miércoles, 30 de octubre de 2019

Entrevista a Ana Ramón Rubio, directora del documental "Almost Ghosts".


Con punto de partida en Chicago y final en el núcleo urbano de Los Ángeles (pese al poste que anuncia el final del recorrido en la playa de Santa Mónica), la oficialmente denominada 'US66' traza una línea ininterrumpida a través de ocho estados: Illinois, Misuri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México, Arizona y California. Nos estamos refiriendo a la mítica 'Ruta 66', una carretera que simboliza no sólo el origen de América, de ahí su nombre "La carretera madre" (The mother road o The main Street of America), sino que también encarna los ideales del sueño americano de democracia, justicia, libertad, abundancia y oportunidad. Se trata de una vía de sueños y esperanzas para el ayer, y de melancolía y 'souvenirs' en la actualidad... para millones de personas que con su vehículo han cruzado las inmensas y emblemáticas rectas de la carretera más famosa del mundo.

Su mitología la ha ido definiendo, durante décadas, la cultura popular en todas sus vertientes: cine, música, literatura... sin embargo, fue el escritor John Steinbeck quien realmente sentó las bases de lo que conocemos todos como 'Ruta 66', en "Las uvas de la ira". Una impresionante novela, ganadora del premio Pulitzer en 1940, que describe el drama de la emigración de los componentes de la familia Joad, que, obligados por el polvo y la sequía, se ven forzados a abandonar sus tierras, junto con otros miles de personas de Oklahoma y Texas, rumbo a la 'tierra prometida' de California. Una historia que fue inmortalizada por el maestro John Ford en la gran pantalla en el clásico homónimo, ganador de dos premios Oscar.




«No volveré a tener miedo jamás en mi vida (…) Estamos vivos, seguiremos caminando. No pueden acabar con nosotros. Saldremos adelante. Somos la gente».


Las últimas palabras del monólogo que pronuncia la madre de la familia Joad, ante los terribles embates de la vida, han servido de inspiración para la cineasta Ana Ramón Rubio para conformar "Almost Ghosts", una película documental que explora la decadencia, al borde de la desaparición, de los pueblos fantasma a través de la icónica 'Ruta 66', a través de los testimonios de tres personas, o más bien tres supervivientes, que aún viven en ella; y que además, intentan salvar la vida de la carretera más conocida de América.

Sobre Ana Ramón Rubio cabe decir que es directora y autora de la serie digital "Todos queríamos matar al presidente", estrenada en 'Amazon Prime', del cortometraje "El Camerino" con Luis Bermejo y de la webserie "Sin Vida Propia", mejor comedia de habla no inglesa en el festival de webseries de Los Ángeles. Asímismo ha co-dirigido 13 episodios del thriller "La Vall", (Mediterráneo Media) la primera ficción de producción propia de la nueva televisión autonómica valenciana. Ganadora del premio del audiovisual valenciano Levante-EMV y nominada a los Premios de la Academia de TV web (EE. UU.) en las categorías de guion y dirección en 2018, también fue co-fundadora de la sección de webseries del Festival Internacional de cine de Valencia 'Cinema Jove', e imparte clases del formato de ficción para la red en el 'IORTVe' de RTVE. "Almost Ghosts" es su primer largometraje documental, y Ana Ramón ha querido contarnos (de primera mano y en profundidad) todos los entresijos de su último trabajo, por medio de esta entrevista.

Collage con diversas fotos del rodaje en Estados Unidos del documental "Almost Ghosts".

Tras realizar diversas 'webseries' y un cortometraje, en este 2019 te has aventurado con tu primer largometraje documental, "Almost Ghost". ¿Cómo surgió la idea de realizar una película sobre la 'Ruta 66'?

Surge por casualidad. Un día que, por alguna extraña razón, el algoritmo de Youtube me mostró un vídeo de Harley, uno de nuestros protagonistas, cantando una canción en un destartalado local lleno de antigüedades de la Ruta 66. De algún modo me cautivó y ahí empezó todo. Lo cierto es que comenzamos a buscar financiación para este proyecto, pero nos resultaba imposible porque las empresas interesadas buscaban, por así decirlo, "lo típico" de la 'Ruta 66', una especie de reportaje sobre el viaje, algo más turístico, y no era lo que queríamos hacer. La productora (Cristina Vivó) y yo decidimos que nos mantendríamos fieles a la historia que queríamos contar, con las consecuencias que eso tuvo para la película, para bien y para mal, y seguimos adelante con nuestra idea.

La película presenta a tres residentes de pequeños pueblos en la 'Ruta 66'. ¿Cómo encontraste a estas personas y qué te atrajo hacia ellas?

