesitado la aprobación de la crítica, o arrasar en los principales premios, para traspasar la pantalla y calar en la gente. Son películas especiales, capaces de realizar un retrato certero de las inquietudes de aquellos a los que van dirigidas. Este concepto lo han tenido muy presente, y claro desde el principio, los dirigentes de Marvel Studios, que a lo largo de poco más de una década han creado un maravilloso universo protagonizado por sus clásicos superhéroes, repartidos en una veintena de filmes interconectados entre sí de manera muy inteligente. En este caso en concreto, diría que su trascendencia va mucho más allá de las generaciones XYZ (1), ya que también abarca a todos aquellos que han sido lectores de toda la vida de las aventuras 'marvelitas'. Pues con la última entrega del "Universo Cinemático de Marvel", "Vegadores: Endgame", se ha cerrado un ciclo, una era de diversas películas protagonizadas por los superhéroes más poderosos de la Tierra.