Sus historias y las cosas que habían hecho con el fin de preservar la memoria de sus pueblos. Conforme uno crece, cada vez se va volviendo más importante preservar su propia historia y la de sus familias, que al final, es lo que ellos hacen cuando se ponen a salvar sus pueblos del abandono. A mí me da mucha pena cómo se están perdiendo las formas de vida más tradicionales y aunque sí soy muy tecnológica, también soy una persona bastante nostálgica, así que, sentí atracción y admiración inmediata por ellos. 



Cómo comentabas en la pregunta anterior, el filme se centra en las historias de tres personas que han vivido allí toda su vida, así que parece ser que la premisa del documental no se centra en la ruta en sí, sino más bien en aquellos que mantienen el legado de la carretera más famosa del mundo... Explícame en profundidad las historias de estas personas.

Angel Delgadillo de Seligman, Arizona, fue el primero que consiguió que el gobierno de los EE. UU. declarase histórico un pequeño tramo de la 'Ruta 66' después de llevar 10 años descatalogada y abandonada a su suerte, siendo el precursor de todo el movimiento de preservación histórica que surgiría después y que afectaría a todo el trazado desde Chicago hasta Santa Mónica. Lowell Davis de Red Oak II, Missouri, tras regresar a su pueblo y ver que se había convertido en un pueblo fantasma, restauró muchos de los edificios abandonados, empezando por los comercios y casas de sus padres y sus abuelos, y poco a poco comenzó a reconstruir su pueblo de la infancia. Y Harley Russell es Harley Russell. Es un oasis, una de las experiencias más auténticas y más visitadas de la 'Ruta' y él lo sabe, sabe que es "una atracción turística". Es una representación física de la América profunda encerrado en cuatro paredes y la gente viaja kilómetros para ver su show de "Los músicos mediocres".

¿Hay alguna otra historia que se haya quedado en el tintero?

Muchas. "Almost Ghost" daría para una serie documental.



¿Los protagonistas del documental han podido ver el resultado? Y de ser así, ¿qué les ha parecido?

Se estrenó en Estados Unidos en septiembre, en cines históricos a lo largo de la 'Ruta 66'. Están encantados con el resultado, porque les gusta poder contar su historia y porque se trata la 'Ruta 66' desde lo que la hace verdaderamente única: las personas. Al final son pequeños héroes que cambiaron las cosas y a mí me gusta ver "Almost Ghosts" como un discreto homenaje a todos los que luchan contra el olvido.

La cultura general, sobre todo el cine y la literatura, han definido la mitología de la 'Ruta 66' durante décadas; sin embargo, ¿qué aporta este documental a lo ya dicho y escrito?

Ni siquiera sé si aporta nada nuevo, pero "Almost Ghost" se centra en lo que pasó cuando Eisenhower creó la 'Ley de Autopistas Interestatales' y los americanos comenzaron a dejar de lado la 'Ruta 66' para poder circular más rápido. Estamos acostumbrados a la 'Ruta 66' de "Las uvas de la ira", de la 'generación beat', de los veraneantes de los años 60 e incluso del turismo más reciente, pero no tanto a ese periodo de los 80, cuando dejó de ser la vía principal de América. Y nosotros hemos centrado nuestra historia precisamente en esas personas a las que el progreso dejó atrás.



¿Cuánto tiempo duró el rodaje? Y también, ¿podrías contarme alguna anécdota curiosa del mismo?

El rodaje duró 15 días y fue una experiencia increíble, porque el proyecto lo hemos realizado entre cinco amigos que habíamos trabajado juntos en otros proyectos y que decidimos irnos a lo loco, sin ningún tipo de financiación, a rodar este proyecto. Así que, para que te hagas una idea, es como irte a hacer la 'Ruta 66' con tus mejores amigos pero además haciendo lo que más te gusta, que es rodar.

Algo que destaca en tu trabajo, aparte de los valiosos testimonios (obviamente), es su estética, caracterizada por preciosos encuadres fijos y abiertos, con planos generales y conjuntos... ¿Dirías que fue una manera de potenciar visualmente la decadencia fantasmal de la 'Ruta 66' expuesta en los relatos?

Por supuesto. La fotografía corre a cargo de Celia Riera y Carlos López, y lo que buscábamos era reforzar la sensación fantasmagórica de muchos de los pueblos abandonados, de todos esos no-lugares que nos encontramos en una carretera que fue la principal vía para recorrer los Estados Unidos en el pasado y que hoy combina decadencia, ciudades grandes, turismo y muchos tramos cortados. Películas como "Paris, Texas" o "Bagdad Café" eran claros referentes de cómo queríamos contar la historia visualmente y para ello influye dónde colocas la cámara y cuánto abres el plano, pero también en qué época del año viajas, cómo tienes la luz natural y los cielos, y mucho de montaje, de cuánto dura cada plano y de cómo tratas de establecer el ritmo. Se trata de intentar que todo lo que puedes controlar te ayude a generar un determinado estado anímico cuando te sientas a ver la película.



Algo que también me ha llamado mucho la atención es la música, compuesta en su mayor parte por canciones instrumentales interpretadas únicamente con una guitarra 'lap steel', característica del folk americano. ¿Qué os llevó a hacerla de ese modo?

La BSO está grabada por Don Joaquin, que lo que hizo fue versionar canciones populares americanas que extrajimos de un libro de partituras que compramos en una tienda de antigüedades en la propia 'Ruta 66', y que se basaba en las canciones que su madre le cantaba a Johnny Cash cuando era pequeño. Así que, como te puedes imaginar, es una música muy, muy americana. Son temas populares, himnos gospel, canciones cristianas... y Don Joaquin las reinterpretó con únicamente dos instrumentos: una guitarra acústica y un 'lap steel'. Queríamos que la música tuviera presencia pero que fuera sencilla, igual que todo lo demás que envuelve la historia. El montaje es sencillo, la fotografía es sencilla, la música es sencilla... Nada en "Almost Ghosts" tiene demasiados ornamentos por lo que tampoco la música debía tenerlos.

Tu película ha ganado el Premio al Mejor Documental en el Festival Internacional de Cine de Arizona, todo un logro sin duda. ¿Cómo fue la reacción del público?

La primera proyección en Estados Unidos fue en Arizona y la verdad es que al público le encantó. Teníamos un poco de miedo, porque cuando se apagaron las luces y empezó la película, nos imaginamos que estábamos en Valencia y que un americano había venido a presentar un documental sobre las Fallas. Pero desde el principio les encantó la historia porque como comentábamos antes, no están acostumbrados a ver la historia de la 'Ruta 66' de esta manera. Ni tan centrado en la época de abandono, ni especialmente, de un modo tan intimista y tan centrado en las personas, que son lo que realmente hacen interesante la 'Ruta 66'.



Actualmente estáis promocionando el documental en los festivales; no obstante, ¿tenéis previsto distribuirlo por alguna de las plataformas actuales de 'streaming'? Y también, ¿habéis pensado en editarlo más adelante en formato físico?

El circuito de festivales de "Almost Ghost" ya ha terminado, ahora estamos llevándolo a salas de cine, en Estados Unidos fue en septiembre y ahora hemos empezado en España, pero es una distribución algo más intermitente que lo que se suele hacer en ficción, entonces, iremos recorriendo cines y ciudades en las próximas semanas. Y respecto a lo que vendrá después, no lo sabemos. Las chicas de Begin Again Films se están encargando de la distribución del proyecto ahora mismo así que, estamos en buenas manos.

Cuando termines la promoción de tu maravilloso documental, ¿qué nuevos proyectos tienes en mente? ¿volverás a trabajar en una 'webserie' o te embarcarás en otro documental?

Tengo varios proyectos en distintas fases, así que, todavía no lo sé. No me preocupa tanto el formato ni la forma de distribución, sino la historia.


Foto del equipo de rodaje del documental "Almost Ghosts", en la célebre 'Ruta 66' en su paso por Arizona.

Muchísimas gracias por acceder a la entrevista, y me gustaría felicitarte por haber realizado un documental tan interesante y fascinante. Y para terminar, ¿alguna recomendación a los lectores del blog?

Muchas gracias a ti. Relacionado con este tema, por supuesto recomendaría "Las uvas de la ira" de Steinbeck y "En el camino" de Kerouac como libros de iniciación clave. Películas como "Easy Rider" y "Bagdad Café" son visionado imprescindible, y además se puede visitar su cafetería cerca de Amboy, California, donde todavía conservan hasta la 'airstream' usada para rodar la película. Y también "Cars", de Pixar. Cuenta la leyenda que la idea de situar 'Radiador Springs' en la 'Ruta 66' nació en Seligman, el pueblo de nuestro protagonista Angel Delgadillo, tras una conversación que él tuvo con el productor de la película.


ALMOST GHOSTS - a film about Almost Ghosts on Route 66 from Almost Ghosts on Vimeo.

WEBGRAFÍA Y FUENTES:

Entrevista realizada por © Oscar Vela 'Mastí' para el blog "La Taverna del Mastí".
Fotos de la directora, del rodaje y de la película, cortesía de © Ana Ramón Rubio.
Biografía de Ana Ramón Rubio obtenida de su web https://anaramonrubio.com/

Web oficial de la película: https://almostghosts.com/

WIKIPEDIA: Ruta 66.

FILMAFFINITY: Almost Ghosts.

MAKMA: RUTA 66: LA CARRETERA FANTASMAL. (Escrito por Begoña Siles).

© El copyright de las imágenes pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras.

Sin ánimo de lucro. Las imágenes publicadas solamente tienen la finalidad de complementar este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

UNIVERSAL MONSTERS INC. & TOYS AND MERCHANDISING

UNIVERSAL MONSTERS INC. & TOYS AND MERCHANDISING
Un libro de Miguel Ángel Plana Fernández y Jose Gracia.